Domingo, 25 Junio, 2017

            

FACUA Granada rechaza que los usuarios paguen los errores del sistema de transporte urbano de Granada

La organización de consumidores exige al Ayuntamiento que paralice de forma inmediata cualquier propuesta de subida

Un autobús urbano en la parada de Caleta | Archivo GD
Gabinete


image_print

La Asociación de Consumidores y Usuarios FACUA Granada rechaza frontalmente el incremento de tarifas en el autobús urbano propuesta por el Ayuntamiento de Granada. Una subida que implica incrementar en un 16% el billete ordinario y casi un 5% el que se abona con bonobús. Según indica el Ayuntamiento, la subida es considera necesaria para poder cubrir el servicio en las actuales condiciones de transporte urbano. Sin embargo, a juicio de FACUA Granada esto supone perpetuar un sistema de transporte ineficiente que solo ha incrementado los costes y las molestias desde la implantación del nuevo sistema de transporte.

Esta implantación, que se produjo hace ya un par de años, modificó el antiguo mapa de autobuses urbanos de la ciudad por un modelo muy similar al actual, con especial protagonismo de la Línea de Alta Capacidad. Este sistema, elaborado por el anterior gobierno del Partido Popular sin apenas consultar a los ciudadanos, obtuvo una amplia contestación en la calle y provocó una considerable pérdida de usuarios en el sistema de transporte. Un sistema que tampoco ha generado ventajas a los usuarios, al incrementar los tiempos de recorrido de numerosas líneas, obligar a realizar transbordos y sufrir nuevas molestias a la hora de realizar cualquier viaje.

En su primera etapa, todavía bajo el mando de la anterior corporación municipal, se comprobó también como este nuevo sistema de transporte incrementaba de forma notable los kilómetros recorridos por la flota de transportes Rober, la única beneficiada de todo este proceso. Sin embargo, esto no suponía ofrecer un servicio de mayor calidad y afectada gravemente a la sostenibilidad del transporte urbano en la ciudad debido al contrato de servicio basado exclusivamente en los kilómetros recorridos y no en la cantidad de usuarios o billetes vendidos.

Desde FACUA Granada se han venido solicitando cambios en el sistema de transporte urbano de Granada, que garantice la adecuada sostenibilidad de servicio en términos económicos gente propuestas que no ha sido escuchadas ni por la anterior corporación ni por la actual. De hecho, el actual equipo de gobierno apenas ha introducido cambios, más allá de ajustes de frecuencias y algún recorrido puntual. Ajustes que no han servido para reducir el coste del transporte urbano, lo que ha generado un notable incremento de costes que el Ayuntamiento pretende cubrir de la forma más fácil, con esta subida de tarifas que vuelve a perjudicar al os usuarios.

Por eso desde FACUA Granada se exige al Ayuntamiento que paralice de forma inmediata cualquier propuesta de subida, ya que probablemente para lo único que sirva es para seguir reduciendo aún más la cantidad de usuarios del sistema y con ello los ingresos del mismo. Al respecto David Avellaneda, responsable de comunicación de la organización considera que “ya se ha castigado demasiado a los usuarios del sistema de transporte público por culpa de los cambios en el plano de líneas y el pésimo estado de numerosos autobuses de la flota de Rober como para penalizarles aún más con subidas en las tarifas”. Algo especialmente grave ya que dichas subidas tampoco garantizan las mejoras que el servicio necesita actualmente.

En última instancia, la asociación considera que el objetivo último de la Corporación Municipal debería ser rescatar el servicio, o al menos modificar el mismo frente al planteamiento actual de pago por kilómetro. Un sistema que garantiza los ingresos del socio privado solo por el hecho de sacar los autobuses a la calle y que no fomenta la calidad del servicio en ninguno de sus aspectos. Algo que queda de manifiesto en el ya mencionado estado de la flota, como ha venido denunciando FACUA Granada en numerosas ocasiones.

INTEGRACIÓN DEL METRO

Dentro de la situación actual, no debe olvidarse que parte de los problemas de sostenibilidad del sistema urbano de transportes tienen que ver también con los continuos retrasos que han venido sufriendo las obras del metro. El último de ellos retraso es reciente, y todos ellos fuerzan a mantener un sistema con una intermodalidad diferente a fin de cubrir los trayectos a los que el metro debería estar ofreciendo servicio actualmente. Algo por lo que se entiende que el ayuntamiento también debería pedir responsabilidades. Sin embargo, desde la asociación la mayor preocupación surge respecto del sistema tarifario de los nuevos transportes para la ciudad y la coincidencia en los mismos.

Cabe recordar que hace pocas jornadas la Junta de Andalucía anunció que los precios del billete ordinario de metro estarían en torno a 1,35 €, en línea con los billetes del autobús urbano. Una similitud de precios que a juicio de FACUA Granada resulta extraña, ya en el caso del metro los primeros cálculos de precios para el billete hablaban de una cifra de 1 €. Si a esto se le suma además que se produzca esta subida, que viene casi a unificar los precios del metro y el autobús urbano resulta cuanto menos sospechosa. Algo que las diferentes administraciones deberían aclarar ya que básicamente el transporte público debe ofrecer tarifas competitivas para poder ser eficiente. Algo que con las actuales desde luego no ocurre.

En este apartado, FACUA Granada también reclama mayor protagonismo para los consumidores y usuarios a la hora de poder participar en la toma de decisiones relativas a las nuevas tarifas del Metro, más allá de ser meros observadores en las sesiones informativas a las cuales se les convoca, de modo que la voz de los usuarios sea realmente escuchada en otra cuestión clave para la futura movilidad de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *