Lunes, 22 Mayo, 2017

Publicidad

El sumidero de la economía granadina

Granada es la cuarta provincia española con mayor tasa de economía sumergida | La tasa de fraude alcanza el 30,2% del PIB granadino y a nivel nacional, Andalucía se sitúa la segunda región en economía sumergida, tan sólo por detrás de Extremadura.

Jaime Martín | @jmartinreporter


image_print

Falta de industria… carencia de infraestructuras… supeditación al turismo y la hostelería… Los mantras que durante años han venido acompañando a la economía de Granada se dejaban fuera el que, por tamaño, es uno de los mayores problemas de la provincia: la economía sumergida, que representa el 30,2% del total del PIB y sitúa a Granada en la cabeza de provincias más defraudadoras, por detrás únicamente de Almería, Zamora y Albacete. Los datos, extraídos del estudio realizado por José Luis del Hierro, de la Complutense de Madrid, se conjugan con los presentados hace escasos meses por los técnicos de Hacienda -Gestha- y que revelan que Andalucía es la segunda comunidad española con mayor porcentaje de economía sumergida, un 29,2%.

¿POR DÓNDE SE VA EL DINERO? 


Esos son los números, un porcentaje que esconde una realidad abrumadora en la que evitar abonar el IVA en las facturas o eludir el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores es cada vez más frecuente, según los técnicos de Hacienda, que señalan un incremento del 6,8% en el volumen de economía sumergida a nivel nacional desde que comenzó la crisis.  

A la hora de señalar los resquicios por donde se filtra toda esa economía que pasa desapercibida para las arcas del Estado los técnicos lo tienen claro: de un lado, el mercado de trabajo, que constituye un agujero negro de un tamaño proporcional al número de autónomos y al porcentaje de desempleados: “en España estas dos variables han contribuido a aumentar el nivel de economía sumergida”, se señala en el informe de Gestha; por otra parte, la economía del ladrillo también supuso un fuerte empujón al dinero ‘en negro’ que se movía por toda la geografía nacional. Un tercer factore que en los últimos años ha ayudado a incrementar aún más el volumen de este problema es la subida de impuestos indirectos como el IVA. Porque la ecuación es clara, a mayor tasa de paro y mayor presión fiscal, mayor es la economía sumergida.

¿POR QUÉ? 


Uno de los puntos en los que se centran tanto el estudio del profesor José Luis del Hierro como el realizado por los técnicos de Hacienda es el motivo que ha llevado a la economía española a quedar lastrada por una situación que no sufren países del entorno como Francia o Alemania, donde la economía sumergida apenas representa un 1o,8% y 13,1% respectivamente. Para ambos estudios, el problema de fondo es la “moral” española: “casi la mitad de los españoles justifica el fraude. No pagar el IVA no es un problema, algo impensable en otros países de la Unión Europea”, se asegura en el informe de Gestha, “es una forma de actuar muy enraizada en nuestra cultura”. Es de la misma opinión Del Hierro, quien asegura que “no existe una auténtica vivencia de lo público”.

Pero también existe una causa mucho más tangible que tiene los nombres y apellidos de los diferentes ejecutivos que han ostentado el poder en los últimos años: “ningún gobierno español ha elaborado o encargado un informe sobre economía sumergida en nuestros país”. De aquí se desprende que más de la mitad de los españoles consideren que se hace “poco o muy poco” por luchar contra el fraude.

Pero es que tampoco podría el ejecutivo atajar el problema aún cuando se lo propusiera: España tiene un trabajador de Hacienda para cada 1928 ciudadanos, una ratio muy inferior a países como Francia (860) Alemania (729) o Reino Unido (862)

VÁLVULA DE ESCAPE


A pesar de lo que pudiera parecer y según señalan desde Gestha, “surge la duda de hasta qué punto los gobiernos quieren meter mano a la economía sumergida, ya que de ella dependen millones de personas y combatirla crearía una gran inestabilidad social”. Se produce una situación paradójica en la que el perjuicio económico de una elevada tasa de economía sumergida podría ser beneficioso para eso que se ha venido a llamar ‘la paz social’. “Esto explica la inexistencia de revueltas sociales que habría en un país con una tasa de paro del 26% y un nivel de corrupción que salpica prácticamente a todas las instituciones”. 

Y… LAS POSIBLES SOLUCIONES

Para los técnicos de hacienda, estos son los deberes que debería afanarse en completar el actual ejecutivo: 

[list][item icon=”10003″ ]Ampliar y optimizar los medios y recursos de la Agencia Tributaria[/item][/list]

[list][item icon=”10003″ ]Pagar según la capacidad económica[/item][/list]

[list][item icon=”10003″ ]Campañas de concienciación ciudadana[/item][/list]

[list][item icon=”10003″ ]Mayor control del gasto público [/item][/list]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *