Domingo, 22 Octubre, 2017

            

El recinto ferial, mucho más que un Corpus

Siempre rodeado de polémica el recinto ferial de Almanjayar se convertirá en el gran espacio de la ciudad, que no sólo albergará los tradicionales Corpus, sino que ofrecerá espacios verdes y de ocio a los vecinos de la capital, que demandaban esta reforma desde hace años

Presentación de los planos del nuevo recinto ferial de Almanjayar


image_print

La Zona Norte de la ciudad alberga uno de los espacios más controvertidos de Granada. El Recinto Ferial de Almanjayar, que tradicionalmente ha acogido al celebración de la feria del Corpus, y del que siempre se ha reivindicado nuevas funcionalidades. Parece que tras mucha polémica, reuniones y acuerdos, esta zona se va a convertir en uno de los lugares de ocio más innovadoras de la capital.

La reforma del recinto ferial de Almanjáyar, en Granada, supondrá una inversión de 7,1 millones de euros, creando gran zona de esparcimiento que acogerá infraestructuras deportivas, culturales, de ocio y restauración, de modo que pueda ser usado por los ciudadanos durante todo el año. El proyecto, que ha sido presentado por el Ayuntamiento de Granada y la Federación de Caseteros, incluye la instalación de pistas deportivas y área de skate, un gran anfiteatro, una zona destinada a crear un circuito de minicars y un servicio de cafetería-restaurante en la caseta municipal que operaría durante todo el año.

El espacio también se acondicionará para la práctica deportiva, con un circuito de bicicleta, otro para correr y un área saludable con aparatos para hacer gimnasia. Y habrá una zona destinada a los más pequeños con columpios y bancos, todo ello salpicado por una gran masa arbórea para hacer “más amable” el entorno, puesto que se prevén plantar más de mil árboles.

almanjayar

Presentación de los planos del nuevo recinto ferial de Almanjayar

El objetivo es dotar de numerosos usos estos espacios de más de 100.000 metros cuadrados para que pueda ser utilizado durante todo el año, para lo que se impulsarán concesiones administrativas dirigidas a la explotación del circuito de minicars, el restaurante o la zona de ocio, donde se podrán celebrar conciertos y eventos culturales de gran envergadura, dadas sus dimensiones.

Las gradas del anfiteatro al aire libre tendrán capacidad para 550 espectadores, pero la zona inferior del mismo, con una superficie de 39.620 metros cuadrados, deja espacio para otros 40.000 de pie. En este espacio se ubicarán las pistas deportivas (dos polideportivas; dos de tenis, dos de baloncesto y 15 de petanca), pero la idea es construirlas de tal forma que desmontables y totalmente compatibles con la celebración de grandes conciertos.

El suelo hormigonado entre viarios permitirá la implantación de mercados artesanales, ferias o cualquier actividad comercial o cultural de carácter temporal. Se dispondrán de 830 plazas de aparcamientos para automóviles y motocicletas; 60 para caravanas y 426 para bicicletas.

LA FERIA DE GRANADA

Para el Corpus se desmontarán columpios, aparatos saludables y demás instalaciones para que el recinto pueda acoger la feria. La reforma que se prevé acometer respetará la actual disposición de las calles, aunque se reordenan los espacios y se ofrecerá más amplitud al entorno.

Como novedad, se crearán calles de servicio de unos seis metros de ancho en la parte trasera de las casetas para realizar tareas de carga y descarga, salida de basuras y que actuará como medida de seguridad ante un incendio o una emergencia sanitaria. Una iniciativa que ha valorado especialmente el presidente de los caseteros, José Manuel López Barajas.

Las aceras por donde transitarán los peatones, junto a las fachadas de las casetas, tendrán una anchura de cinco metros y no será de tierra como hasta ahora, favoreciendo la limpieza. Junto a las aceras habrá un albero de 3,5 metros para el paso de los carros y los caballos y el bulevar o calzada central dispondrá de otros siete metros de amplitud.

Los puestos de comida, que hasta ahora se han situado junto a la portada, serán reubicados en una zona más alejada de la entrada principal para dar “una imagen más noble” del recinto una vez que se accede a él, según ha detallado en rueda de prensa la concejal de Urbanismo, Isabel Nieto.

Nieto ha explicado que, para empezar, se adjudicarán trabajos por valor de unos 250.000 euros y se comenzará a operar, de cara a la próxima Ferial del Corpus, en la zona de la portada y la entrada principal.

NUEVO-RECINTO-
El Ayuntamiento se centrará en 2015, después de la feria, en renovar las infraestructuras de saneamiento, electricidad, tareas de urbanización, jardinería, pavimentación y elementos deportivos, entre otras actuaciones similares. Paralelamente, se prevén sacar concesiones administrativas de los distintos servicios, de modo que las obras del servicio de restauración o del circuito de minicar las ejecutaría el adjudicatario. Todo ello permitirá que para el próximo año la obra está “muy adelantada” e incluso concluida en su mayor parte.

DIMES Y DIRETES

El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, ha mostrado su satisfacción con que este proyecto pueda salir adelante tras un largo proceso de negociación con la Junta de Andalucía que culminó con la recuperación de los terrenos por parte de la ciudad tras la firma de un convenio con la Consejería de Fomento. Los documentos firmados por ambas instituciones ponían fin al contencioso administrativo que mantenía el consistorio de la ciudad por la venta de los terrenos del Ferial, cerrada en tiempos del tripartito -PSOE, IU y PA-.

El convenio urbanístico rubicado entre el gobierno local y la entonces Empresa Pública de Suelo de Andalucía en junio de 2002 selló la venta de los terrenos del ferial por 6,8 millones de euros. La intención de EPSA entonces era edificar en el enorme solar de Almanjáyar unas 1000 viviendas, la mayoría de protección oficial, junto a un gran parque dotado de equipamientos deportivos y lúdicos. Para ello llegó, incluso, a convocar un concurso arquitectónico que dibujó un futuro vanguardista en el distrito Norte de la ciudad. El acuerdo establecía que con esos 6,8 millones el Ayuntamiento compraría y urbanizaría un solar junto a Mercagranada para trasladar allí el nuevo ferial.

Un año después llegó José Torres Hurtado a la alcaldía, y consideró que se debía denunciar el acuerdo por ser lesivo para los intereses de la ciudad. Los populares tampoco consideraban adecuado trasladar la Feria del Corpus a las afueras de la ciudad. Hoy, todo esto parece una “larga pesadilla” de la que finalmente despierta la ciudad. Y el recinto ferial de Almanjayar cuenta con un proyecto de desarrollo sólido y estable que dará un soplo de aire fresco a esa zona de la ciudad.

Ya el año pasado se iniciaron unas obras de mejora de las condiciones de la zona, que se centraron en el saneamiento y electricidad. En aquel momento, Torres Hurtado reconoció que los trabajos “iban muy retrasados, ya que aunque las dos instituciones han firmado el convenio de colaboración, aún no se han formalizado las escrituras, ni se han pasado por el registro civil”. Eran medidas orientadas a mejorar las infraestructuras de cara a la feria.

A día de hoy, el proyecto de desarrollo es mucho más ambicioso y supone la culminación total de un plan integral que integrará la parte lúdica, cultural y festiva de la zona. Caseteros, vecinos y el equipo de gobierno municipal se han mostrado de acuerdo en que este es el verdadero momento del recinto ferial de Almanjayar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *