Sábado, 17 de Noviembre de 2018

            

Formalizan la petición a Interior para elevar a la Cruz de Oro la condecoración al guardia civil fallecido

El asunto también está siendo objeto de una petición en la plataforma 'change.org' en la que ya ha cosechado más de 13.500 firmas

Misa funeral de José Manuel Arcos | Foto: ÁLEX CÁMARA
E.P.


image_print

La Asociación Guardias Civiles Solidarios (AGCS) ha formalizado su petición al Ministerio del Interior para que se revise el expediente de condecoración al agente José Manuel Arcos, que falleció tras recibir un tiro de un delincuente en Huétor Vega (Granada), y se acceda a concederle a título póstumo la Cruz de Oro con distintivo rojo, dada la situación en la que ha quedado su familia y por entender “que es de justicia”.

En la petición registrada el lunes, a la que ha tenido acceso Europa Press, el colectivo expone que tras el trágico fallecimiento de este compañero destinado a La Zubia (Granada), se activó una corriente de muestras de apoyo hacia él y su familia y se produjo “un funeral multitudinario” y sentido “por todo el país” para este agente “que murió cumpliendo con su deber”. El asunto también está siendo objeto de una petición en la plataforma ‘change.org’ en la que ya ha cosechado más de 13.500 firmas.

La Asociación de Guardias Civiles Solidarios defiende ante el Ministerio del Interior que José Manuel Arcos murió como consecuencia de la intervención en un servicio donde se evidenció un “excepcional valor personal, tal fue el mismo que le costó su propia vida”.

Concretamente, era el responsable de la Patrulla de Servicio la noche en que se produjeron los hechos, “hábilmente” localizó el vehículo que se había sustraído y a su conductor, lo siguió hasta una calle sin salida, persiguió al delincuente para detenerlo y murió como consecuencia de ello. “Es ahora su familia la que necesita seguir viviendo y a nuestro juicio se ha de premiar a la misma, con una pensión más alta”, la derivada de la Cruz de Oro con Distintivo Rojo.

Mantienen que el agente cumple con los requisitos exigidos para ello, pues “ejecutó y dirigió de forma directa e inmediata con riesgo inminente de la propia vida un servicio o hecho de tan trascendental importancia que redundó en el prestigio del Cuerpo e interés de la Patria y que por las extraordinarias cualidades puestas de manifiesto implicó un mérito de carácter excepcional”.

José Manuel Arcos era “uno más de los miles de agentes que dejan la piel para la protección de los ciudadanos”, expone el presidente de la Asociación Guardias Civiles Solidarios, José Cabrera, quien formó parte del piquete que velaba su ataúd en la Comandancia de Granada.

“Durante ese tiempo estuve frente a su esposa, hijos y familiares, que desconsolados y destrozados lloraban por un marido, padre o hijo perdido, durante todo ese tiempo y aguantando las lagrimas, pude ver cómo cientos de personas pasaban para despedirse de él y para dar ánimos a su familia”, relata.

“Las máximas autoridades de Granada y del Ministerio estuvieron con ellos, ofreciendo muestras de apoyo y solidaridad, e incluso se le impuso la medalla al merito de la Guardia Civil con distintivo Rojo a título póstumo, Sus Majestades los Reyes enviaban sus condolencias y toda España apenada veían un gran funeral, nunca visto para un agente de la Guardia Civil desconocido”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.