Lunes, 23 enero, 2017

Final incierto del encierro en el Centro Albayzin

A las doce del mediodía los trabajadores del centro daban por terminada la jornada de protesta por el impago de sus nóminas desde mayo, sin haber obtenido respuesta por parte de la Junta desde que se les prometiera cobrar la semana pasada.

Los trabajadores del Centro Albayzin se concentran en la entrada del mismo|Foto: Fran Sánchez


image_print

“Enviando papeles”. Así se encontraban poco antes del mediodía los trabajadores del Centro Albayzin en su encierro de hoy, enviando a la Junta de Andalucía documentación que justifique tal o cual pago adeudado, situación que les llama la atención:  “Hoy precisamente nos vuelven a solicitar un documento que ya estaba justificado desde febrero y con registro de entrada en la Junta de Andalucía”, algo al parecer común al resto de los centros ya que “en esta última semana, dado que se habían comprometido al abono de todas las deudas con los consorcios, curiosamente hay un documento específico en cada uno, diferente, por otra parte, que determina que si no nos lo enviáis, no podemos hacer la tramitación de orden de pago”.

Así lo explicaba José, docente de prevención de riesgos laborales del centro, que también se ocupa de acudir a comprar material a los proveedores, en su mayoría pequeñas y medianas empresas “que han hecho un esfuerzo importante este año suministrándonos material sin cobrar […] “Imagínese la cara cuando dicen ‘José ¿Cuándo van a pagar?, que llevamos seis meses con esta factura atrancada, ya es la última vez que os damos’. Al final no deja de ser que sean los propios trabajadores los que estén dando la cara por la Junta Andalucía”.

LA DEUDA

El Centro Albayzin es uno de los diez Consorcios Escuela de Formación para el Empleo de la Junta de Andalucía, cuya gestión y financiación ha venido realizándose entre la Junta de Andalucía y entidades locales como en este caso es el Ayuntamiento de Granada, participando en un 20% del mismo. La financiación de estos centros cubre las nóminas de los trabajadores, proveedores y becas para alumnado. La deuda de estos tres conceptos, cosechada desde el curso 2012-2013 y que se extiende hasta hoy, asciende a cerca de un millón de euros. El pasado 15 de diciembre, Ana Gámez declaraba durante su visita al Centro Lorca que “estamos haciendo un esfuerzo para que puedan cobrar antes de Navidad; son siete meses sin cobrar y los trabajadores están viviendo situaciones difíciles y entendemos su inquietud”.

Las razones alegadas al incumplimiento del plazo de pago aluden al complejo cambio del modelo de gestión. Las escuelas como el Centro Albayzin pasarán a ser responsabilidad de la APAEF –Agencia Pública Andaluza para la Educación y la Formación- antes Ente Público Andaluz de Infraestructuras y Servicios Educativos. En la práctica, esto supone que la financiación de estos centros se efectúe mediante una partida en los presupuestos anuales de la Junta, en lugar del modelo de subvención actual entre administraciones, para lo cual los consorcios habrán de disolverse, con la consecuente salida del mismo de, en este caso, el Ayuntamiento de Granada.

EL FUTURO

¿Cómo repercute esto en la situación de los trabajadores? “Buena pregunta”, apuntaba otro de los docentes, desvelando la incertidumbre que sienten. A pesar de que la presidenta Díaz asegurara que los cursos se podrán iniciar el próximo 7 de enero, ellos lo ven “imposible”. Actualmente no hay seguro de responsabilidad civil para los alumnos, no hay contrato de limpieza –los propios trabajadores llevan dos meses haciendo turnos para limpiar las distintas instancias-. Para poder volver a funcionar, la contratación de todos estos servicios habrán de seguir los procedimientos de concurso y adjudicación reglados, algo que se estima dure “algo más de mes y medio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *