Sábado, 27 Mayo, 2017

El turismo rural granadino cerró el verano con más visitantes pero menos estancia media

El que ha sido el mejor mes de agosto para el turismo de la provincia también lo ha sido para los alojamientos de turismo rural que, sin embargo, han visto como las pernoctaciones se han ido recortando con el paso de la crisis

Viviendas Cueva en zona Ermita Nueva Guadix


image_print

Con un mes de agosto que terminó con Granada como destino de 257.407 viajeros, se antoja fácil aseverar que el sector turístico se encuentra en un buen momento. Sin embargo, desde diferentes asociaciones de empresarios como la Federación Provincial de Hostelería y Turismo de Granada, se quieren matizar estas cifras: “Esto de la llegada masiva de viajeros tiene treinta matices diferentes”, explica Antonio García, presidente de la Federación. De esos matices, varios se encuentran en el turismo rural de la provincia, que presenta cifras dispares a la hora de hacer balance de la última década.

MÁS ALOJAMIENTOS DE TURISMO RURAL A MENOR PRECIO Y POR MENOS TIEMPO

De 2005 en adelante, el número de alojamientos en locales de turismo rural ha ido incrementándose de manera importante. Si en agosto de 2005 hubo 1188 viajeros nacionales alojados en este tipo de establecimientos, en agosto de 2014 fueron  2162 los visitantes alojados, casi el doble. Algo similar ocurre en el mes de julio y, aunque en menor medida, junio también ha experimentado crecidas en este sentido.

Sin embargo, el incremento en la llegada de visitantes a locales rurales contrasta con el descenso en el tiempo que pasan en los distintos establecimientos: “La capacidad en el consumo del turista nacional se ha perdido”, asegura García, quien huye de la euforia de las grandes cifras de ocupación: “Llegan más viajeros pero la rentabilidad es del 50% menos”. Estas afirmaciones también se podrían desprender de los datos del INE sobre ocupación extrahotelera.

La baja rentabilidad a la que aluden los empresarios del sector tiene, según explica Antonio García, un explicación que va más allá de la crisis económica: los establecimientos ilegales que presentan una competencia desleal contra la que los hosteleros registrados poco pueden hacer.

Por otro lado, desde la Federación de hosteleros de Granada se segura que la bajada en los precios hoteleros ha sido “dramática”. Sin embargo y a la luz de las cifras que desprende el INE con respecto al Índice de Precios en Alojamientos de Turismo Rural (IPTR) para Andalucía, la bajada media de estos precios no llega al 5% si te repasan los meses de junio, julio y agosto de 2011 en adelante.

LOS CAMPING, LOS MÁS AFECTADOS

En lo referente a turismo rural, hay un pequeño sector que se ha visto fuertemente afectado en los últimos años: los camping. Si para agosto de 2005 las pernoctaciones en campings fueron algo más de 88.000, en el mismo mes de este año apenas llegan a 51.000. Un fortísimo descenso que también ha afectado al número de viajeros en camping, que pasa de los 23.000 de hace nueve años a los 13.000 de este agosto.

En este caso, el incremento de tarifas sí ha sido más pronunciado, como demuestra el siguiente gráfico:

De cualquier manera y a pesar de que la provincia de Granada es cada vez más un destino turístico atractivo -también su faceta rural-, las cifras de ocupación hotelera presentas dudas sobre un sector clave para la economía del país que, aseguran sus responsables, no ha capeado tan bien el temporal como se podría imaginar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *