Martes, 24 enero, 2017

Esto es lo que pasa cuando dejas a un niño dirigir la clase de danza

A veces, para inspirarnos, sólo nos hace falta fijarnos en los pequeños detalles de la vida y en las cosas más simples, como los movimientos de un niño, por ejemplo.



image_print

Esto mismo pensó la coreógrafa de danza moderna, Alexandra Beller, cuando aceptó a Ivo, de 14 meses, en sus clases de ensayo. Falta de inspiración para crear su nueva pieza, ‘Milkdreams’, encontró su musa donde menos lo esperaban.

Cuando Ivo se puso en pie, al escuchar la música, Alexandra y los demás coreógrafos empezaron a seguirle y este es el resultado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *