Jueves, 14 Diciembre, 2017

            

Elevan a cuatro años la petición de cárcel para acusado de enviar fotos de su hija a pedófilos

El procesado fue condenado en 2012 por abusar sexualmente de una amiga de su hija aprovechando las visitas de la menor a su domicilio para "hacer los deberes"

Foto: Archivo
E.P.


image_print

La Fiscalía ha elevado a cuatro años de cárcel y seis de libertad vigilada su petición de condena para un hombre, vecino de Pinos Puente (Granada), que ha sido juzgado este miércoles por presuntamente compartir por Internet con otros usuarios archivos de pornografía infantil y fotografías de su hija menor de edad, extremo que el acusado ha negado.

El procesado, que fue condenado en 2012 por abusar sexualmente de una amiga de su hija aprovechando las visitas de la menor a su domicilio para “hacer los deberes”, ha reconocido ante el Juzgado de lo Penal 2 que es “consumidor de pornografía”; pero “nunca” vinculada a menores, según ha dicho, y que cuando, “por error”, se ha descargado alguna película o fotografía de este tipo, “las ha borrado”.

El Ministerio Público, que reclamaba inicialmente tres años de cárcel, ha elevado la pena atendiendo a los antecedentes del acusado, pero también al numeroso material pornográfico hallado por la Guardia Civil en sus dispositivos informáticos, especialmente de menores, y al “amplio despliegue de medios” que había hecho en “una actuación orientada a la distribución de porno infantil”.

El acusado ha negado haber guardado o compartido con otros usuarios ficheros de contenido sexual pederasta, tampoco, según ha dicho, de su hija menor de edad. No obstante, las investigaciones de la Guardia Civil apuntan que visitaba diversas webs y foros en Internet donde podía localizar material audiovisual de este tipo y que era miembro de diversas listas de usuarios de pornografía, a través de las cuales podía acceder a material pornográfico de menores.

Así lo ha puesto de manifiesto uno de los agentes de la Guardia Civil que ha intervenido en la investigación y que ha declarado en el juicio por videoconferencia.

El agente ha precisado que, a través de una operación de rastreo informático de la red de distribución realizada por la Policía de Estados Unidos, pudo comprobarse que el acusado empleaba los servicios de almacenamiento en la nube Picasa, dependientes de Google, para el almacenamiento y distribución de pornografía infantil.

También ha encontrado la Guardia Civil evidencias de una sesión de videoconferencia a través de Skype entre el acusado y un usuario brasileño, los cuales se intercambiaron fotografías cuyo contenido no ha sido hallado, salvo fotografías de su propia hija.

El acusado ha dicho “no recordar” esta conversación por Skype, afirmando de hecho que no tiene conocimientos informáticos y que su conexión a Internet no estaba protegida, de modo que podrían entrar otros usuarios.

El fiscal del Servicio de Criminalidad Informática, Francisco Hernández, ha elevado a cuatro años de cárcel y seis de libertad vigilada su petición al considerar que ha quedado acreditado que el acusado sí ha compartido pornografía infantil y la ha almacenado en la nube, además de usar diversas redes sociales para hacerse con esta clase de contenido.

La defensa ha pedido por su parte la libre absolución a tenor de la declaración de su cliente, que ha negado todos los hechos de los que se le acusa, y al entender que no ha quedado evidenciado esa distribución de archivos ni que el material encontrado pertenezca a su cliente.

El juicio, que ha sido suspendido durante unos minutos por una pelea multitudinaria registrada en los pasillos del edificio judicial, ha quedado visto para sentencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *