Jueves, 14 Diciembre, 2017

            

El virus Zika aprovecha la debilidad del sistema inmunológico de las mujeres embarazadas para dañar al bebé

"Las mujeres embarazadas son más susceptibles al virus Zika porque el embarazo suprime naturalmente el sistema inmunológico de la mujer para que su cuerpo no rechace al feto"

Mosquito que transmite el Zika | Foto: Archivo
E.P.


image_print

El virus Zika, asociado a defectos de nacimiento y abortos espontáneos congénitos, suprime el sistema inmunológico de una mujer embarazada, permitiendo que el virus se propague y aumente las posibilidades de que un bebé nonato resulte dañado.

El estudio informa que el virus Zika ataca glóbulos blancos específicos, perjudicando el sistema inmunológico de una mujer embarazada de una manera que casi se parece al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), subraya el autor principal del trabajo, Jae Jung, de la Universidad del Sur de California (USC), en Estados Unidos.

“Las mujeres embarazadas son más susceptibles al virus Zika porque el embarazo suprime naturalmente el sistema inmunológico de la mujer para que su cuerpo no rechace al feto; esencialmente es un objeto extraño”, relata Jung, profesor distinguido y presidente del Departamento de Microbiología e Inmunología Molecular En la Escuela de Medicina Keck de la USC. “Nuestro estudio muestra que las mujeres embarazadas son más propensas a la supresión inmune y Zika se aprovecha de esa debilidad para infectar y replicar”, añade.

El hallazgo, publicado el pasado 14 de agosto en ‘Nature Microbiology’, es un paso instrumental para mejorar el destino de las mujeres embarazadas y sus bebés no nacidos, subraya otro de los autores principales, Suan-Sin Foo, investigador asociado en el laboratorio de Jae Jung. Anteriormente, Jung y sus colegas identificaron dos proteínas de Zika responsables de la microcefalia, lo que fue un primer paso para prevenir que las madres infectadas por Zika dieran a luz bebés con cabezas anormalmente pequeñas.

Ninguno de los ensayos clínicos de fase 1 para una vacuna contra el virus Zika incluye a mujeres embarazadas, lo que es sorprendente porque los defectos congénitos de nacimiento causados por el virus son la razón por la cual las personas están tan ansiosas por desarrollar una vacuna, apunta Jung. Casi 3.000 casos de microcefalia se han asociado con madres que fueron infectadas con el virus Zika antes de dar a luz, según la Organización Panamericana de la Salud.

“Las vacunas del virus Zika en desarrollo parecen ser altamente efectivas, pero están siendo probadas en mujeres no embarazadas con química corporal diferente en comparación con las mujeres embarazadas –advierte Jung–. Es factible que la dosis recomendada de la vacuna –aunque sea efectiva para las mujeres no embarazadas– pueda no ser lo suficientemente potente para las mujeres embarazadas porque sus cuerpos son más tolerantes con los virus”.

Jung y sus colegas estudiaron las cepas del virus Zika de África y Asia en muestras de sangre de hombres sanos, mujeres no embarazadas y mujeres embarazadas de 18 a 39 años. En un experimento, infectaron la sangre obtenida de mujeres no embarazadas y embarazadas con ambas cepas del virus Zika y analizaron muestras de sangre en la infección máxima.

ENGAÑA A LOS GLÓBULOS BLANCOS

El virus fue directo a para los glóbulos blancos llamados “monocitos CD14 +” que luego se convierten en macrófagos, las bolsas de basura que tragan virus, bacterias y desechos celulares para hacer que el cuerpo esté sano. La cepa asiática Zika empujó a estos glóbulos blancos a transformarse en “macrófagos M2”, que dicen al sistema inmunológico que se apague porque la amenaza ha terminado. La señal falsa daña el sistema inmunológico y permite que el virus Zika se repliegue rápidamente.

En particular, las mujeres embarazadas naturalmente tienen niveles más altos de los macrófagos M2 inmunosupresores para evitar que la matriz rechace el feto; pero el virus asiático Zika estimuló la reproducción de macrófagos M2, disminuyendo el número de ‘soldados’ que matan las infecciones y alentando la supresión inmunitaria.

Los investigadores descubrieron que el virus Zika asiático es más pernicioso durante el primero y segundo trimestre de la mujer, cuando el virus puede aumentar la supresión inmune. Durante el tercer trimestre, la sangre de las mujeres embarazadas infectadas y mujeres no embarazadas fue casi la misma.

En el estudio, la infección por virus Zika de sólo el 4 por ciento de los glóbulos blancos objetivo fue suficiente para convertir una gran población de ‘caballeros blancos’ en macrófagos M2 inmunosupresores. La infección por el virus Zika africano aumentó la supresión inmune a alrededor del 10 por ciento. Este número se disparó a casi el 70 por ciento para las mujeres embarazadas infectadas por el virus Zika asiático.

Los investigadores compararon sus hallazgos experimentales con la sangre de 30 pacientes embarazadas (diez de cada trimestre) diagnosticadas con infección por el virus Zika asiático. También analizaron la sangre de 15 mujeres embarazadas (aproximadamente cinco de cada trimestre) que no estaban infectadas.

Las muestras de pacientes mostraron una expresión anormalmente alta de los genes ADAMTS9 y FN1, que se han asociado con complicaciones del embarazo. El primero puede ser responsable de recién nacidos con bajo peso y parto prolongado o complicado del bebé, mientras el segundo se ha relacionado con anormalidades del útero que llevan a bebés inusualmente pequeños y preeclampsia (alta presión arterial materna).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *