Sábado, 21 Octubre, 2017

            

El voto de IU y las ausencias de los populares Montero y de Egea sirven para la aprobación de las Ordenanzas Fiscales

Con 13 votos a favor de PSOE, Ciudadanos e IU, y 12 en contra de ‘Vamos, Granada’ y de PP, el equipo de gobierno saca adelante su propuesta sobre un punto que llevaba más de un año sin consensuarse en el consistorio de la capital

Paco Puentedura medita su decisión, junto a los dos lugares vacíos por las ausencias del PP | Foto: Román Callejón
Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

El último pleno del año 2017 tenía la nada liviana tarea de aprobar las Ordenanzas Fiscales, un asunto del que dependen los presupuestos municipales, que llevan prorrogados desde 2015 y que tienen la economía del consistorio en jaque.

Tras alterar el Orden del Pleno, para aprobar una moción del grupo municipal de Ciudadanos de la cual dependía el posterior debate del punto número dos, relativo en concreto ya a la Resolución de Alegaciones y Aprobación definitiva de las Ordenanzas Fiscales, comenzaron los partidos a expresar sus intenciones de voto.

PP y ‘Vamos, Granada’ daban el no. Los primeros por “ejercer su responsabilidad política” y por no cumplir “una hoja de ruta de lo que podía haber sido un gesto para los ciudadanos de Granada”, que presentaba el grupo popular al equipo de gobierno, según comentó Francisco Ledesma.

Los segundos, según Marta Gutiérrez, “por elegir el camino del no” y por “haber renunciado a presentar un texto aceptable e incluso a abandonar sus propias propuestas, mucho más las de otros grupos, y no explicar a los granadinos en qué se va a utilizar su dinero”.

No obstante, Ciudadanos dio su apoyo por “altura de miras” y por “buscar puntos de encuentro de cara al bienestar de Granada y de la ciudadanía”, además de por haber contemplado “las dos alegaciones que plantearon sobre la supresión de la bonificación en la domiciliación del IBI”.

Quedaba por definir su voto Izquierda Unida”. Paco Puentedura orientó su debate hacia el conflicto que existe entre PP y PSOE, los cuales se echaban las culpas continuamente por no tener unos presupuestos aprobados ni un plan de ajuste efectivo en marcha, dadas las negativas de cada uno a las propuestas del otro, “por intereses partidistas”.

Pero el portavoz del grupo de izquierdas, tras reflexionar en voz alta que su voto, valía la aprobación de esta propuesta, dadas las ausencias populares de Juan García Montero y de Fernando Egea, buscó la negociación con el grupo de gobierno del PSOE: “Si sacamos un compromiso claro y concreto de que antes del 30 de junio de 2017 va a haber un expediente de modificación del callejero fiscal, con el objetivo de conseguir más progresividad en la fiscalidad para la ciudadanía, nuestro grupo se planteará votar a favor unas Ordenanzas meramente técnicas, que no cumplen todo lo que se debería hacer”.

Y así fue. Baldomero Oliver dio el sí a Puentedura y éste le correspondió en la votación final. Las Ordenanzas Fiscales salieron adelante con los 13 votos a favor de PSOE, Ciudadanos e IU, por los 12 en contra de un mermado PP, con solo nueve representaciones debido a las ausencias de Juan García Montero y Fernando Egea, junto con los tres del grupo ‘Vamos, Granada’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *