Viernes, 17 Noviembre, 2017

            

FACUA Granada denuncia los problemas generados tras los recortes en los horarios de los autobuses urbanos

La asociación critica que los cambios no atienden las necesidades reales de los usuarios y afectan gravemente a la calidad de servicio

Linea LAC | Foto: Archivo
Gabinete


image_print

La asociación de consumidores FACUA Granada denuncia masificación de líneas y pérdida de calidad de servicio tras los cambios introducidos en los horarios de buena parte de las líneas de autobús urbano de la ciudad. Unos cambios que para nada se corresponden con la demanda actual del servicio y que desde inicio de julio, pero con más intensidad durante esta semana, están causando retrasos, falta de información y masificación en las expediciones afectadas.

Estos cambios, que se enmarcan dentro de los ajustes lógicos, en principio, dentro del periodo estival, no están teniendo en cuenta la demanda real del servicio en diversas líneas, lo que provoca que muchos vehículos alcancen su capacidad máxima de viajeros teniendo incluso que dejar a gente en las paradas por falta de espacio físico. Una cuestión molesta y que deteriora la calidad del servicio al no poder confiar el viajero realmente en cuando podrá llegar a su destino. Y también para quienes consiguen hacer espacio en el interior, por la intensa masificación e incomodidad que esto supone a la hora de desplazarse.

Esta situación actualmente afecta a las líneas que han sufrido el recorte tales como las líneas SN, que cruzan la ciudad, así como a la línea LAC, que ha pasado de sus frecuencias habituales a tardar hasta ocho o diez minutos en algunas expediciones. Un tiempo excesivo, al igual que las frecuencias del resto de líneas que incluso han llegado a doblarse, que también es fuente de problemas para los usuarios. Por ello desde FACUA Granada se reclama más flexibilidad a la empresa Rober y al ayuntamiento para acercar el servicio a las necesidades reales de los usuarios y a mantener la calidad del servicio.

VEHÍCULOS SIN AIRE ACONDICIONADO

En esta búsqueda de la calidad de servicio, y ante la actual ola de calor incluso en la posibilidad de usar los autobuses urbanos sin riesgos, la asociación también denuncia la existencia de vehículos que circulan con el aire acondicionado averiado, sin que funcione siquiera el aire o en todo caso que este funcione de forma deficiente generando un notable calor en el interior de las expediciones. Algo habitual desde el inicio del periodo estival, pero que con la ola de calor actual y los problemas de masificación ya comentados puede incluso suponer un riesgo para la salud de los usuarios.

Estos problemas se suman a los ya clásicos que los sufridos usuarios del autobús urbano de la ciudad conocen, tales como fallos en las rampas de acceso a los autobuses para personas con diversidad funcional (que fallan en un 20% de las peticiones de uso), problemas con puertas o incluso fallos que dejan los vehículos inoperantes a mitad de recorrido. Unos problemas que FACUA Granada lleva denunciando largo tiempo sin que desde el ayuntamiento se haga nada por forzar a la empresa a su reparación, con las consiguientes molestias para los usuarios. Por eso desde la organización se exige que de una vez por todas se obligue a la empresa concesionaria a mantener los autobuses en el estado de uso necesario para garantizar la seguridad y comodidad de los viajeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *