Martes, 17 enero, 2017

FACUA Granada, ¿cuáles son los derechos de los consumidores en las tiendas de segunda mano?

Los productos de segunda mano también tienen derechos tales como el de garantía o reparación

tiendas
Imagen de una tienda de segunda mano en la ciudad | Foto: Archivo


image_print

En los últimos meses los granadinos hemos asistido a diversas aperturas de establecimientos dedicados a la compra venta de artículos de segunda mano, que al abrigo de las crisis han visto en este sector una posibilidad de desarrollar su negocio. Un negocio en el que cual existe una importante relación con los consumidores, tanto en el aspecto de la venta como en el de la compra, por lo que desde Facua Granada se ofrece una serie de consejos tanto para quienes deseen vender, como para aquellos que acuden a comprar a estos establecimientos.

Para quienes venden

A la hora de vender una de las mayores quejas de los consumidores tiene que ver con el precio que los establecimientos ofrecen por los productos. En este punto es importante saber que tales precios son libres, incluso para productos con precio de referencia como puede ser el oro. Para obtener el máximo de nuestros productos es fundamental comparar los precios en diversos establecimientos antes de cerrar la operación. A este respecto un estudio de FACUA detectó diferencias de hasta el 40% en el importe ofrecido en diferentes establecimientos por la venta de oro. En otro tipo de productos como pueden ser móviles, informática o similares también es frecuente que estas valoraciones cambien según cada tienda. Por tanto es clave acudir al menos a dos o tres establecimientos antes de cerrar la operación.

Otro de los servicios que ofrecen las tiendas a los vendedores es la posibilidad de realizar diferentes tipos de venta, como la que permite recuperar el producto pasado un cierto, conocida como venta recuperable. En estos casos, tal como comenta David Avellaneda, responsable de comunicación de Facua Granada, “en este tipo de ventas se nos ofrece poder recuperar los productos pasado un cierto tiempo a cambio de devolver el importe de la venta mas un cierto porcentaje del mismo. Un servicio similar a un empeño, que sin embargo puede tener un coste elevado, por lo que es fundamental conocer las condiciones exactas de dicha venta antes de realizarla.” En estos casos el bien vendido actúa como garantía del préstamo, de manera que si finalmente no realizamos la recompra conservamos el dinero pero perdemos el producto de forma definitiva.

Para quienes compran

En el caso de hacer comprar es importante saber que muchas tiendas de segunda mano venden productos nuevos. Estos productos nuevos deben estar claramente identificado como tales y tener todas las características del producto nuevo en lo que se refiere a estado, embalaje, etc. En este caso el producto nuevo tiene la misma cobertura de garantía que adquirido en un establecimiento cualquiera, con dos años de cobertura para posibles problemas o defectos en su fabricación.

En cuanto a los productos usados es importante saber que estos también tienen garantía cuando se compran a un profesional o en un comercio de este tipo. “La garantía de los productos de segunda mano adquiridas en este tipo de establecimientos es de al menos un año desde la fecha de compra, siendo responsable el vendedor tanto de los fallos en el funcionamiento del producto, siendo la tienda responsable bien de su reparación, bien de hacer una rebaja sobre el precio o la devolución del importe pagado en función de la gravedad del defecto”, indica Avellaneda. Y es que dada la naturaleza de los productos de segunda mano, la sustitución de los mismos no se considera ya que normalmente esta no es posible.

Como reclamar

Las tiendas de segunda mano, igual que cualquier establecimiento abierto al público, tiene la obligación de disponer de las correspondientes hojas de reclamaciones. En caso de tener problemas pues no tenemos más que solicitarlas dichas hojas y exponer el hecho causante del problema. La empresa tiene 10 días para responder, y si no obtenemos respuesta o la misma no es satisfactoria podemos recurrir bien a los servicios de consumo competentes, bien a una asociación de consumidores como FACUA, donde gestionar la reclamación.

Es importante que conservemos toda la documentación relativa a las operaciones realizadas como puedan ser tickets de compras, recibos, facturas o similares, así como las condiciones de la venta, en función de la operación realizada. Toda esta información nos será de utilidad en caso de reclamar y, obviamente, también para conocer nuestros derechos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *