Lunes, 23 Octubre, 2017

            

Encuentran mutaciones en el gen HER2, comunes en cáncer de mama, en el 3% de los pacientes con cáncer de pulmón

Actualmente, los ensayos clínicos en curso están evaluando el uso de la terapia dirigida con HER2 positivo contra el cáncer de pulmón

Imagen ilustrativa de un estudio de pulmón | FLicker
EP


image_print

El Consorcio de Mutaciones de Cáncer de Pulmón en el Centro de Cáncer de la Universidad de Colorado (EEUU) ha publicado un estudio en el que afirma que hasta un 3 por ciento de los pacientes de con cáncer de pulmón avanzado podrían tener mutaciones en el gen HER2, una mutación común en el cáncer de mama.

El estudio, publicado en la revista ‘Cáncer’, ha contado con una pequeña muestra de pacientes, 920 pacientes de los 24 mostraron esta mutación; tenían una edad media de 62 años y el 71 por ciento de ellos no habían fumado nunca. El gen HER2 es conocido como un gen conductor en el cáncer de mama, y actualmente hay terapias dirigidas a su control.

Actualmente, los ensayos clínicos en curso están evaluando el uso de la terapia dirigida con HER2 positivo contra el cáncer de pulmón. Al identificar una población significativa de pacientes con cáncer de pulmón HER2, el presente estudio demuestra la necesidad de estas terapias.

“En este estudio, los resultados para los pacientes con cáncer de pulmón HER2 positivo tratados con terapias convencionales fueron similares a los resultados de los pacientes HER2 negativos tratados de la misma manera. Pero la pregunta sigue siendo: ¿Cuáles serían los resultados para estos pacientes si hubiera una terapia dirigida para HER2?”, se preguntaban Paul Bunn Jr., profesor distinguido en el Centro de Cáncer de la Universidad de Colorado y James Dudley profesor de Investigación de Cáncer de Pulmón en la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado.

Los primeros datos de este estudio ofrecen esperanza. De los 24 pacientes identificados con la mutación HER2, 12 recibieron tratamiento dirigido con HER2 y 12 recibieron terapias convencionales (por ejemplo, quimioterapia). La supervivencia media de los pacientes que recibieron terapia dirigida con HER2 fue de 2,1 años en comparación con la supervivencia media de 1,4 años para aquellos que no recibieron terapia dirigida.

“Estos tratamientos parecen tener actividad, pero no hay suficientes pacientes para saber con certeza si la terapia dirigida con HER2 es mejor que la quimioterapia, o si un tratamiento HER2 es mejor que otro”, ha señalado Bunn.

El gen HER2 está estrechamente relacionado con las mutaciones en EGFR que controla el cáncer de pulmón. Ambos genes codifican proteínas que funcionan como receptores del factor de crecimiento, lo que significa que se sientan en la superficie de las células y, cuando se activan, pueden estimular el rápido crecimiento celular que es un sello distintivo del cáncer.

Los investigadores y los médicos han demostrado el éxito de tratar el cáncer de pulmón EGFR, por ejemplo, con los inhibidores de EGFR gefitinib y erlotinib. Trabajos previos muestran que estos fármacos son especialmente útiles contra los cánceres de pulmón que sobreexpresan EGFR y HER2, lo que implica que además de dirigirse a los cánceres de pulmón HER2 positivos con fármacos aprobados para tratar cáncer de mama HER2 positivo, puede haber un papel de inhibidores de HER2 en los cánceres HER2, tal vez tanto para el pecho como para el pulmón.

El uso de fármacos HER2 también puede necesitar ser refinado en base a los criterios utilizados para definir la dependencia de HER2. “A veces los criterios para la positividad HER2 es un alto nivel de proteína HER2, a veces es la sobreexpresión del gen HER2, ya veces es alto el número de copias HER2. No sabemos si algunos fármacos HER2 funcionan mejor que otros en estos entornos”, señala Bunn.

Los ensayos clínicos en curso esperan responder a muchas de estas cuestiones pendientes. Por ejemplo, los ensayos en curso con los inhibidores HER2 neratinib y pirotinib, el anticuerpo monoclonal trastuzumab, y también los conjugados anticuerpo-fármaco dirigidos a HER2.

Por ahora, el estudio muestra que existe una población significativa de pacientes con cáncer de pulmón con mutaciones HER2. Los ensayos clínicos en curso definirán cómo tratar mejor a esta población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *