Miércoles, 20 Septiembre, 2017

            

Estudiar inglés en verano para encontrar trabajo en otoño

Cada vez son más los granadinos que aprovechan los meses de calor para estudiar idiomas con la perspectiva de estar mejor preparados para el terreno laboral en el próximo curso



image_print

Cuando llegan los meses de julio y agosto, resulta imposible no pensar en playas llenas de bañistas, sombrillas desplegadas por doquier y abrasantes chiringuitos bajo el sol de mediodía. Sin embargo, cada vez son más los españoles que escogen emplear los largos días de verano en continuar formándose, sobre todo en estos tiempos de crisis.

Los ciudadanos granadinos, por supuesto, no son ninguna excepción. Muchos son los jóvenes que, estos días, aprovechan para matricularse en los diferentes cursos de verano que ofrece la capital, principalmente en los de idiomas. Y es que ya no basta con chapurrear un poco de inglés, ni muchísimo menos.

El próximo curso, Andalucía contará con un total de 915 centros públicos que impartirán enseñanzas bilingües en Andalucía, lo que obliga a profesores y maestros a ponerse las pilas a toda prisa para mejorar su nivel de inglés. Los estudiantes universitarios de Granada tampoco se libran, pues ninguno de ellos obtendrá el título de grado sin haber acreditado antes el nivel B1 en una lengua extranjera.

Estudiantes que se preparan oposiciones, jóvenes que aspiran a conseguir un buen puesto de trabajo dentro de cualquier empresa… ¡Nadie se libra! Por ello, diferentes academias de idiomas, como la afamada AfterSchool Academy, lanzan durante los meses de verano cursos intensivos con el objetivo de que sus alumnos alcancen el nivel exigido lo antes posible.

Los resultados obtenidos no podrían ser mejores ya que los alumnos de AfterSchool Academy consiguen, año tras año, aprobar fácilmente los exámenes ESOL de la Universidad de Cambridge.

PIZARRAS INTERACTIVAS, GRUPOS REDUCIDOS Y PROFESORES NATIVOS

Uno de los secretos de la academia, ubicada en la calle Atlanta de Granada, es el empleo de pizarras digitales interactivas, un novedoso recurso didáctico que, además de hacer las clases más amenas y divertidas, favorece la enseñanza de grandes y pequeños.

Pero, sin duda, la clave del éxito de AfterSchool radica en la plantilla de excelentes profesores nativos que imparten todas las clases que ofrece la academia, ¡que no son pocas!

Este verano en concreto la academia imparte cursos de inglés de ocho horas semanales repartidas de lunes a jueves. La escuela de idiomas ofrece distintos niveles (B1, B2 y C1) y horarios para que los alumnos puedan escoger la franja horaria que mejor se adapte a su rutina veraniega.

Además, los estudiantes se repartirán en grupos reducidos con el objetivo de aprovechar al máximo todos los recursos pedagógicos que brinda la escuela; una ventaja añadida que permite proporcionar una enseñanza personalizada a cada uno de los alumnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *