Martes, 24 Octubre, 2017

            

Fotografía de la violencia de género en Granada

Granada Digital conversa con el Jefe de la Unidad Provincial de Violencia sobre la Mujer en Granada para conocer la forma de evaluación del riesgo de violencia sobre las mujeres, nuevos instrumentos normativos para mejorar su protección o tendencias preocupantes como el repunte de la violencia entre los jóvenes

Imagen de una marcha contra la violencia machista en Granada |Archivo


image_print

A punto de finalizar el año, Granada ha registrado únicamente una víctima mortal por violencia de género. Se llamaba Otilia, y en agosto su marido la mató de dos hachazos. Otilia no había presentado una denuncia por violencia de género: “Estos casos son los que nos preocupan más, los de aquellas mujeres que no denuncian porque las que sí están registradas en nuestros sistemas, están controladas y protegidas”, nos asegura Emilio Castellano, el Jefe de la Unidad Provincial de Violencia sobre la Mujer en Granada, quien nos advierte que las mujeres que denuncian son sola la tercera y cuarta parte del total de mujeres que sufren algún tipo de violencia de género en sus vidas.

Granada trabaja en un nuevo proyecto piloto que pretende mejorar la herramienta que se usa para determinar el nivel de riesgo que tienen las mujeres que denuncian una situación de violencia de género

 Ese sistema nacional al que se refiere Emilio Castellano, se llama VIOGÉN y en él (hasta el 28 de octubre) figuran 1440 casos de mujeres granadinas que han denunciado una situación de violencia de género o que cuentan con medidas de protección. El sistema registra actualmente 1439 víctimas y 1453 autores. “Ese desfase de cifras es porque hay agresores que van a por varias víctimas o porque hay una víctima que cuenta con varios agresores”, nos aclara Emilio Castellano. Los casos que entran en esta base de datos  se clasifican según su ‘peligrosidad’: riesgo no apreciado, bajo, medio, alto y, por último, extremo.

-¿Y cómo se sabe en qué tipo de riesgo se encuentra una mujer que denuncia?-preguntamos al jefe de esta unidad quien nos explica el proceso. Cuando se denuncia una situación de violencia de género se hace una Valoración Policial del Riesgo (VPR): qué ha ocurrido, en qué circunstancias, dónde ha ocurrido… “y una serie de parámetros que nos revelan la magnitud de la agresión”, así como toda la información de la víctima y del agresor. Una vez rellenado esa especie de ‘informe’, el VPR determina qué tipo de riesgo corre la víctima. Cada nivel trae consigo una serie de medidas de protección, “que van desde un seguimiento periódico cada dos meses (en el caso de riesgo no apreciado) hasta presencia policial 24 horas (en casos de riesgo extremo).

Esa información se va actualizando a través de un segundo filtro que se conoce como Valoración Policial de Evolución del Riesgo (VPER). “En casos de riesgo extremo, la situación se reevalúa en meses, días e, incluso, horas”, nos explica Castellano, y nos pone un ejemplo: “Una simple llamada telefónica del agresor a la víctima, eleva automáticamente el nivel de riesgo y, por consiguiente, las medidas que hay que adoptar”.

PROYECTO PILOTO

A esta herramienta de evaluación, detección y prevención en los casos denunciados de violencia de género se le está dando un repaso. Actualmente todas las provincias de España están llevando a cabo un proyecto piloto que arrancó el pasado 27 de septiembre. Se trata de ampliar los parámetros de valoración, es decir, incorporar nuevos indicios, cuestiones, puntos a observar en cada situación, para obtener otra valoración adicional. Granada tiene la previsión de ingresar en torno a 4.000 valoraciones (que incluyen nuevas denuncias o modificaciones del nivel de riesgo) cada día a esa nueva plataforma.

Jefe-Provincial-Violencia-Genero-1

Emilio Castellano, Jefe de la Unidad Provincial de Violencia sobre la Mujer

 En torno a 650 mujeres granadinas tiene protección policial

Regresamos a la cuestión de los niveles de riesgo para conocer en qué situación de peligrosidad se hallan los casos de las mujeres que han denunciado una situación de violencia de género en Granada. Hay ‘riesgo no apreciado’ en 743 casos, bajo en 487, medio en 165, alto en 10 y no se observa ninguno en el apartado de riesgo ‘extremo’.
Respecto a 2014, las situaciones con riesgo no apreciado y riesgo medio han disminuido, sin embargo, han aumentado los casos en el que existe un riesgo bajo y, también, aunque de forma tímida, las mujeres que se encuentran en riesgo alto.
En Granada, hasta el 30 de septiembre, 653 de esas más de 1400 mujeres tienen protección policial y 38 agresores llevan en sus tobillos ‘el brazalete’ de seguimiento, un dispositivo electrónico para el control de cumplimiento de las medidas de alejamiento, entre otras medidas cautelares.
El 016, teléfono de atención y asesoramiento para víctimas de violencia de género (gratuito y que no deja rastro en la factura telefónica) en el periodo 2007-2015 ha descolgado el teléfono para atender 11.203 llamadas salientes de nuestra provincia, de las cuales, en 8.009 era la propia mujer la que marcaba este número para pedir ayuda. Las efectuadas por los familiares y allegados han sido más de 2.800.

AGRESORES JÓVENES

Aunque los casos mortales de violencia, por suerte, han disminuido y la sensibilización está empezando a surtir efecto en el tramo de edad más reiterado (31-45 años), lo cierto es que las Instituciones y órganos que trabajan contra esta lacra han percibido un incremento en los agresores jóvenes (18-30 años). “La verdad es que es un fenómeno que no habíamos experimentado antes”, nos asegura con cierta preocupación Emilio Castellano.
Por eso, uno de pilares de la Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer que se aprobó para el periodo 2013-2016, se basa en buena parte a llevar a cabo acciones y campañas de sensibilización, sobre todo para jóvenes. “Se ha conseguido gran concienciación en el bloque de edad adulta pero tenemos que llegar a la gente más joven que está protagonizando este ‘rebrote’ “, explica Emilio Castellano, quien cree que la culpa en esto es compartida por el entorno con ‘tinte machista’ en el que aún se mueve la sociedad, en el que aún se normalizan conductas machistas y, por otro lado, los valores que se transmiten a través de los medios de comunicación.

 “El 28 de octubre entró en vigor el Estatuto de la Víctima del Delito que afectará a unas 20.000 personas en Granada”

ESTATUTO DE LA VÍCTIMA DEL DELITO

El pasado 28 de octubre entraba en vigor el Estatuto de la Víctima del Delito, un instrumento normativo que, en el caso de las víctimas de violencia de género, incorpora una serie de puntos que mejora el “marco de participación, protección y acompañamiento de la víctima dentro de un procedimiento judicial”. Por un lado, se notificará a la víctima todas las resoluciones judiciales que afecten al procedimiento de su caso. “Ella va a saber en todo momento qué es lo que está pasando o cómo se está desarrollando con información comprensible, sin perderse en tecnicismos legales que no todo el mundo es capaz de comprender”.

La nueva norma, además, permite a la mujer participar en la ejecución de la pena. “En ocasiones, las víctimas quedaban ajenas al proceso si el agresor cumple pena en un centro penitenciario fuera de la provincia. Ahora, la mujer o su familia podrán personarse para recurrir cualquier tipo de permiso penitenciario, cambio de grado o libertad condicional a través del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria.

Otro punto importante es que podrán acudir acompañadas con otra persona a la hora de realizar actuaciones judiciales. “En muchas casos, los abogados que tienen son de oficio y pueden preferir, por cuestiones de confianza o empatía, acudir a realizar cualquier actuación judicial con otra persona que le transmita más confianza en sí mismas a la hora de declarar, por ejemplo”. Además, se podrá evitar el contacto físico en una vista oral entre la víctima y el agresor, “que eso generaba en algunos casos desasosiego y angustia a la hora de testificar”, añade a esta lista Emilio Castellano.

VÍCTIMAS MORTALES
VICTIMAS VIOLENCIA DE GÉNERO GRANADA
El año 2006 fue el peor año en cuanto a víctimas mortales en Granada. Cinco mujeres fueron asesinadas. A partir de ahí, los años han ido pasando y el número de víctimas ha bailado entre los números 3, 2 y 1, como este año.

El subdelegado del Gobierno en Granada, Santiago Pérez, comentaba la semana pasada estos datos y decía que eran “datos positivos pero nunca satisfactorios”.
Para Emilio Castellano, que baje el número de víctimas por violencia de género, no es solo una cuestión de las políticas o recursos económicos que se destinen para frenar esta lacra sino una cuestión de sensibilizar. “Tenemos que cambiar el ‘constructo’, la mentalidad de la sociedad y hacer ver la violencia de género que parte de una base y que hay que abordarla desde esa misma base”.

Emilio Castellano asegura que Granada tiene una coordinación magnífica en este ámbito. “Como se hacen las cosas en Granada se podría trasladar a nivel regional y diría que también a nivel nacional”.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *