Domingo, 16 de Diciembre de 2018

            

Equo Granada propone una suspensión inmediata del programa municipal de poda de árboles

La formación ecologista demanda al ayuntamiento consensuar criterios y objetivos para planificar las campañas de tratamiento de arbolado urbano

Árbol podado en la capital de Granada | Fuente: Gabinete
Gabinete


image_print

“Ni tiempo, ni personal, ni dinero, ni ganas de abordar el terrible arboricidio que se está cometiendo en nuestra ciudad, esa ha sido, a grandes rasgos, la respuesta que Equo ha recibido del Ayuntamiento de Granada cuando nos han recibido los responsables”, dice el coportavoz de la formación verde en Granada, David Sánchez. “Equo ha solicitado vista de todos los informes de esta última temporada para abordar las podas y las talas”, continúa el coportavoz, “pero estamos convencidos de que no existen tales informes en su mayor parte y así nos lo han transmitido los propios trabajadores de la empresa que prestaba el servicio hasta ahora. Por ello no confiamos mucho en que se nos dé acceso al expediente”.

Equo propone que el Ayuntamiento acuerde una suspensión en sus actuaciones de poda y que se aborde este problema de forma planificada con la intención de crear un documento de buenas prácticas y directrices aplicables a las actuaciones de poda, tala y eventual sustitución. “Nuestro ayuntamiento – y no sólo éste por desgracia – sigue una política de poda y sustitución poco razonable, obsoleta, puramente forestal, ajena a los cambios producidos en las última décadas en paisajismo urbano y tratamiento de árboles”, comenta la coportavoz provincial Sandra Álvarez.

Simón Cortés, jardinero profesional y miembro destacado de la Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono de España (ARBA) lo tiene claro: “Hacer un desmoche  o un terciado  es prácticamente acabar con el árbol”. Precisamente el desmoche (cortar el tronco principal en altura) y el terciado (cortar ramas en más de un tercio) son la práctica habitual del ayuntamiento según Equo.

“A este desatino contribuye, sin duda, la falta de especialización del personal  (los trabajadores de la empresa adjudicataria denuncian que no existe formación continua y actualizada para los podadores), la escasa actualización técnica de los servicios municipales, la dejadez en la planificación y el uso frecuente de subcontratas a bajo precio que carecen de personal suficientemente formado”, añade Sandra Álvarez.

“Hay que acabar con esta situación”, finaliza David Sánchez, “estas prácticas se extienden y se suman a ellas otras entidades privadas y públicas, incluso la Junta de Andalucía, que este fin de semana ha destrozado uno de los árboles más impresionantes de la ciudad, un plátano de sombra centenario al comienzo de la Carretera de la Sierra.”


Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Están dejando la ciudad que parece un cementerio de árboles, talan árboles que están totalmente sanos y que llevan muchos años embelleciendo nuestra ciudad, los podan de forma desmesurada, antinatural y antiestética, parecen muertos y su deber es enseñar los expedientes porque nadie entiende el daño q están causando a los arboles. Si talan no lloverá, hará más calor en verano y el aire estará aún más contaminado, si a ellos no les importa a los ciudadanos sí.