Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

            

Empate ante un Primera con lecturas positivas

El Granada gozó de ocasiones y volvió a dejar la portería a cero ante un rival de mayor categoría

Antonio Puertas disputa un balón en carrera | Foto: Granada CF
Nacho Santana | @NachoSantana_27


image_print

Un empate no siempre es un mal resultado, incluso aunque pueda saber a poco. El Granada de Diego Martínez ha cerrado un empate sin goles ante un Getafe en preparación para afrontar una nueva temporada en Primera, lo que coloca inmediatamente al equipo azulón un escalón por encima de los rojiblancos, al menos en la teoría.

En la práctica, parece que ambos conjuntos se encuentran igualados a estas alturas. No solo por juego, sino por influencia en el partido, pues la primera parte ha tenido más protagonismo granadinista, mientras que la segunda se ha decantado del lado de los madrileños. La primera lectura positiva es que los nazaríes han logrado competir igualdad con un rival de la élite que ha sabido reforzarse este verano.

Aunque el encuentro estuvo disputado, los rojiblancos pudieron adelantarse en la primera mitad en varias ocasiones. Fede Vico y Puertas se hicieron dueños de las bandas y supieron espolear la ofensiva de un equipo que no quiso asumir su condición de David ante un Goliat que fue sorprendido por el comienzo del Granada. Puertas pudo anotar con un mal despeje de la zaga rival, pero le rebañaron el balón cuando ya se relamía. Su venganza no fue otra que servir en bandeja un balón a su homólogo por la otra banda, que falló por poco su remate desde la frontal, dejando una segunda lectura defensiva: se puede crear peligro ante rivales de mayor entidad.

Ya en la segunda mitad creció el dominio del Getafe, que se topó en todo momento con la solidez defensiva del Granada y un Rui Silva que sabe que este podría ser finalmente su año tras dos temporadas casi inédito. Ahí reside precisamente la tercera lectura positiva: el Granada de Diego Martínez se postula como un equipo sólido, con la premisa de dejar la portería a cero para crecer a partir de esos cimientos.

Aún no ha comenzado la temporada y siguen faltando refuerzos, todavía es pronto para extraer conclusiones definitivas y el míster sigue haciendo probaturas en diferentes posiciones y variando el esquema. Sin embargo, los nazaríes ofrecen destellos de un equipo correoso, con voluntad y espíritu de lucha, las principales premisas para realizar un buen curso en Segunda.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.