" />
Miércoles, 18 enero, 2017

El vecino que denunció el ruido de las campanas de la Catedral exige que se ajuste su sonido o sean precintadas



image_print

El vecino que interpuso la demanda contra el sonido de las campanas de la Catedral de Jaén, Antonio Rus, ha reclamado nuevamente al Ayuntamiento de Jaén que conmine al Cabildo Catedralicio para que ajuste su toque y que, en el caso de que hiciese caso omiso, “se proceda al precintado de las campanas”.

   En declaraciones a Europa Press, Rus explicó que hoy ha registrado esa petición en el Ayuntamiento con el fin de que se tenga en cuenta después de que hayan transcurrido dos meses desde que el Cabildo registrara un recurso de reposición a la resolución del Ayuntamiento en la que se les instaba a adoptar medidas correctoras para reducir el sonido del tañido las campanas de la seo, tiempo durante el que, según señaló, no ha habido más avances.

   Según detalló, una de las alegaciones del Cabildo se refiere al carácter patrimonial y cultural de las campanas, si bien especificó que esas razones “no constituyen un argumento que exonere del cumplimiento de la norma ni tampoco contradicen” lo que él solicita, que es “que se suavice el toque de las campanas hasta el umbral máximo de decibelios” permitido por Ley.

   “¿Tiene ello que ver con la declaración de la iglesia catedral como patrimonio de la humanidad? La confusión de conceptos, intoxicación orquestada sobre las intenciones de esta parte es absolutamente intolerable”, lamentó.

   Con respecto a la recogida de firmas en apoyo al mantenimiento del sonido de las campanas, este vecino la consideró “una estrategia populista que para nada debe de afectar al cumplimiento de la Ley. Con ello se persigue una sutil intoxicación de la ciudadanía”, tal y como recalcó.

   Por todo ello, Rus indicó que el Ayuntamiento “debe ajustar al cumplimiento de su propia ordenanza el toque de las campanas, procediendo, en caso de que sea desatendida la orden, al precintando de las mismas, tal y como se haría en cualquier otro foto de contaminación acústica”, zanjó.

“SENTIMIENTO GENERALIZADO”

   En concreto, el deán de la Catedral de Jaén, Francisco Juan Martínez Rojas, entregó el pasado 2 de septiembre en el registro del Ayuntamiento de la capital un total de 31.154 firmas para dejar constancia del “sentimiento generalizado” de los jiennenses sobre el mantenimiento del sonido de las campanas del templo.

   Junto a las rúbricas, el deán señaló que iban a dejar también en el registro el recurso de reposición a la resolución del Ayuntamiento en la que se les instaba a adoptar medidas correctoras para reducir el sonido del tañido las campanas de la seo, documento en el que defienden “a partir de una serie de argumentos jurídicos y técnicos” la conservación de este sonido.

   Además, el recurso de reposición va a acompañado de unos anexos en los que se incluye el informe técnico de la empresa que se encarga del mantenimiento de las campanas que recoge que “desde el punto de vista técnico, tal y como son las campanas con su diámetro y su badajo, no se pueden bajar los decibelios” hasta el punto de que “habría que hacer unas campanas nuevas para que tuvieran menos decibelios”.

   El vecino denunciante, Antonio Rus, interpuso la primera demanda en 1999 y al año siguiente se hizo una medición de sonidos en la que se constataba que los decibelios superaban los límites permitidos, si bien pasaron los años y no se adoptó medida alguna, lo que hizo que este hombre iniciara la vía contencioso-administrativa para que le hicieran caso hasta que, finalmente, el TSJA condenó en 2007 al Ayuntamiento de Jaén a que incoara el proceso oportuno para medir el sonido de las campanas de la catedral.

   Así fue como en diciembre del año pasado se practicó la medición con el resultado de que se elaboró un informe en el que se constataba que el nivel sonoro era superior al permitido. Tras abrirse un plazo de alegaciones, la Comisión Municipal Informativa de Medio Ambiente y Salud del Ayuntamiento de Jaén resolvió conceder al Cabildo Catedralicio el citado plazo de un mes desde la notificación de su decisión, tras la que se inició la recogida de firmas y el Cabildo presentó el citado recurso de reposición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *