Domingo, 23 Julio, 2017

            

El Sevilla castiga la escasa puntería del Granada

Un gol de Gameiro en el minuto 86 le dio el triunfo a los hispalenses ante un conjunto rojiblanco que mereció más

Manuel Herrera @manuelherrerapr// Foto: Román Callejón @romancallejon


image_print

El fútbol se decide en las áreas. Y hoy, el Sevilla ha sido más efectivo en las dos. El conjunto hispalense se ha llevado los tres puntos en el derbi andaluz, tras derrotar a un Granada que propuso un fútbol más atractivo, llegó más a la portería y tuvo más ocasiones. Pero no las materializó. Unas veces Beto y otras la mala fortuna o la ausencia de puntería condenaron a los de Alcaraz.

El duelo fue intenso desde el arranque, atractivo para el espectador, igualado pese a las distintas propuestas planteadas por los entrenadores. El Granada tuvo más posesión y control territorial durante la mayor parte del partido. Pero el Sevilla, dinamita pura más allá de la medular, llegó y lo hizo con argumentos a lo largo de toda la contienda. El resultado fue 1-2, pero bien pudo ser empate a tres.

En el arranque, el Sevilla, espoleado por su animosa afición salió más entonado y presionó con inteligencia la salida del balón de los rojiblancos. José Antonio Reyes, un constante derroche de clase, sirvió en bandeja el 0-1 a Diogo en lo que fue la primera ocasión del duelo, pero Roberto acertó en el mano a mano. Era el minuto 5.

El susto despertó al Granada de su letargo. Los de Alcaraz comenzaron a manejar el partido, con Fran Rico como omnipresente faro en el centro del campo. Recio y Brahimi mandaron las primeras opciones desviadas por poco, y tanto el argelino como Piti, apoyados por Foulquier y Angulo desbordaron al Sevilla, mermado por el escaso trabajo de Jairo y de Reyes en los costados.

No obstante, iba a ser el Sevilla el que se adelantara en el marcador. En el minuto 22, un error individual, de los que suele lamentar cada jornada Alcaraz, permitió a los hispalenses situar el 0-1. Murillo se resbaló al intentar realizar un golpeo y el balón llegó a los pies de Bacca, que, con un disparo con el exterior ajustado al poste marcó el primer tanto del partido.

A raíz del 0-1, el duelo se instaló en un sopor inducido por los de Émery, que manejaban los tiempos del partido ante un Granada nervioso y timorato atrás, aún convaleciente tras el golpe del gol en contra. Solo en los últimos instantes del primer acto despertaron los de Alcaraz. Piti, Yebda y El Arabi pusieron a prueba a Beto, que, como sucedería en el resto del choque, respondió con solvencia.

Tras el paso por vestuarios, el Sevilla volvió al estado confortable posterior al gol de Bacca. El Granada dominaba el juego posicional y movía el balón en territorio enemigo, pero no generaba peligro. Sin embargo, un barullo en el área, producto de los impulsivos ataques rojiblancos iba a suponer el nacimiento de la jugada del empate. Carriço golpeó el balón con la mano en un salto con El Arabi y Del Cerro Grande no dudó. Penalti. Brahimi mandó el balón a la escuadra y dibujó un nuevo escenario.

El Sevilla, con Moreno y Coke como extremos, pese a su naturaleza defensiva, optó por contener y salir a la contra, mientras el Granada, más abierto y con Riki como referencia ofensiva, trataba de construir el juego desde atrás y de llegar a través de combinaciones por banda.

Así, Piti dispuso de dos opciones muy claras para poner por delante a los suyos. Primero, con un eslalon antológico, que dejó tumbados a varios defensores sevillistas en el maltrecho césped de Los Cármenes. El catalán se plantó solo delante de Beto de forma inverosímil, pero erró en la ejecución: su mejor virtud. Poco después, él mismo se sacó un disparo con el interior que buscaba la escuadra, pero, una vez más, encontró la manopla de Beto. El mejor de los visitantes.

Así, tras un carrusel de opciones de gol para el Granada, con faltas laterales defendidas a duras penas por los de Émery y disparos a puerta que Beto se encargaba de desbaratar, iba a llegar el momento de Gameiro. En una acción sin aparente peligro, que nació de un pelotazo de Beto, el delantero sevillista se encontró con el balón en la frontal y, ante la pasividad de Diakhaté, fusiló a Roberto.

El gol dejó helados a los jugadores y a la afición, que ya no pudieron reponerse. El Sevilla se llevó los puntos y mira a Europa, mientras el Granada deberá contentarse con el buen juego exhibido y tendrá que intentar mejorar su puntería de cara a los próximos compromisos. Hoy, los de Émery castigaron a los de Alcaraz.

FICHA TÉCNICA:

Granada CF: Roberto; Foulquier, DIakathé (Ighalo (86’), Murillo, Brayan Angulo; Fran Rico, Recio (Buonanotte (82’), Yebda; Piti, Brahimi; El Arabi (Riki 68’).

Sevilla FC: Beto; Diogo, Fazio, Carriço, F. Navarro; M’Bia, Iborra (Gameiro (80’); Jairo (Moreno 62’), Rakitic, Reyes (Coke 55’); Bacca.

Goles: 0-1: min. 22, Bacca bate a Roberto con un gran disparo desde fuera del área; 1-1: min. 60, Brahimi de penalti.

Árbitro: Dirigió la contienda el colegiado madrileño Del Cerro Grande, asistido en las bandas por Sobrino Magán y Álvarez Cantón. Amonestó, por el Granada CF, a Fran Rico (16’), Yebda (78’), Buonanotte (83’) y por el Sevilla FC a Carriço (24’), M’Bia (28’), Rakitic (56’), Jairo (58’), Diogo (82’)

Incidencias: Partido correspondiente a la decimoquinta jornada del campeonato de liga de Primera División, disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes de Granada ante 17.640 espectadores, con importante presencia de seguidores visitantes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *