Jueves, 27 Julio, 2017

            

Albert Rivera: “Ha llegado el momento de devolverle a los ciudadanos el poder”

El presidente de Ciudadanos estuvo en Granada el pasado fin de semana para hablar sobre regeneración democrática y las opciones de futuro de la recién constituida plataforma Movimiento Ciudadano.

Jaime Martín | @jmartinreporter


image_print

Albert Rivera (Barcelona, 1979) protagoniza una historia política que bien podría venir de la factoría Hollywood. En 2005,  con apenas 26 años y una prometedora carrera en una entidad bancaria por delante, decide que ha llegado el momento de pasar a la acción y hacer valer sus inquietudes políticas en la siempre complicada arena institucional de Cataluña. En apenas unos meses, Rivera consigue sumar apoyos y crear el partido Ciudadanos, una propuesta cuasi revolucionaria que en su primer combate electoral ya consigue 3 representantes en el parlamento catalán y que hoy, 7 años después, se alza como la tercera fuerza política de Cataluña.

Lo que el pasado fin de semana atrajo a Rivera a Granada es lo que también le llevará a otras muchas ciudades del resto de España: la presentación de un manifiesto de regeneración política bajo el nombre de ‘Movimiento Ciudadano’. Cinco ‘sencillas’ propuestas que no son el programa electoral de un partido político -todavía-, sino un acuerdo de mínimos que en poco tiempo plantearán al presidente del gobierno y al de la oposición. Del resultado de esa propuesta dependerá que ‘Movimiento Ciudadano’ termine cuajando como una propuesta política concreta o no.

Pregunta: Viene a Granada para hablar de ‘La España de los ciudadanos’.

Respuesta: Creemos que en España tenemos un sistema con una democracia de baja intensidad; hemos pasado de un sistema de dictadura a sistema de partidos donde todo está atado y bien atado. Es un sistema obsoleto con listas cerradas y sin democracia interna en los partidos que ha condicionado y ha tejido una red clientelar sobre todos los poderes del estado, los medios de comunicación, el poder financiero… y nos parece que ha llegado el momento de cortar todos esos tentáculos y de devolverles a los ciudadanos el poder, que es lo que decimos en nuestro manifiesto. Pedimos enterrar las dos Españas, el debate artificial que algunos mantiene de azules contra rojos o rojos contra azules y que de ahí emerja un país de ciudadanos libres e iguales.

R: Precisamente, leyendo el manifiesto de Movimiento Ciudadano es fácil hacer asociaciones con ideas también propuestas por el 15M, que en esta ciudad tuvo una especial presencia. ¿No corren el riesgo de difuminarse, como le ocurrió al citado movimiento? 

R: Es verdad que hay cosas que coinciden pero creo que las ideas buenas no son de nadie, son de todos y están al servicio de la sociedad. La gran diferencia es que nosotros nos vamos a organizar y además hacemos una amenaza democrática creíble: o por las buenas o por las urnas. O lo cambiáis o nos presentamos como partido político para transformar el país. Y ese es uno de los logros del manifiesto, que es constructivo y no va contra nadie. Por eso creo que se está sumando tanta gente. Llevamos ya casi 35.000 inscritos en poco más de dos semanas.

Nosotros nos vamos a organizar y además hacemos una amenaza democrática creíble: o por las buenas o por las urnas.

P: Una de las bases de Ciutadans o Ciudadanos, es la ruptura con la dicotomía izquierda-derecha. ¿Cómo se hace eso? 

R: Hay quien todavía quiere mantener el guerracivilismo y eso no cabe. Lo que hemos conseguido con el estado del bienestar y la democracia es una gran clase media. Es verdad que hoy cuesta, que la gente tiene las etiquetas de hace dos siglos: uno puede ser más socialdemócrata, más liberal, más conservador, más comunista… Eso está bien pero estamos en un mundo ecléctico y hay que coger lo mejor de cada cosa. Nosotros hemos tomado lo que queremos mejorar de la socialdemocracia: educación y sanidad como pilares fuertes pero también es verdad que del liberalismo social o político nos gusta la defensa de las libertades, la constitución y la ley como base. No hay que tener complejos por decir que bebes de fuentes distintas sino que hay que ofrecer un programa que sea coherente.

P: En una entrevista con Iñaki Gabilondo comentó que era poco dado a creerse las encuestas pero, a la vista de lo que publica ‘El periódico’ –Ciudadanos se convertiría en la tercera fuerza política de Cataluña-, ¿Ve el modelo seguido hasta ahora en Cataluña, exportable al resto de España? 

R: Hace un tiempo hubiera dicho que no lo sabía pero comienzo a tener la sensación de que sí, que hay un nexo común de defensa de valores. Defender la igualdad de oportunidades hoy igual no está de moda pero hay que hacerlo, al igual que el espíritu crítico o reformar la democracia y el sistema de separación de poderes o electoral. Creo que si no está de moda en las instituciones lo va a estar, porque los españoles en los bares, en casa y con los amigos empiezan a hablar de la ley electoral, empiezan a estar hartos de la corrupción. Eso hace unos años no estaba encima de la mesa de casi ninguna casa, eramos cuatro los que lo decíamos y hoy se ha convertido en algo mayoritario. En Andalucía estamos teniendo muchas firmas. Gente de Málaga, Sevilla, Cádiz o Granada contacta con nosotros para hacer algo. Es el momento, ha llegado la hora de que una minoría emergente nos organizamos. Ya veremos a dónde llega eso y si finalmente se convierte en una opción electoral o no.

No hay que tener complejos por decir que bebes de fuentes distintas sino que hay que ofrecer un programa que sea coherente.

P: Con la que está cayendo, no dejaría de ser irónico que la regeneración democrática y política de España viniera de la ciudad condal… 

R: Creo que es paradójico pero hay un significado detrás. Donde hace aguas la constitución, la igualdad, la libertad y la solidaridad entre españoles es en mi tierra. Donde se hace ese discurso de que España roba y los andaluces no trabajan es en Cataluña. Ese discursos del nacionalismo hace que los catalanes que no somos separatistas nos preguntemos ¿Qué está fallando? Igual ese es el motivo por el cual una fuerza emergente viene desde Barcelona. Por supuesto estoy orgulloso de mi origen y de que Ciudadanos haya nacido en Barcelona, que es la segunda ciudad más importante de España. Esta plataforma va a tener grupos de trabajo en todas la comunidades así que podemos decir que esto sería sencillamente un símbolo de nacimiento pero en el futuro no tendrá más peso.

P: En otra entrevista, usted asegura haber votado en el pasado a CiU, PSC y PP y que todos le han defraudado. ¿Teme que la sociedad tenga esa misma sensación con Movimiento Ciudadano? 

R: Lo entiendo perfectamente porque hace seis años y medio yo era también un indignado con lo que veía y escuchaba…

P: ¿Ya no está indignado?  

R: No, ahora estoy ilusionado, estoy esperanzado. Lo dice en el manifiesto. Hay que pasar a la indignación legítima pero después de eso ¿Qué? Nos tenemos que peguntar qué vamos a hacer mañana. De la indignación algunos montamos una plataforma hace seis años y está funcionado. Creo que se puede en toda España. El éxito de Ciudadanos en Cataluña nos da autoridad moral. Sabemos que es muy difícil pero estamos ahí, somos la tercera fuerza política y nos acercamos a la segunda. Algo estaremos haciendo bien para que movimientos como este tengan peso.

P: Comentaba en este medio Luis Salvador, que no debería sorprender la foto en la que aparecen junto a usted Santiago Abascal, Isabel San Sebastián, Antonio Pérez Henares y el propio Salvador. 

R: ¿Cómo pretendemos hacer una reforma si no contamos con la mayoría? Dentro de esa mayoría habrá matices. Yo con Antonio Pérez Henares, que ha estado en el partido comunista, tengo muchas cosas en común. También habrá otras que no. Con Luis Salvador, que me parece una gran incorporación, pues hay muchas cosas en las que coincidimos. Hay que ser inteligentes y buscar el nexo común. Creo que en este país sobra sectarismo. El otro día también nos apoyaba en su artículo Antonio Gala. Es decir, es gente diversa que quiere sumar. No lo he vivido pero muchas personas me dicen que este momento se parece a lo que pasó en la Transición. Hubo gente que supo dejar de un lado pequeñas diferencias para poner la base de la democracia y del estado de derecho como gran reforma.

El éxito de Ciudadanos en Cataluña nos da autoridad moral

P: ¿Es factible un partido que nace con influencias tan diferentes e incluso, en algunos casos, opuestas? 

R: Creo que hay muchas más cosas que nos unen a los que pertenecemos a Ciudadanos que lo que une a otros partidos políticos. CiU es un partido de gente muy diversa y el PP tiene gente desde liberal y de centro hasta gente ultra conservadora. El PSOE tiene gente que hace discursos que parecen de Izquierda Unida hasta gente como José Bono que se parece más a un discurso de centro. Eso no me da miedo, me parece que es necesario. Decir hoy que el socialismo es la única solución o que el liberalismo es la única solución no me parece lógico. El siglo XXI no se entendería sin las aportaciones de la socialdemocracia pero tampoco lo podríamos entender sin el liberalismo político… Me cuesta mucho separar una cosa de otra.

Muchas personas me dicen que este momento se parece a lo que pasó en la Transición

P: Visto el actual colorido político en España, ¿tiene cabida una nueva propuesta? Le pongo el ejemplo de Granada, en la que existe representación en el consistorio por parte de PP, PSOE, IU y UPyD. 

R: Eso depende de los ciudadanos. El concepto va a cambiar en los próximos meses y años. Yo pongo el ejemplo de la tele y la radio. Usted pone el canal que le apetece y punto. Eso de decir, “no, yo es que soy de Telecinco”… es absurdo, yo soy de quien me ofrece en ese momento un programa o candidatura que me apetece. En un futuro aquí en Granada, si Ciudadanos se acaba presentando, que es prontísimo para decirlo, ofreceremos éstas ideas adaptadas al discurso municipal . Nuestro alcaldable, si se presenta, tendrá que defenderlas. Si las ideas son buenas y tenemos una buena candidatura, ¿por qué no? Creo que la gente ya no se aferra a las siglas. Los estudios lo demuestran, ahora hay menos siglas y más personas.

P: ¿Qué papel jugaría Luis Salvador en un hipotético partido en Granada o en Andalucía?

R: Es prontísimo. Luis Acaba de dar un paso que yo considero importante para él y que no sólo respeto sino que creo que es valiente. En otro día le decía en un tuit que habrá unos pocos que le critiquen pero que la mayoría aplaudirá que se sume a un movimiento más ciudadano. Él es socialdemócrata, abierto, moderno, moderado… es capaz de llegar a acuerdos con mucha gente y eso es lo destacable. Aquí tiene las puertas abiertas. Luis va a estar presente en diferentes actos en toda España y cuento con él. A partir de ahí es demasiado pronto para especular.

P: Antes hablábamos de UPyD. He visto que un tuitero le ha hecho la siguiente pregunta: “¿Qué te parece que en el congreso de UPyD Savater haya dicho que deberías uniros y que los asistentes hayan aplaudido?” – Usted ha respondido: “Sentido común me parece”. El coqueteo con la formación de Rosa Díaz es más que evidente. 

R: En UPyD, quitando a Rosa Díez y a Carlos Martinez, que son los dirigentes máximos, puedo decir que hay gente en su ejecutiva y militancia que piensa lo que nosotros. Celebro que Savater dijera lo que algunos venimos defendiendo desde hace tiempo, que es sumar en vez de restar y por tanto me parece de sentido común. Savater es una persona admiradísima por mí y mi partido y estuvo en el acto fundacional de Ciudadanos en 2005. Yo le cito muchas veces en mis intervenciones y me parece un referente filosófico y moral para este país. Es verdad que si los dirigentes de UPyD no van a mover ficha y siguen en la misma línea, nosotros no vamos a estar pendientes de eso. Si Rubalcaba y Rajoy no nos van a frenar, no lo vana hacer otros. De todas maneras los ciudadanos al final deciden lo que les apetece y juzgaran las actitudes y el formato de partido. Yo soy presidente de un partido y digo que los partidos no me gustan, pero que es la menos mala de las formulas para participar. El 15m está muy bien pero si  al final no te presentas en las urnas no haces nada.

P: Le propongo un ejercicio de imaginación para terminar. Se convocan elecciones generales y Movimiento Ciudadano gana con mayoría absoluta. ¿Cuáles son las tres primeras iniciativas que llevan a la práctica?

R: Una primera que es muy importante es llamar a los partidos de la oposición y decirles: queremos hacer estas reformas y os necesitamos. Necesitamos que estén consensuadas. No hay pacto nacional por la educación si la oposición no está dentro; no hay reforma de la ley electoral si no se cuenta con el visto bueno de una mayoría amplia del parlamento. Es decir, intentar buscar consensos para plantear esas reformas. Y por empezar por algo en concreto, un pacto nacional por la educación para formar buenas personas, profesionales y ciudadanos. Y también cambiar la ley de partidos y la ley electoral. Obviamente hay que recuperarse y gestionar la economía pero en paralelo, que es lo que nos venden que no se puede, también se puede cambiar la ley, desbloquear la listas, hacer una financiación más transparente de los partidos primarias obligatorias.

 Yo soy presidente de un partido y digo que los partidos no me gustan, pero que es la menos mala de las formulas para participar.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Desde el principio he visto y seguido el nacimiento de Ciudadanos y de su líder, Albert Rivera, con ilusión y esperanza. Devolver el poder a los ciudadanos tiene todo el sentido, y hacerlo desde el sentido común, con pragmatismo, y no desde la demagogia, es una tarea importante. Deseo sumarme a la plataforma de Ciudadanos. Bravo por Luis Salvador, creo que su decisión abre un espacio mucho más rico y respirable en Granada y Andalucía. Gracias !