Miércoles, 13 Diciembre, 2017

            

En 2014 había 422 millones de diabéticos en todo el mundo, cifra que llegará a los 700 millones “en los próximos años”

Para impulsar este tipo de acciones, la ONU fijó como uno de sus objetivos globales detener el aumento de la prevalencia de la diabetes adulta y mantenerla en el año 2025 en los mismos niveles de 2010

FOTO: PIXABAY
E.P.


image_print

El número de adultos con diabetes en el mundo aumentó de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014 y, si no se toman las medidas oportunas, esta cifra superará los 700 millones en los próximos años, según se desprende de un estudio internacional liderado por el Imperial College de Londres (Reino Unido), en el que ha participado la investigadora y catedrática de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), Marcela González Gross, y que ha sido publicada en ‘The Lancet’.

Actualmente, la diabetes es una de las principales causas de mortalidad y morbilidad, suponiendo un costo elevado para los sistemas nacionales de salud en el mundo. Por tanto, a juicio de los expertos, existe una necesidad “urgente” de implementar intervenciones para prevenir la enfermedad y mejorar su detección precoz, así como retrasar su progresión a otro tipo de complicaciones.

Para impulsar este tipo de acciones, la ONU fijó como uno de sus objetivos globales, después de una reunión de alto nivel en 2011 sobre enfermedades no transmisibles, detener el aumento de la prevalencia de la diabetes adulta y mantenerla en el año 2025 en los mismos niveles de 2010.

Ahora bien, para evaluar los efectos de las intervenciones implementadas, comparar las tendencias en los diferentes países, y medir el progreso hacia el objetivo acordado por la ONU, es necesario disponer de estimaciones válidas y consistentes de la prevalencia de diabetes a lo largo del tiempo.

Con este objetivo se creó el grupo NCD-RisC, una red de científicos de todo el mundo que investigan en salud y que proporciona datos “rigurosos y oportunos” sobre los factores de riesgo de las enfermedades no transmisibles para 200 países y territorios. El grupo trabaja en estrecha colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) a través de un centro colaborador sobre la vigilancia de las enfermedades no transmisibles y su epidemiología en el Imperial College de Londres.

LA PREVALENCIA CASI SE HA DUPLICADO

Así, en el último trabajo abordado se utilizaron datos de 751 encuestas y estudios de medición desde el año 1980 hasta el 2014, que incluyeron 4.372.000 adultos de los que se habían recogido datos sobre la diabetes a través de la medición de sus biomarcadores, en 146 de los 200 países para los que se han realizado estimaciones.

Para ello, se utilizó un modelo jerárquico bayesiano con el fin de estimar, por sexo, las tendencias de prevalencia de diabetes definidas por la glucosa plasmática en ayunas, la historia del diagnóstico de la diabetes, o el uso de insulina o medicamentos orales.

Los resultados señalan que, desde 1980, la prevalencia de la diabetes (normalizada por edades) casi se ha duplicado, pues ha pasado del 4,7 por ciento al 8,5 por ciento en la población adulta, lo que supone también un incremento en los factores de riesgo asociados, como el sobrepeso o la obesidad. La carga de la diabetes, tanto en términos de prevalencia como en el número de adultos afectados, ha aumentado más rápidamente en los países de bajos y medianos ingresos que en los países de ingresos altos.

En este sentido, los investigadores ha alertado de que si las tendencias post-2000 continúan, la probabilidad de cumplir el objetivo global de la ONU sobre esta enfermedad es inferior al uno por ciento para los hombres y del uno por ciento para las mujeres en todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *