Sábado, 15 de Diciembre de 2018

            

Fariña para no juristas

Men Marías @MenMarias


image_print

No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo (Voltaire)

 

            Intentemos hacer las cosas sencillas. Nos las complican demasiado para que no entendamos nada, y esa es la mejor forma de desarmarnos.

            ¿Qué es Fariña?  Fariña es un libro de Nacho Carretero, publicado en el año 2015 por la editorial Libros del KO que trata el tema del narcotráfico en Galicia. Actualmente está secuestrado por orden judicial.

            ¿Qué es secuestrar un libro? Es una medida permitida por nuestro sistema jurídico según la cual, por orden de un juez o tribunal, una publicación se sustrae del comercio por estar vulnerando derechos fundamentales de un tercero que lo solicita mientras se resuelve el fondo del asunto (o sea, mientras hay juicio y se decide, está prohibido vender el libro).

            ¿Por qué ha sido secuestrado Fariña? José Alfredo Bea Gondar (exalcalde de O Grove, Pontevedra) aparece citado en el libro por supuestos vínculos con el narcotráfico gallego y demandó al autor por vulneración de su derecho al honor. Una jueza de Collado Villalba aceptó su petición y secuestró cautelarmente el libro. Este señor pide medio millón de euros en concepto de indemnización por los dos párrafos en los que aparece citado en un total de 365 páginas. El juicio se celebrará en los próximos meses.

            ¿Qué pasó con José Alfredo Bea Gondar? En junio de 1991 fue detenido en la operación (ordenada por Baltasar Garzón) contra el narcotráfico, relacionada con el alijo del naufragio de Cedeira (se hundieron dos toneladas de cocaína de las cuales se salvaron 300 kilos). El exalcalde fue condenado por la Audiencia Nacional por un delito de narcotráfico a cuatro años de cárcel y una multa de 600.000 euros. La sentencia consideró probado que Bea Gondar participó en la operación de una red colombiana liderada por David Tuaty para “sacar importantes cantidades de dinero de España” con la complicidad de un director de una sucursal en Burgos del Banco Espírito Santo portugués. Sin embargo, el Tribunal Supremo revocó esta decisión judicial por un defecto de forma. Por ello, Bea Gondar y cuatro condenados más fueron absueltos.

            ¿Qué es un defecto de forma? ¿Cuál fue el defecto de forma en este caso? Se trata de aquel defecto procesal que consiste en la falta de cumplimiento de alguno de los requisitos legales establecidos. En este caso, un arrepentido dio marcha atrás en la declaración que había implicado a Bea Gondar. Como a nuestro sistema jurídico le da igual que uno sea absuelto por defecto de forma que por inocencia demostrada, en principio, no se puede escribir lo que Nacho Carretero escribió sobre este hombre en su libro Fariña.

            Conclusión personal: Las meigas existen.

            ¡Anda ya! ¿Cómo va a ser eso posible? ¡Entonces habría muchos malos en la calle! Es muchísimo peor de lo que parece porque ahora ni siquiera tenemos a Forges para dibujarlo.

            ¿Cómo casa todo esto con la libertad de expresión? Este es un derecho universal consagrado en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, recogido y protegido en el 20 de nuestra Constitución. Sin embargo, esta libertad encuentra su límite cuando colisiona con otros derechos, por ejemplo, al honor. Para que nos entendamos, yo no puedo ir por ahí diciendo que tal persona es un asesino cuando no lo es amparándome en mi libertad de expresión. Hasta aquí bien. Pero en este país nos están robando. Y no solo dinero. Nos están robando derechos más fundamentales que el propio oxígeno. Claro que la libertad de expresión no puede ser un derecho absoluto, ¿a ustedes qué les parecería si yo me amparase en ella para injuriarles en esta columna dando sus nombres y apellidos? No somos ningunos fanáticos, entendemos que el enaltecimiento del terrorismo o de la violencia de género, por ejemplo, ha de estar penado. Pero tampoco somos imbéciles y nos damos cuenta de cuándo nos están robando, porque no hace falta ser licenciado en Derecho para entender que este activismo judicial y policial responde a lo que todos sabemos que responde, y que no es más que la instauración de una política de miedo para que nadie se queje ante las injusticias que tiene delante todos los días, no vaya a ser que acabe preso. Entonces ¿ustedes tienen derecho a robarme (y muchos más verbos) y yo no me puedo quejar? ¿Es eso? Si tenemos tipificado el delito de injurias a la corona (¡esas mayúsculas!) ¿por qué no hacemos lo propio con el de injurias al colectivo LGTB separándolo del delito de odio y aumentando la pena? ¿Por qué no hacemos lo mismo con las injurias a la mujer? ¿Por qué esa sobreprotección a la monarquía y a los políticos? Obviamente, todos sabemos la respuesta. No obstante, hay un poco de magia en todo esto: sigan ustedes empeñados en prostituir nuestros derechos civiles, que lo único que nos dan alas para seguir defendiéndolos. Más que un Red Bull.

 


Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Nos han llamado la atención Amnistía Internacional y el mismo New York Times recientemente por el recorte de derechos que se está haciendo en España. Esto ese una vergüenza. Efectivamente, nos están robando, y no solo dinero. Maravillosa reflexión. Hemos de dejar de quejarnos y empezar a hacer algo.
    Muy muy buen artículo. Las cosas claras se entienden mejor (la referencia a Forges preciosa)

  2. Lo de las injurias a la corona es una verdad como la copa de un pino. Si ya existe el delito de injurias, por qué hay que sobreproteger a la corona? La sobreprotección debería ser una medida para los colectivos más vulnerables, no para los mas fuertes.

  3. Usted tiene que respetar la decisión de un juez le guste o le guste menos. Y usted no es nadie para cuestionarla. Ese libro es puro márketing, una basura como todas las que se publican hoy en día.