Jueves, 20 Septiembre, 2018

            

Festejo en Los Cármenes a costa de un exánime Mérida (3-0)

El Granada B arrolló a su rival en la segunda mitad y se muestra intratable con cinco victorias consecutivas como local

Foto: Antonio L. JuÁREZ
Gabriel Sánchez @Gabisancara


image_print

El cambio de aires ha sujetado un Granada B con tintes de ganador. Con el romance de Armilla aún en la pupila, el reto del Nuevo Los Cármenes no era otro que mantener la vigencia y fiabilidad como locales. El guión del partido ha acabado ofreciendo la parte amable para los de Planagumà, que enlazan con las tres unidades conseguidas ante el Mérida AD su quinta victoria consecutiva en terreno propio y con unas sensaciones deportivas muy antagónicas a las que sufre el primer equipo.

Sorprendió en primera instancia la no citación de de Ballesté, a priori convocado y habitual en el marco del filial. Planagumà explicó tras el partido que el guardameta viajó a Villareal con los grandes por si urgía su presencia, dado que Oier tiene ultimado su pase al Levante y Rui Silva no estaba disponible. La portería ha sido ocupada por Tanis, con el soporte en el banquillo de David Robador, guardameta recién llegado del Lorca bajo la fórmula de cesión nazarí. El centro de la defensa fue de circunstancias: Pawel y Hugo ocuparon los lugares que Hongla y Estupiñán regentan como fijos y que por diferentes circunstancias no han podido estar en la tarde de este sábado; el primero por su citación con el primer equipo y el segundo al estar enrolado con la selección ecuatoriana Sub20 en el Campeonato Sudamericano.

A los cinco minutos de comenzar el enfrentamiento ya dio un aviso Juanan Entrena de la dinámica futura del partido. El hueteño  colgó un centro preciso a Matheus, que interceptó con un testarazo de cabeza, pero el árbitro lo invalidó por fuera de juego. El granadino fue el  mejor del encuentro, insuflado de confianza y muy incisivo. La primera mitad en sí tampoco aportó un dominio claro de un oponente sobre otro: los planteamientos de ambos conjuntos con dura contención física en la medular ocasionaron en general un juego muy tosco y enmarañado en zonas de nadie; los lances del Granada eran estériles ante un Mérida que empezó bien ordenado y sólido atrás. La meta de Tanis recibió una sola incursión seria del Mérida, tras cabecear en línea de gol el central y capitán meridense Paco, fallando inexplicablemente. El resto de la capacidad organizativa y defensiva nazarí se solventó con Navarrete incrustado en los centrales y con un Peña gozó siempre de libertad posicional para dar y recibir. Es el activo más imaginativo del plantel.

Fue precisamente el peruano el que desequilibró el luminoso nada más comenzar la segunda mitad, con un potente tiro desde la frontal del área que sorprendió a propios y ajenos. Ya ha anotado cuatro goles en los tres partidos que hasta el momento ha disputado; es sin duda la incorporación invernal más acertada y determinante. El espoleo y voluntad del Granada B comenzó a ser más explícita a raíz del tanto local, pues lejos de mantener fijas sus líneas y recular ante el juego de los de Eloy Jiménez, la presión exigida desde el banquillo por Planagumà era una realidad expuesta con autonomía que atosigaba a los visitantes.

El turno del goleador oficial de la escuadra se hizo real en el minuto sesenta. Matheus Aias logró su undécimo gol de la temporada con un giro de cuerpo dentro del área que le permitió tirar a placer y batir a Raúl por su escuadra izquierda. El punta brasileño, de apetencia estática pero resolutiva, es ya el cuarto máximo anotador del grupo IV de Segunda División B.

El baluarte de la noche fue sin embargo Entrena, con confianza para parar un tren, haciendo y deshaciendo diabluras por su banda ante un Mérida que no encontraba la manera de amarrar a la línea ofensiva nazarí. El premio del gol le llegaría en el setenta y seis, tras una gran jugada del recién ingresado en el terreno Luis Suárez. El colombiano se fue de un jugador por velocidad y convicción en el uno contra uno, colgando el área una pluma categórica que dejó en bandeja el gol al hueteño. Nadie se merecía el tanto más que él. Todo inició de un robo en el centro de Peña, mediocampista que abarca gran capacidad de campo y con gran presencia en cualquier fase del juego.

La recta final del envite permitió ver los debuts con el Granada B del mediocampista Migue Cobo y del joven lateral Fobi, a la vez que el visitante Migue Marín a punto estuvo de conseguir el gol del honor tras rascar un excelso caño a Corozo para lanzar un chut escorado en el pico del área que lamió el travesaño. Ese fue el final de un partido que alimenta la dinámica de los zagales de Planagumà, sus virtudes y sus creencias como candidatos a soñar por un puesto Play Off. Oficio hay.

Ficha Técnica:

Once del Granada CF B: Tanis, Corozo, Hugo, Tomás, Pawel, Santana, Jean Carlos (Migue Cobo, minuto 78), Navarrete, Matheus (Luis Suárez, minuto 74), Peña(Fobi, minuto 82), Entrena.

Once del Mérida AD: Raúl, Álex Díez (Romero, minuto 69), Migue Marín, Víctor, Paco, Pardo, Yacine, Álex Bernal, Carlos (Borja, minuto 78), Hugo, David (Cascón, minuto 65).

Goles: 1-0 Peña (minuto 46); 2-0 Matheus (minuto 70); 3-0 Entrena (minuto 76).

Árbitro: Salvador Lax Franco (Colegio Murciano). Amonestó a los locales Peña (minuto 15) y a Jean Carlos (minuto 71); al visitante Pardo (minuto 22)

Incidencias: partido perteneciente a la vigesimotercera jornada del Grupo IV de Segunda División B, que enfrentó al Granada CF B frente al Mérida AD en el Estadio Nuevo Los Cármenes (Granada).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.