Miércoles, 29 Marzo, 2017

Estrés post-traumático…¿por qué no lo recuerdo?

El estudio, que ha sido realizado por el grupo de Cognición y Plasticidad cerebral del Idibell, ha medido la actividad electrodermal de 86 individuos en un contexto de miedo generado en el laboratorio y en un contexto neutro en el que se les hace aprender una lista de palabras



image_print

Investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell) y la Universitat de Barcelona (UB) han descrito cómo, en una situación de miedo, el cerebro humano codifica de forma diferente la memoria contextual del evento y la respuesta emocional asociada, lo que podría explicar porqué en casos de estrés post-traumático el paciente no puede llegar al origen del problema.

El estudio, que ha sido realizado por el grupo de Cognición y Plasticidad cerebral del Idibell, ha medido la actividad electrodermal de 86 individuos en un contexto de miedo generado en el laboratorio y en un contexto neutro en el que se les hace aprender una lista de palabras.

Una semana y dos semanas después del experimento, los individuos se sometieron a un test para ver qué palabras recordaban.

Según Pablo Packard, autor del estudio, “en los dos contextos la curva de olvido era normal ya que con el tiempo olvidaban todas las palabras, la huella explícita; pero en los recuerdos en contexto de miedo la actividad electrodermal, la respuesta emocional implícita, era exactamente la misma, mucho más elevada que la del contexto neutro”.

Packard explica que “en los eventos traumáticos parece que con el tiempo hay una parte de la memoria que se borran o a la que no se tiene acceso, de forma que se olvidan los detalles pero se sigue manteniendo la reacción emocional”.

Del estudio se desprende que el cerebro desvincula el recuerdo explícito que tenemos de un evento negativo de la respuesta emocional que nos genera, lo que podría servir para entender por qué en situaciones patológicas de trastorno por estrés post-traumático se genera sin control la respuesta emocional vinculada al evento negativo sin saber qué la provoca.

El coordinador del proyecto, Lluís Fuentemilla, cree que el estudio “abre la puerta a la investigación de nuevas estrategias terapéuticas del trastorno por estrés post-traumático ya que la traza implícita de un recuerdo en contexto de miedo no se pierde con el tiempo y se puede detectar a través de medidas electrodermales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *