Jueves, 25 Mayo, 2017

El ‘whiplash’, la lesión más común en accidentes de tráfico

El latigazo cervical es la patología más frecuente en los accidentes urbanos

Radiografía de un paciente con latigazo cervical y uno sano


image_print

Según el Informe de la Dirección General de Tráfico, “Las Principales Cifras de la Siniestralidad de 2014”, en las vías urbanas se produjeron 56.423 accidentes con víctimas, en los cuales fallecieron 441 personas, el 26% del total, 4.740 resultaron heridos hospitalizados y 68.365 heridos leves. De estos heridos muchos de ellos sufren del conocido como ‘whiplash’ o ‘latigazo cervical’, y es que, “este tipo de lesión es la más frecuente a nivel ambulatorio en los accidentes de ciudad”, explica Sofía Ceres, especialista en Medicina Física y Rehabilitación del Hospital San Rafael de Granada.

El latigazo cervical se produce por una fuerza externa que hace que la columna cervical sufra un mecanismo de flexo-extensión brusco, provocando una contractura o un esguince local, y hasta una fractura en casos de que el golpe tenga una mayor energía. “Suele ser un accidente por alcance posterior, el ‘futuro’ paciente está parado o bien conduce a baja velocidad, y es alcanzado por detrás por otro coche que lleva una velocidad superior”, explica Ceres.

Desde la Unidad de Tráficos del Hospital San Rafael recuerdan la importancia de acudir a Urgencias antes de las 72 horas a un servicio de urgencias ya que las lesiones derivadas de accidentes de tráfico deben ser tratadas de forma precoz para evitar secuelas. Aunque, tal y cómo comenta Ceres, “hay veces que el paciente no nota el dolor hasta que no pasan un par de días. En urgencias se descartan las patologías graves, pero si el malestar continúa es mejor tratarse en centros especializados donde el abordaje es más integral”.

Los síntomas que puede presentar el ‘latigazo cervical’ tras el accidente suelen ser carga local o dolor en la región del cuello, concretamente en la musculatura de los trapecios, un dolor que puede ir acompañado de mareos inespecíficos, náuseas, y en algunos casos, vómitos. Jose Ángel Arias, fisioterapeuta del Hospital San Rafael, destaca los objetivos que persigue la rehabilitación: Mejorar la movilidad de la zona cervical y disminuir la sensación de dolor. “Es muy importante tratar con precocidad estas lesiones, para que no se cronifiquen”, explica Arias.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *