Jueves, 17 Agosto, 2017

            

Esnifando pegamento

Domingo Funes @DFA2011


image_print

Me encanta Cataluña, aunque me cuesta entender ciertas cosas. De joven mi fui a trabajar allí con un familiar que regentaba un restaurante cerca de Granollers. Aquí tenía poco futuro y empezaba a flirtear en aquellas calles de los 80 con ciertas drogas y grupos de mocosos inmortales y aburridos. No esnifábamos pegamento, pero quizás eso fuera lo único que algunos no se metían en su cuerpo. Hachis, marihuana, caballo, coca, anfetas, pastillas… la calle estaba inundada de sustancias de todo tipo y al alcance de la mano para todo el que quisiera aventurase por el camino de las flipantes sensaciones que proporcionaban. Muchos cayeron como moscas. Uno detrás de otro. La mayoría no había alcanzado los 18 años.

Los barrios de las grandes ciudades andaluzas, nutridos por familias provenientes del éxodo rural, sufrieron como ningunos otros la plaga de la droga. Al irme a Barcelona un nuevo mundo se abrió ante mí. Así, puedo decir que conozco Cataluña en esa edad en la que hoy, según la consejera de ERC, Dolors Bassa, mis jóvenes compatriotas andaluces se dedican a esnifar pegamento por las Ramblas. Decía al principio que entiendo, respeto y aprecio a Cataluña, pero al mismo tiempo, siempre me ha chocado la sistemática salida de tono de algunos de sus dirigentes, empezando por Pujol y su definición del hombre andaluz, pasando por Durán i LLeida y su estupidez de pijo sobre las ayudas a nuestra gente del campo y los bares, y terminando por Dolors Bassa y esta nueva gilipollez que nos regala.

No entiendo porque tienen que agredir a Andalucía o a sus gentes cuando, entre otras cosas, han sido esas gentes las que han contribuido de forme determinante al engrandecimientos de aquella tierra, con su trabajo y su esfuerzo; no entiendo porque aquí están los subsidiados y no en la Zona Franca cuya reestructuración supuso una cantidad equivalente a varias décadas de PER; no entiendo como somos los que nos llevamos más parte del fondo de cohesión territorial pero nadie dice que los grandes subvencionados por los numerosos planes PIVE`s son aquellos territorios que fabrican los coches, teniendo Cataluña fabrica de modelos de Ford, Seat y Nissan e importante industria auxiliar; no entiendo cómo nos dicen que nos beneficiamos en el tema de las balanzas fiscales cuando ellos computan como propio el impuesto que abonamos aquí; y no entiendo, tratándose de ERC, que de lecciones a nadie habiendo apoyado al partido más corrupto de la historia de Cataluña, cual es CIU, gobernando en coalición con ellos. A veces pienso que esa situación, las agresiones gratuitas e injustificadas a los andaluces, lo único que esconde es el deseo de ser a costar de agredir al otro, ser por negación de los demás.

En ese escenario de agresiones sin sentido, pérdida de perspectiva de los gobernantes, ausencia de valores y principios firmes y justos y brutales desequilibrios sociales, no me extraña que algunos chicos se entreguen a esnifar pegamento. Yo también lo haría. Aunque para pegamento, pegamento, ninguno mejor que el tres por ciento. ¿Verdad Dolors?

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *