Miércoles, 24 Mayo, 2017

Publicidad

Expertos señalan que el futuro de la sanidad andaluza pasa por la “gestión eficaz” de sus recursos

El profesor de la Escuela de Negocios ESADE, Manel Peiró, charla con Granada Digital sobre la fusión hospitalaria y la sostenibilidad del sistema sanitario andaluz

Manel Peiró durante una charla en el hospital Virgen de las Nieves


image_print

No es tanto la carencia o no de recursos, sino cómo se destinan los existentes, el verdadero eje sobre el que deben de pivotar las políticas sanitarias del Estado en general y de Andalucía en particular; es la idea que quiso transmitir el doctor y profesor en ESADE -la escuela de negocios de la Universidad  Universidad Ramon Llull-, Manel Peiró, quien ayer ofreció una breve charla en el Virgen de las Nieves y, de paso, aprovechó para comentar en clave externa las singularidades del sistema andaluz de salud con respecto a los sistema del resto del país. Para este experto, breado en diferentes instituciones públicas y privadas en el área de servicios públicos, el verdadero problema al que se enfrentan las comunidades autónomas a la hora de plantear y sostener sus sistemas de salud tiene que ver con el enroque, con la falta de cambios para hacer frente a un nuevo panorama surgido a raíz de esta crisis económica: “es un problema de sostenibilidad en el que sin abordar reformas, es muy difícil mantener la amplitud y calidad de los servicios”.

CUANDO MENOS ES MÁS 

Consultado por este medio, Peiró analiza la situación actual de la sanidad andaluza, una foto fija que no dista mucho de las realidades del resto del país, aunque sí contempla diferencias: “el SAS está muy preocupado por su prestación y ha liderado determinadas transformaciones en España”, explica el doctor, para quien un ejemplo sería la fusión hospitalaria, como la que se lleva a cabo actualmente en Granada. Este tipo de procesos tienen mucho que ver con un mal endémico que, comenta Peiró, tiene en la excesiva burocracia su mayor dolencia: “el problema es la inercia burocrática, que dificulta cualquier proceso de transformación”. 

Cuando se le pregunta por las reformas necesarias para mantener el actual sistema de salud, Manel Peiró habla sin tapujos de convertir a cada centro sanitario en un ejemplo de eficiencia para que “se pueda hacer más con menos porque seguramente es mejor tener un hospital mejor dotado o con mayor capacidad, que tener muchos y peor dotados”.

En pleno debate sobre la privatización o no de determinados servicios, como ha venido sucediendo en la Comunidad de Madrid, el profesor de ESADE no duda en defender la “flexibilidad” a la hora de abrir el sistema a la participación de terceros: “confundimos muchas veces lo que es un sistema público con la idea de que quienes presten el servicio tengan que ser también instituciones públicas”. En este sentido, Peiró apunta a que ciertos servicios podrían ser gestionados por entidades privadas o incluso por ONG’s que hagan al servicio más eficiente económicamente. Preguntado por la importante polémica suscitada en Madrid frente a la privatización en la gestión de hospitales, Peiró responde que “lo sucedido en Madrid es un intento de transformar parte del dispositivo de prestación de servicios para darle una mayor flexibilidad que no da el sistema tradicional, aunque no se haya hecho muy bien”.

resumen-hospitales-generalOtra de las claves que defiende el profesor es la de hacer partícipe al ciudadano que, como contribuyente, debe de conocer en qué se gasta su dinero la administración: “si queremos defender el el sistema sanitario hay que empezar por pensar cómo gastamos el dinero, porque España no es un paradigma de eficiencia”. Una eficiencia que también estaría lastrada por la excesiva “colonización política”, un hecho ante el que Peiró defiende la necesidad de valorar la capacidad del profesional sanitario “que muchas veces ve limitada su actuación”.

DE LA TEORÍA A LA REALIDAD 

Enmarcando la intervención de Manel Peiró se encuentran los datos ofrecidos por el gerente del Complejo Hospitalario Universitario, Manuel Bayona, quien se mostró satisfecho por haber cumplido el doble propósito de respetar los presupuestos otorgados por la consejería de Sanidad y por haber conseguido frenar el gasto. 

Para Bayona, la consecución de estos resultados es fruto del los trabajadores de la sanidad granadina, quienes ponen su “compromiso” y “talento” al servicio del paciente. Esta implicación, resumió el gerente, se traduce en diferentes datos como las más de 375.000 urgencias atendidas a lo largo de 2014, las 10.000 cirugías realizadas o las más de 1.500.000 consultas externas atendidas.

LAS ENFERMERAS, UN EJEMPLO DE IMPLICACIÓN 

Dándole un rostro a la teoría ofrecida por Peiró o a los números facilitados por Bayona se encuentran un equipo de enfermeras del Virgen de las Nieves, quienes hace escasas jornadas el premio Hinnovar por “la gestión hospitalaria desde el lado humano”, como este medio publicó en su momento. La implicación de estas profesionales más allá de lo esperado, junto con su original forma de ofrecer soluciones a los enfermos granadinos, son el ejemplo de lo que estos expertos vienen defendiendo: “la gestión eficaz” de los recursos disponibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *