Domingo, 26 Marzo, 2017

Otro mazazo en Los Cármenes

El Granada CF pierde (1-2) ante el Celta tras un grave error a falta de dos minutos para el final

Manuel Herrera @manuelherrerapr// Román Callejón @romancallejon


image_print

Otro error infantil; una nueva derrota en Los Cármenes. La película es tan monótona como desagradable para los seguidores del Granada CF, que, en esta ocasión, volvieron a asistir, incrédulos, a un nuevo ejercicio de generosidad de su equipo con el rival. Los rojiblancos se hicieron el ‘harakiri’ a dos minutos del final del partido ante un Celta que daba por bueno el empate y que se llevó, casi por sorpresa, el premio gordo de la victoria.

En el minuto 88, Brahimi, exhausto desde la mitad del segundo tiempo, perdió un balón en tres cuartos de campo al tratar de proteger el esférico; la pelota le llegó a Krohn – Dehli, que desbordó a su par y puso un centro raso al corazón del área. Roberto midió mal y dejó el cuero muerto al borde del área pequeña. Fue entonces cuando Augusto Fernández, en un alarde de fe, llegó desde la segunda línea para ajusticiar al Granada CF.

Antes, el duelo había discurrido en un contexto de equilibrio. Sobre todo en la primera media hora. En este tercio inicial del choque. el Granada CF y el Celta libraron una dura batalla por el control del centro del campo. Oubiña, Augusto y Rafinha se fajaron con Fran Rico, Iturra y Recio en la pelea por el dominio del balón, mientras el juego discurría sin ocasiones claras, centrado en esa lucha por imponer el ritmo.

No obstante, a medida que fue avanzando el primer tiempo, el Celta fue ganando terreno. El centro del campo vigués, con la ayuda inestimable de Orellana y Nolito, recibidos con poco cariño por la que fue su afición, consiguió volcar el juego hacia la meta de Roberto, aunque tampoco generó excesivo peligro más allá de la línea de tres cuartos.

De hecho, el primer gol del partido llegó en la primera ocasión clara de la contienda. Rafinha, uno de esos jugadores diferentes, rompió el equilibrio con una acción impecable, en la que combinó fuerza, clase y precisión. El pequeño de los Alcantara rompió a Brahimi por la banda, ganó la línea de fondo y puso la pelota en la cabeza de Cabral, que se había quedado de ‘palomero’ tras una acción a balón parado. El central no desaprovechó el regalo de su compañero. Era el minuto 29.

Tras el tanto en contra, el Granada vivió unos instantes de desconcierto, antes de reaccionar a través una buena triangulación entre Rico, Piti y El Arabi que terminó con un remate desviado del marroquí. Los nazaríes recuperaron el control del juego en los últimos diez minutos del acto inicial, y buscaron llegar a la portería defendida por Yoel, de forma atropellada, pero con fe.

Precisamente, a raíz de una de esas acciones, ya al borde del descanso, el equipo de Alcaraz iba a encontrar el empate. Fran Rico botó un córner generado por una jugada de ataque de su equipo y El Arabi, imperial en el remate, cabeceó a las mallas la bola tras elevarse por encima de toda la defensa del Celta.

Tras el paso por vestuarios, el conjunto rojiblanco intensificó su dominio territorial ante un Celta aparentemente conforme con la situación. Los rojiblancos tuvieron la posesión, pero carecieron de profundidad y acusaron la baja forma física de Piti, sustituido por Buonanotte a veinte minutos del final, y el cansancio de Brahimi.

Aún así, por mera insistencia, los de Alcaraz disfrutaron de las mejores opciones para llevarse los tres puntos en la segunda mitad. Una de las mejores fue para El Arabi, que se revolvió en la frontal del área y disparó rozando el palo. También la tuvo Fran Rico, que no supo resolver un barullo en el área. Precisamente, el gallego fue una de las fuentes de mayor peligro en los minutos finales gracias a su precisión a la hora de colgar balones al área desde las esquinas. Ninguno encontró el destino buscado.

Así, el partido fue languideciendo, con el Granada en el campo del Celta y con los vigueses defendiéndose con una relativa comodidad. La historia parecía escrita hasta que la jugada previamente narrada tiró por tierra el trabajo realizado por Alcaraz y sus hombres y volvió a asestar un duro golpe en la moral del equipo y de su afición. Otro mazazo en Los Cármenes.

FICHA TÉCNICA:

Granada CF: Roberto; Nyom, Mainz, Murillo, Angulo; Fran Rico, Iturra, Recio, Piti (Buonanotte 67′), Brahimi; El Arabi.

RC Celta de Vigo: Yoel, Mayo, Fontás, Borja Oubiña (Aurtenetxe 61′), Nolito, Charles (Santi Mina 52′), Rafinha, Orellana (Krohn Dehli 84′), Jonny, Cabral y Augusto.

Goles: 0-1, min. 29: Cabral cabecea a las mallas un gran centro de Rafinha; 1-1, min. 41: El Arabi aprovecha un buen servicio desde la esquina de Fran Rico para rematar de cabeza e igualar el choque; 1-2, min. 88: Augusto aprovecha un mal despeje de Roberto para marcar a puerta vacía.

Árbitro: Dirigió la contienda el colegiado valenciano Antonio Mateu Lahoz. Amonestó, por parte del conjunto local, a Nyom (26′) y a Murillo (88′) y, del lado visitante, a Cabral (14′), a Oubiña (20′), a Hugo Mallo (61′) y a Nolito (65′).

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésimo segunda jornada del campeonato de liga de Primera División, disputado en el Nuevo Los Cármenes ante 13.463 espectadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *