Miércoles, 26 Julio, 2017

            

Este año se han registrado un 19% más de casos de gripe que durante el 2014

Andalucía registra un incremento del 40,7% en la incidencia de gripe respecto a la temporada anterior

La consejera de Salud presenta los datos de la campaña estacional de gripe en Granada | Foto: Gabinete


image_print

Andalucía ha registrado una incidencia del virus de la gripe este año de 1.790 casos por cada 100.000 habitantes, un 40,7% más que en la temporada anterior. En el caso de Granada se trata de un incremento del 19%, “una cifra considerablemente inferior al resto de Andalucía“, ha querido remarcar la consejera de Salud de la Junta de Andalucía, María José Sánchez. La gripe ha durado una semana más con respecto al año anterior, y de los 222 casos graves de hospitalización en la comunidad autónoma, 78 han sido en Granada.

Para responder al incremento de la demanda asistencial en las áreas de urgencias que ha generado esta mayor incidencia y la de otros virus catarrales con la bajada de las temperaturas, se han reforzado las plantillas con 2.378 contrataciones, lo que ha supuesto hasta 26.685 jornadas, un 78% más que el pasado año.

En cuanto a la distribución de los casos, el 48% de los afectados han sido hombres, y el 52% han sido mujeres. Los grupos de población más afectados han sido los menores y adultos jóvenes. “El 96,2% de los casos declarados han sido personas menores de 65 años”, ha explicado Sánchez Rubio.

Como ya ocurrió en la temporada pasada, la gripe comienza a ascender en la segunda semana de enero, hasta alcanzar el pico de máxima incidencia durante la cuarta semana de ese mismo mes, con una tasa de incidencia de 306,5 por 100.000 habitantes, algo superior a la alcanzada en la temporada anterior que fue de 253,6 por 100.000 habitantes.

El virus dominante este año ha sido el AH3, seguido del B que apareció al final de la temporada. Tanto en Estados Unidos como en Europa, los virus son diferentes a los incluidos en la vacuna antigripal recomendada por la OMS, lo que ha provocado que disminuya la efectividad de la misma, y su protección. “No obstante, frente a estos virus, la vacuna sí minimiza los síntomas y previene las complicaciones graves”.

Del total de la población de riesgo que debería haberse vacunado, lo ha hecho el 57%, “un porcentaje superior al del año pasado”, comentaba Sánchez.

LA GRIPE: SÍNTOMAS, RECOMENDACIONES Y VIGILANCIA

La gripe es una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias producida por el ‘virus influenza’, con la máxima incidencia en las estaciones de otoño e invierno. El proceso gripal se inicia tras un periodo de incubación de unas 48 horas y suele manifestarse con un comienzo brusco de dolores de cabeza, fiebre, escalofríos, dolor muscular, malestar general y síntomas de afectación respiratoria, como tos seca y dolor de garganta.

Los síntomas de la gripe pueden confundirse con los de otras patologías respiratorias, como el catarro común. Es una enfermedad autolimitada con una evolución de cinco a siete días, aunque algunos de sus síntomas suelen durar hasta dos y tres semanas. Al transmitirse por el aire, al toser y estornudar, las medidas higiénicas fundamentales que deben tenerse en cuenta para evitar la transmisión del virus son taparse la boca al toser o estornudar, usar pañuelos desechables y lavarse con frecuencia las manos.

Los antibióticos nunca resultan efectivos para combatirla, mientras que la vacunación ha demostrado ser la principal estrategia para su prevención, evitando hospitalizaciones y fallecimientos por complicaciones tras la enfermedad.

La presentación estacional de la gripe varía cada temporada y entre los factores que pueden influir en su forma de presentación están aquellos que favorecen la transmisión del virus en la comunidad (frío, hacinamiento, etc.), la cepa circulante cada temporada y la concordancia o no de las cepas circulantes con la cepa vacunal.

La OMS dispone de un sistema de vigilancia epidemiológica mundial. En este sistema se incluye la información facilitada por el Grupo Centinela de Vigilancia de la Gripe en Andalucía, constituido por un laboratorio de referencia situado en Granada y una red de 116 profesionales que, distribuidos por toda la comunidad, informan semanalmente de la situación epidemiológica de la enfermedad durante toda la temporada -desde principios de octubre hasta mediados de mayo-. Para ello, este equipo de expertos y expertas recogen muestras aleatorias de secreciones que aportan información sobre el tipo de virus circulante, con el fin de incluirla en la composición de la vacuna que se recomendará en la siguiente temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *