Martes, 28 Marzo, 2017

El retraso en la edad de emancipación está aumentando la depresión en jóvenes

Ansiedad y trastorno del sueño mantenido en el tiempo, principales signos de la enfermedad



image_print

El actual retraso en la edad de emancipación está favoreciendo un aumento de los casos de depresión de los jóvenes y, sin embargo, está provocando una disminución del número de personas mayores que la sufren, según ha informado a Europa Press el coordinador nacional de la Fundación de Ayuda contra la Depresión (ANAED), José Ramón Pagés Lluyot.

De hecho, la organización ha detectado un “peligrosísimo” aumento del número de casos de depresión en las familias. Esto se debe a que los jóvenes siguen dependiendo de los padres cuando llegan a la edad adulta debido a que no pueden abandonar el hogar y formar su propia familia, lo que provoca que no maduren y, por ende, que no sean capaces de afrontar solos las frustraciones normales de la vida.

“Estamos alargando la juventud y haciendo que los jóvenes no aprendan a enfrentarse a los problemas de la vida sin la ayuda de sus padres”, ha argumentado el experto, para señalar que, al mismo tiempo, esto hace que los casos de depresión en los mayores estén disminuyendo al sentirse “más útiles”.

Y es que, prosigue, con la crisis económica los mayores están aumentando sus obligaciones ya que, al contrario de lo que ocurría antes, tienen que seguir cuidando de sus hijos o, en el mejor de los casos, de sus nietos ya que los padres no pueden dejar de trabajar para atenderles y no tienen dinero para pagar a alguien que les cuide.

Asimismo, el experto ha alertado de que el incremento de los casos de ‘bullying’ en las escuelas es otra de las principales causas de la aparición de la depresión entre los jóvenes, al igual que el uso de las redes sociales, las cuales provocan un “aislamiento social” que, finalmente, se manifiesta en una “frustración”.

“Las redes sociales son los mejores instrumentos para estar solos, mientras que nos creemos que estamos acompañados. Esto provoca frustración cuando se ve que realmente no se tiene a nadie, o a muy poca gente, al lado. Además, estamos enseñando a los jóvenes a que todo sea inmediato y, por tanto, a que no tengan la necesidad de esperar y de luchar por las cosas”, ha apostillado Pagés Lluyot.

ANSIEDAD Y TRASTORNO DEL SUEÑO

Dicho esto, el coordinador nacional de ANAED ha explicado que los principales signos de presencia de la depresión son la ansiedad y los trastornos del sueño durante más de dos meses, al igual que los trastornos de alimentación, del apetito sexual y los cambios de humor.

En este sentido, ha matizado que en el caso de los jóvenes los trastornos del sueño suelen manifestarse en “muchas horas” de sueño con el fin de “no ver la realidad”, la cual les provoca “mal humor”.

No obstante, existen algunas pautas para prevenir la depresión como, por ejemplo, visitar al terapeuta cuando uno se encuentre bajo de estado de ánimo, “al igual que se visita al médico de Atención Primaria cuando tiene un resfriado”; llevar una alimentación equilibrada, se ha demostrado que mejora la salud mental; y realizar ejercicio físico de forma habitual como, por ejemplo, caminar por lugares abiertos.

Ahora bien, en el caso en el que se padezca, el experto ha asegurado que el tratamiento “más eficaz” es la terapia y, en los casos en los que la depresión sea mayor las terapias psiquiátricas. “Las depresiones mayores vienen acompañadas de otras patologías, como el trastorno bipolar o la esquizofrenia, y suelen necesitar tratamiento psiquiátrico y psicológico”, ha explicado, para insistir en que “el mejor tratamiento es la terapia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *