Sábado, 16 Diciembre, 2017

            

Entregan al Colegio de Médicos 2.300 firmas por la inhabilitación de Candel

Spiriman ha reaccionado en redes sociales subrayando que "2300 gilipollas quieren inhabilitarme porque tienen miedo a perder sus prebendas o simplemente son resentidos"

Jesús Candel a la entrada de los juzgados | Foto: E.P.
E.P.


image_print

Un grupo de usuarios del Servicio Andaluz de Salud ha entregado este martes en el Colegio de Médicos de Granada un documento firmado a través de la plataforma de internet change.org por 2.300 ciudadanos en el que piden “la inhabilitación para ejercer la medicina de Jesús Candel“, al considerar que este médico, principal promotor de las movilizaciones sociales contra la fusión hospitalaria el curso pasado, “ha vulnerado los Estatutos y el Código Ético y Deontológico” del ente colegiado “de manera sistemática durante el último año y medio”.

Junto a la petición escrita se ha entregado una prueba audiovisual, consistente en un vídeo de 18 minutos de duración, con algunas de las posibles vulneraciones de los estatutos y normas del Colegio de Médicos, las cuales también está previsto remitan a la Fiscalía de Granada por si “estos hechos pudieran ser constitutivos de delitos”, según el documento, consultado por Europa Press.

En estas imágenes hay “perlas de Spiriman” en sus redes sociales “contra sus compañeros de trabajo” que se han de “evaluar” para posibles medidas, según ha señalado, en declaraciones a Europa Press, el principal promotor de esta iniciativa, Juan Pérez, que ha lamentado que la “reacción de trabajadores afines” a Candel en los últimos meses, “unido a la gestión mala de la desfusión”, tras la derogación de la orden para fusionar los hospitales, ha afectado a la calidad del servicio.

Juan Pérez figura, junto con el cantaor Juan Pinilla, y 2.300 personas más, como firmante de este documento dirigido al presidente del Colegio de Médicos de Granada, Jorge Fernández Parra, “como responsable de controlar que la actividad de las personas colegiadas se someta a las normas y leyes vigentes, con plena potestad disciplinaria, y como representante de la profesión médica en exclusiva en la provincia de Granada”.

Los firmantes del escrito piden la intervención del presidente “ante las reiteradas vulneraciones de sus Estatutos y del Código de Ética y Deontología Profesional del Consejo General de Colegios de Médicos” que, a su juicio, “viene cometiendo en el último año el colegiado Jesús Candel”.

Ese código, al que están sometidos todos los colegiados, establece entre los deberes del médico los de “respetar la vida humana, la dignidad de la persona y el cuidado de la salud del individuo y de la comunidad”. También indica que “el médico debe cuidar su actitud, lenguaje, formas, imagen y, en general, su conducta para favorecer la plena confianza del paciente”, según la información recogida en el escrito.

Respecto a la relación entre profesionales, señalan que “los médicos deben tratarse entre sí con la debida deferencia, respeto y lealtad” y que “se abstendrán de criticar despectivamente las actuaciones de sus colegas”, y “hacerlo en presencia de sus pacientes, de sus familiares o de terceros es una circunstancia agravante”.

Recuerdan que, entre las funciones del colegio, están las de “requerir a cualquier colegiado para que cumpla sus deberes éticos o legales de contenido profesional”, “sancionar los actos de los colegiados que cometan infracción deontológica” y “ejecutar las sanciones impuestas por infracciones deontológicas”.

Asimismo, apuntan a que, entre las faltas disciplinarias graves, están las que supongan “ofensa grave a la dignidad de otros profesionales” y a “las instituciones con quienes se relacione como consecuencia de su ejercicio profesional”, así como los “actos y omisiones que atenten a la moral, decoro, dignidad, prestigio y honorabilidad de la profesión”.

Los promotores de esta iniciativa consideran que “las actuaciones públicas” de Candel “han generado indefensión no solo de muchos profesionales médicos” sino también de “multitud de usuarios de la sanidad pública, ante la pasividad”, entienden, del Colegio de Médicos.

“ENRARECIMIENTO DEL AMBIENTE”

Suponen además “el enrarecimiento del ambiente de trabajo y de la asistencia en las dependencias sanitarias”. Asimismo, subrayan que “las acusaciones sin pruebas, las campañas de difamación, el señalamiento de quienes opinan distinto para su ‘linchamiento’ virtual” o “las amenazas, la difusión de datos de carácter privado e incluso íntimo”, así como los ataques “a menudo de carácter machista y homófobo” han sido “una constante en los mensajes dirigidos por este médico en las redes sociales y en los medios”, todo ello “escudándose en su papel de salvador del pueblo”.

Añaden que “la violencia verbal es antesala de la violencia física” y que “la historia está llena de trágicos ejemplos de ello”, por lo que “ningún fin político o de otra índole justifica la campaña de odio y miedo que tanto sufrimiento está generando en la sociedad granadina”.

VERSIÓN DE CANDEL

Por su parte, Jesús Candel, se ha hecho eco de la noticia y se ha querido referir a ella en sus redes sociales. “2300 gilipollas quieren inhabilitarme porque tienen miedo a perder sus prebendas o simplemente son resentidos de sus tristes pasados por lo que han hecho o han dejado de hacer”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *