Miércoles, 26 Julio, 2017

            

En Granada se utilizan ‘babies reborn’ como terapia novedosa contra el deterioro cognitivo de ancianos con Alzheimer

La residencia de mayores de San Juan de Dios de Granada ha introducido recientemente esta novedosa terapia

Muñeco 'reborn' | Autor: www.ingrids-wiegenbabys.at
E.P


image_print

La residencia de mayores de San Juan de Dios de Granada ha introducido recientemente una novedosa terapia para ancianos con Alzheimer, consistente en el uso de bebés terapéuticos o ‘babies reborn’, dos réplicas de bebés, una niña y un niño, de características hiperrealistas en la fisonomía, en la textura de la piel o el peso del cuerpo.

Los profesionales del centro aseguran que esta terapia, que se une a la que ya usan en este centro con animales, complementa muy positivamente el tratamiento farmacológico administrado para casos de angustia, agitación, ansiedad o depresión a pacientes con Alzheimer u otras demencias, ya que el valor terapéutico reside en la tranquilidad que transmite y los sentimientos positivos que despierta acunar a un bebé, informa la residencia en una nota.

El personal del centro y los residentes han puesto nombre a esta pareja de bebés: Juan, en honor al fundador de la Orden Hospitalaria, y Ana, en memoria de Ana Osorio, señora de los Pisa, la familia que acogió a San Juan de Dios cuando enfermó y que donó a la Orden el edificio que hoy es Archivo Museo de San Juan de Dios en Granada.

Síntomas como la apatía, el desinterés, la ansiedad o la tristeza son propios de los mayores que padecen este tipo de enfermedades y demencias degenerativas. El trabajo con estos bebés genera en los mayores un beneficio emocional de gran impacto, ya que vuelcan el cariño en ellos y comienzan a generar sentimientos de bienestar.

Al beneficio emocional, según la residencia, hay que sumarle el funcional, pues actividades como vestirlos o desvestirlos conllevan trabajos de coordinación bimanual y motricidad fina importantes. El hecho de seleccionar qué ropa ponerle al bebé según la temperatura y la estación del año les ayuda a trabajar aspectos como la orientación espacio-temporal.

La terapia no requiere de un horario establecido, sino que se pone en marcha a demanda y según la necesidad cuando algún mayor presenta un episodio de agitación, angustia o aislamiento entre otras causas. El bebé cumple así el objetivo de calmar y modificar conductas disruptivas y estimular otras más adecuadas.

LA ALEGRÍA DE TENER BEBÉS EN CASA

El equipo de terapeutas y sanitarios que atiende a los mayores de San Juan de Dios en la residencia comenzó un proceso de observación y experiencia tras descubrir que durante los episodios de ansiedad que padecía una señora con Alzheimer en fase inicial, remitía considerablemente cuando le ponían en brazos un muñeco de trapo. La residente conseguía fijar la atención sobre el muñeco, llegando a sonreírle y a sosegarla por completo.

A partir de ese momento los profesionales de San Juan de Dios estudiaron casos documentados de mejorías en pacientes con trastornos, síndromes y patologías diversas en EE UU o Alemania tras participar en terapias con estos bebés hiperrealistas.

Los beneficios en este primer período de trabajo con los mayores granadinos ya se están dejando ver y comienzan a dejar las primeras anécdotas de acogida e implicación de los residentes, pues en ocasiones algunos residentes cantan nanas a estos bebés mientras los acunan e incluso llaman la atención de los profesionales de la residencia para alertar de que uno de los bebés puede enfriarse al no llevar calcetines puestos.

Las terapeutas aseguran que el clima de ilusión y bienestar que se ha generado en la residencia tras la llegada de Juan y Ana ha superado las expectativas.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *