Lunes, 16 enero, 2017

El único superviviente del accidente en el Atlas acusa a la Gendarmería marroquí de “asesinato” y “chapuza”

Bolivar ha explicado que su compañero pudo morir ahogado o de frío

rescate-Marruecos-espeleologos-Atlas_MDSVID20150404_0050_17
Situación de la cordillera del accidente


image_print

El único superviviente del accidente que se produjo en el Atlas el pasado día 29 de marzo, Juan Bolívar, ha acusado este jueves a la Gendarmería marroquí de cometer un “asesinato” con su compañero de expedición José Antonio Martínez, que estuvo con vida y consciente cinco días antes del rescate, que fue una “chapuza”.

En una multitudinaria rueda de prensa en Granada, que ha comenzado con un minuto de silencio en memoria de los dos fallecidos, Bolívar ha criticado en ese sentido la actuación de la Gendarmería marroquí en el rescate de la expedición, que estaba encabezada por Gustavo Virués, fallecido de forma inmediata tras sufrir el accidente. De hecho, ha explicado que su compañero pudo morir ahogado o de frío, puesto que el equipo de la Gendarmería dejó su camilla bajo una catarata.

Los compañeros de expedición de los montañeros fallecidos en el accidente del Atlas marroquí han anunciado este jueves que emprenderán medidas judiciales por el rescate llevado a cabo por la Gendarmería del país alauita, en tanto que consideran que fue una “negligencia” y han indicado que el bufete del exmagistrado Baltasar Garzón ya se ha ofrecido para representar sus intereses.

Según ha considerado uno de los expedicionarios, y portavoz de la asociación de espeleólogos que organizó el viaje, José Morillas, deben aclararse las circunstancias del rescate de José Antonio Martínez, que falleció tras cinco días con vida después del accidente.

Asimismo, ha negado que los espeleólogos cometieran algún tipo de imprudencia, y ha recordado que se trata de personas “muy experimentadas” en la montaña.

En su opinión, el accidente se produjo a una profundidad aproximada de 300 metros en el Cañón del Wandrass, en un lugar que entonces, a finales del pasado mes de marzo, tenía un metro de nieve, e incluso hielo, por lo que la superficie era “bastante resbaladiza”. Los montañeros creen que el que encabezaba la expedición de los tres accidentados, Gustavo Virués, fue poniendo varios anclajes para sortear la cascada, en una cornisa, y que José Antonio Martínez, que le seguía, resbaló en algún momento. Fue entonces cuando arrastró con su peso a Virués, que quedó a media altura de la escalada, y él cayó al principio del nevero.

“Gustavo fue pegando golpes en las distintas paredes hasta que llegó al sitio colgado de la cuerda”, ha indicado Morillas, que ha señalado que Virués murió en el acto y que José Antonio, que tuvo una peor caída, consiguió salvar la vida, aunque quedó con una brecha en la cabeza y con dos piernas rotas.

En la rueda de prensa ofrecida por cerca de dos horas en Granada, el padre del único superviviente, que se llama como su hijo, Juan Bolívar, ha recordado que fueron los propios expedicionarios los que localizaron a los desaparecidos y ha criticado la actitud de Marruecos con las familias. De hecho, ha indicado que los gendarmes les aseguraron que habían dado de comer a José Antonio Martínez, que le habían dado mantas y que la camilla en la que estaba se encontraba en un lugar seco, sin agua.

“No fueron sólo negligentes, sino mentirosos e inhumanos”, ha mantenido Bolívar, que además ha explicado que pese a las peticiones de las familias, que no sabían quién de los tres había fallecido en primer lugar, no llegaron nunca a preguntarles el nombre a los supervivientes. Fue Juan Bolívar hijo el que consiguió hacerse con un walkie y dio esa información.

Los montañeros han destacado la experiencia tanto de Virués como de José Antonio Martínez, y su amor por la montaña y la naturaleza. Virués, según han incidido, era una persona que siempre lideraba las expediciones y que nunca dejaba a nadie atrás. Los dos fallecidos se integraron en los años 90 en el Grupo Espeleológico Ilíberis, siendo estudiantes de la Universidad de Granada, y desde entonces han viajado con su afición a lugares como Canadá, Estados Unidos, los Andes, los Alpes y, por último, el Atlas marroquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *