Viernes, 15 Diciembre, 2017

            

España sale de la recesión tras crecer un 0,1% en el tercer trimestre

Después de dos años y medio

E.P.


image_print

La economía española salió en el tercer trimestre del año de la recesión técnica, la segunda que ha sufrido desde el estallido de la crisis y la más larga del periodo democrático, tras crecer un 0,1% entre julio y septiembre, según las estimaciones del Banco de España recogidas en su boletín económico de octubre, que señala que en tasa interanual el PIB retrocedió un 1,2% en el mismo periodo.

Con el crecimiento del 0,1% registrado en el tercer trimestre, la economía española entra en positivo tras nueve trimestres de contracción y dice adiós a la llamada recesión técnica.

Según el Banco de España, durante el tercer trimestre la economía española prolongó la mejora gradual que se viene observando desde principios de año, en un entorno caracterizado, añade, por un “cierto alivio” en las tensiones financieras y una mejora de la confianza.

A lo largo de la crisis, España ha entrado dos veces en recesión. En el tercer trimestre de 2008, por primera vez en 15 años, la economía entró en recesión y salió de ella en el primer trimestre de 2010. La alegría duró poco y la economía española volvió a mostrar tasas negativas a partir del segundo trimestre de 2011, entrando de nuevo en recesión en el tercer trimestre de ese mismo año. Dos años y medio después, el Banco de España confirma que la recesión técnica ha finalizado.

Algunos países de la UE se han adelantado a España y ya abandonaron la recesión en el segundo trimestre de este año, entre ellos Irlanda, Francia, Portugal, Finlandia, Dinamarca y República Checa.

En el tercer trimestre, la demanda interna habría registrado un retroceso similar al del trimestre anterior, del 0,3% en tasa intertrimestral, mientras que la demanda exterior neta habría elevado su aportación al producto, con una contribución de 0,4 puntos porcentuales.

NO SE ATISBA RECUPERACIÓN SENSIBLE DEL CONSUMO

La autoridad monetaria estima también un “pequeño avance” del consumo de los hogares en el tercer trimestre, en un entorno en el que la ocupación tuvo un comportamiento “algo menos contractivo”, que podría haber contribuido a aminorar el ritmo de descenso de la renta disponible, a lo que también habría contribuido la “notable desaceleración” de la inflación a lo largo del verano.

“Con todo, el bajo nivel de renta, las todavía desfavorables perspectivas del mercado laboral y el elevado endeudamiento de las familias no permiten prever una recuperación sensible del consumo a corto plazo”, subraya.

A su vez, el Banco de España destaca que el empleo moderó sustancialmente su ritmo de descenso en este periodo, con una leve reducción intertrimestral del 0,1% (-3,1% en tasa interanual), lo que, de confirmarse, representaría la tasa “menos desfavorable” desde el inicio de la crisis.

En cuanto a los salarios, indica que en el tercer trimestre ha proseguido el proceso de contención salarial, lo que unido al comportamiento de la productividad, para la que prevé una cierta desaceleración, hasta el 2% en tasa interanual, permitiría anotar descensos adicionales de los costes laborales por unidad de producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *