Domingo, 23 Julio, 2017

            

El tratamiento farmacológico, ¿ayuda a dejar de fumar?

En una encuesta telefónica a mil fumadores diarios de cigarrillos

Foto: Archivo


image_print

A pesar de que muchos fumadores quieren dejar el tabaco, pocos tienen éxito a largo plazo debido a los antojos asociados a la adicción a la nicotina. Para evitar la ansiedad que genera dejar de fumar y reducir dicha adicción, en los últimos años se han comercializado diversas estrategias que van desde administrar la nicotina mediante parches y chicles, al tratamientos farmacológicos o el uso de cigarrillos electrónicos.

Ahora, un nuevo estudio ha demostrado la eficacia del tratamiento farmacológico para dejar de fumar de forma gradual. Concretamente, la vareniclina, un fármaco no nicotínico que se cree es beneficioso para dejar de fumar al estimular la liberación de dopamina en el cerebro para reducir el deseo de consumir y los síntomas de abstinencia a la vez que bloquea los efectos reforzantes de la nicotina del tabaco.

Según un estudio que se publica este martes en ‘JAMA’, entre los fumadores que no están dispuestos o no son capaces de dejar de fumar en un mes, pero están dispuestos a reducir el consumo de cigarrillos con el objetivo de dejar de fumar en los próximos tres meses, el uso de la medicación vareniclina contra la adicción a la nicotina durante 24 semanas en comparación con el placebo produjo una mayor reducción en el tabaquismo antes de dejar de fumar y un aumento de las tasas de abandono del hábito al final del tratamiento y en un año,

En una encuesta telefónica a mil fumadores diarios de cigarrillos, el 44 por ciento mostró una preferencia por dejar el hábito a través de la reducción del número de cigarrillos fumados y el 68 por ciento consideraría usar un medicamento para facilitar esa disminución del consumo de cigarrillos.

Sin embargo, las guías de práctica clínica en Estados Unidos recomiendan que los fumadores dejen el hábito abruptamente a pesar de que sólo el 8 por ciento de los fumadores dicen estar listos para dejar de fumar en el próximo mes.

El desarrollo de intervenciones eficaces para lograr la abstinencia del tabaco a través de la reducción gradual podría llevar a más fumadores a dejar de fumar, según la información de respaldo del estudio, realizado por Jon O. Ebbert, de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota, Estados Unidos, y sus colegas.

Los científicos asignaron aleatoriamente a 1.510 fumadores de cigarrillos a 24 semanas de vareniclina, fármaco comercializado por Pfizer con el nombre de ‘Champix’, o placebo con el fin de reducir un 50 por ciento o más el número de cigarrillos en cuatro semanas, el 75 por ciento o más a las ocho semanas y un intento de dejar el tabaco en 12 semanas.

El estudio se realizó en 61 centros de diez países y los participantes eran fumadores que no estaban dispuestos o no eran capaces de dejar de fumar en el próximo mes, pero se mostraban dispuesto a reducir el consumo de tabaco y hacer un intento de dejarlo en los próximos tres meses. El grupo de vareniclina (760 personas) tenía significativamente más altas tasas de abstinencia continua durante las semanas 15 a 24 que el grupo de placebo (750, individuos), con un 32,1 por ciento frente a un 6,9 por ciento, respectivamente, y durante las semanas 21 a 24, con un 37,8 por ciento en comparación con un 12,5 por ciento, y la semana 21 a 52, con un 27 por ciento frente a un 9,9 por ciento.

En la semana cuatro, el 47,1 por ciento de los participantes tratados con vareniclina redujo el número de cigarrillos fumados por día en comparación con la línea de base en un 50 por ciento o más o se abstuvo por completo en comparación con el 31,1 por ciento de los tratados con placebo. Tras ocho semanas, el 26,3 por ciento de los individuos del grupo del fármaco redujo el consumo de cigarrillos en un 75 por ciento o más del valor inicial o se abstuvieron en comparación con el 15,1 por ciento de los del grupo de placebo.

POCOS EFECTOS ADVERSOS

Los eventos adversos graves se produjeron en el 3,7 por ciento del grupo de vareniclina y el 2,2 por ciento del grupo de placebo, además de que el medicamento no se asoció con un aumento significativo en interrupciones del tratamiento debido a eventos adversos, según las conclusiones de este ensayo.

“El Servicio de Salud Pública de Estados Unidos y otras directrices recomiendan a los fumadores fijar una fecha para dejar el hábito en un futuro próximo y hacerlo de manera abrupta. Sin embargo, muchos fumadores pueden no estar dispuestos a comprometerse con una fecha para dejarlo en una visita a la clínica”, explican los autores.

“Este estudio indica que la prescripción de vareniclina con una recomendación de reducir el número de cigarrillos fumados al día con el objetivo final de dejar de fumar podría ser una opción terapéutica útil para esta población de fumadores. El enfoque de la reducción con el objetivo de dejar de fumar aumenta las opciones de un tratamiento médico para un fumador”, concluyen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *