Domingo, 23 Julio, 2017

            

Fórmula Sandoval

Sandoval llegó con la idea de cambiar la positividad del equipo y aprovechar la buena plantilla con la que contaba el club nazarí

Foto: Archivo
Gabinete


image_print

El 1 de mayo de 2015, el Granada C.F. hizo oficial la contratación para el resto de temporada del entrenador madrileño José Ramón Sandoval. En ese momento el equipo andaluz ocupaba puestos de descenso y solo quedaban cuatro partidos para terminar la Liga. Tras esos cuatros partidos con unos resultados de tres victorias y un empate, el equipo andaluz obró el milagro quedando 17º, y por lo tanto, fuera de los tres puestos que dan lugar a jugar, la temporada siguiente, en segunda división.

Si echo la vista atrás y me dicen quedando cuatro jornadas, que apueste a los equipos que creo que van a bajar a final de año, siendo honesto, hubiera metido al Granada en ese bombo. El equipo venía de una dinámica muy negativa en la que su último entrenador, Abel Resino, no supo sacar mucho partido a esa amplia plantilla.

El equipo se hizo en base al entrenador que empezó el año, Joaquín Caparrós, y en gran medida, por la política del club de intercambio, en muchos casos, de jugadores entre los distintos equipos que posee el propietario italiano Giampaolo Pozzo (Udinese, Watford y Granada).

Plantilla cuyos jugadores más destacados hasta el momento eran el delantero colombiano John Córdoba, el central martiniqués Babín y la reciente adquisición del Rayo, Miguel Iturra. Jugadores que temporadas atrás eran la referencia del equipo como Youseff El Arabi, o el fichaje más importante del equipo esa temporada, Rubén Rochina, estaban prácticamente desaparecidos.

Sandoval llegó con la idea de cambiar la positividad del equipo y aprovechar la buena plantilla con la que contaba el club nazarí. Para ello, no dudó en poner en punta al marroquí y resultó decisivo en el buen devenir del equipo. El atacante llevaba sin jugar las tres últimas jornadas y no veía puerta desde la jornada 24, cuando perdieron en Levante. En esos tres partidos, El Arabi sumó cuatro goles vitales para la salvación del equipo, sumando los dos goles en su visita a Getafe que iniciarían lo que luego sería esa racha de cuatro partidos sin perder.

Rochina por su parte, estuvo bastante irregular durante todo el año

Las continuas lesiones musculares que sufrió el mediocentro valenciano, le impidieron rendir al nivel deseado. Con la llegada de Sandoval, el jugador recuperó su juego y fue otra pieza clave en el buen juego.

Sin duda, José Ramón Sandoval consiguió transmitir al equipo esa confianza que en muchos casos se piden a los técnicos. Más que sean grandes estrategas y buenos conocedores de tácticas, lo que se pide al entrenador son dotes interpersonales, con las que poder sacar el máximo rendimiento a sus jugadores. Por circunstancias desconocidas, tanto Caparrós como Resino, no consiguieron esos resultados y tuvo que ser el madrileño quien evitara el drama de la segunda división.

El equipo esta temporada con Sandoval ratificado como entrenador principal, no encuentra la regularidad deseada y ya son varios los partidos en donde se han dejado escapar uno y dos puntos en los minutos finales. Actualmente ocupa el puesto 19 a dos puntos de la salvación, pero con la ayuda de los nuevos refuerzos en el mercado invernal, estoy seguro de que el equipo se podrá salvar.

La segunda vuelta acaba de empezar y creo que el equipo tiene mucho margen de mejora

Sinceramente creo que el Granada se salvará, y si en alguien hay que confiar, para mí, es en el actual técnico. Una segunda vuelta que sigue con partidos como el derbi entre Athletic Bilbao vs Real Sociedad, del que podéis ver la previa en 888sport.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *