Martes, 22 Agosto, 2017

            

Francisco Puentedura: “No estamos en condiciones de que se imponga un canon de sequía”

El grupo municipal de Izquierda Unida alega que Emasagra cuenta con solvencia suficiente como para asumir el aumento del coste de suministros

Francisco Puentedura durante la comparecencia de hoy | Foto: Román Callejón
Noelia Gómez | @NoeliaGomezM


image_print

La escasez de lluvia durante el último año ha obligado a la preparación de los pozos subterráneos para suplir el abastecimiento de agua en Granada y el área metropolitana que proviene de unos embalses bajo mínimos, según ha anunciado Emasagra, empresa encargada de la gestión de este servicio en la ciudad y algunos municipios del cinturón. Tener que recurrir a este método de suministro supone un aumento de coste de hasta dos millones de euros, por lo que desde Izquierda Unida se ha solicitado a la entidad que “se exponga el plan de contingencia que explique cómo se va a proceder al abastecimiento de agua, dadas las circunstancias”.

Emasagra gestiona alrededor de treinta pozos que dan garantía de abastecimiento a Granada y su área metropolitana, pero recurrir a esta medida supone un sobrecoste en la gestión del agua, red de abastecimiento y red integral, ya que implica un aumento del consumo eléctrico. Otros años en los que ha tenido lugar esta situación de sequía, se contempla que el incremento económico ha rondado los dos millones de euros en el abastecimiento. Según el portavoz de Izquierda Unida, Francisco Puentedura, se “teme que si esta situación se vuelve a iniciar, el socio privado de la empresa pretenda imponer un canon de sequía, que no se puede asumir dada la actual situación económica”.

Desde Izquierda Unida defiende que llevan “más de siete años pidiendo la creación de un fondo monetario de reserva, para cubrir las necesidades que se pudiesen producir como consecuencia de una posible sequía”, pues se trata de un recurso que ya se había llevado a cabo, pero que se agotó en 2009, sin que se haya vuelto a cubrir desde entonces. En estos años, Emasagra ha tenido beneficios que han oscilado entre los tres y los cinco millones de euros, por lo que “una tercera parte de estos beneficios no debería pasar a repartirse entre el sector público y privado que componen la entidad, sino a un fondo de reserva con el que se cubran las necesidades económicas que deriven del gasto de consumo eléctrico al tener que extraer agua de los pozos, en una situación de sequía”.

Izquierda Unida alega que, según la formulación de cuentas correspondiente al año 2015, “los beneficios privados de Emasagra ascienden hasta los 8 millones de euros, frente a los dos millones con los que cuenta el sector público”, por lo que entiende que “es una empresa privatizada con una diferencia de beneficios muy destacable”, por lo que “es asumible para la parte privada hacerse cargo del aumento de costes”.

Por este motivo, este grupo municipal solicita que se realice “una comisión para tratar este tema, y que se plantee un plan de contingencia mediante el que los sobrecostes que se generen, se cubran en función de los propios ingresos y margen de maniobras de la empresa, sin que se imponga este canon de sequía”. Asimismo, exige que este plan de contingencia contemple cómo se va a garantizar por parte de Emasagra el abastecimiento de agua, qué medidas se van a adoptar para ir reduciendo las filtraciones que se puedan producir en la dotación, hay años en las que la pérdida de agua es del 25% a causa de las filtraciones y de la falta de inversiones en infraestructuras para evitar este problema, así como las medidas para sensibilizar y promover el consumo de agua que contempla esta empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *