Jueves, 17 Agosto, 2017

            

El último suspiro condena al Granada B (2-1)

Final con polémica con un gol anulado al Granada B aparentemente legal y seguidamente el gol de Óscar Quesada en el 93' | Tercera derrota consecutiva del filial nazarí

ARCHIVO | Foto: Antonio L. Juárez
Gabriel Sánchez | @Gabisancara


image_print

La crisis de resultados del Granada B va en aumento. Tras la derrota de hoy ante el Real Jaén en el Estadio de La Victoria, ya son tres partidos consecutivos perdidos, con un total de seis vacíos en las últimas ocho pugnas. El rival de este domingo se sitúa con su victoria justo por encima del filial, tomando aire y saliendo del descenso. Por su parte, los hombres de Planagumà marcan la salvación con once puntos, debida cuenta de que todos los equipos de la parte baja han perdido sus encuentros -Mancha Real, Mérida AD, La Roda, Atlético Sanluqueño y el Extremadura UD-. La misma puntuación que el filial regentan el Mancha Real y el Mérida AD, quedando por debajo de este en virtud del mejor ratio de goles anotados/encajados.

El encuentro de hoy era un partido de urgencias para ambos bandos, pues los dos flirtean con la parte baja de la clasificación y precisaban de un relance que ensanchase el pecho de sus jugadores. En este caso, la moneda cayó de cara para los intereses jienenses, que primero se adelantaron a través de Mikel Orbegozo en el treinta y cinco. Martin Hongla empató la contienda a diez minutos del final. Después vino la polémica. A uno del final del encuentro, el colegiado anuló un gol al Granada B, a cargo de Marc Nierga, por una supuesta falta en ataque que nadie vio. De hecho, ni los defensores del Real Jaén protestaron la jugada, pero el árbitro pitó falta para indignación nazarí.

Así, cuando todo parecía indicar tablas en el luminoso, las rémoras del pasado se volcaron sobre los jóvenes del Granada B, que al igual que lo acontecido en la primera jornada ante el Mancha Real, el último suspiro ha resultado un soplo de aire frío en la nuca de la impotencia granadinista. Óscar Quesada, un emblema del club dirigido por Ramón Tejada, remataba a la red un saque de banda puesto por el ex del Granada B Alex Carmona. De esta forma, el Real Jaén se guardaba los tres puntos en su bolsillo en el minuto noventa y tres de juego, agravando la coyuntura de los visitantes, damnificados por una racha que se torna preocupante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *