Viernes, 24 Marzo, 2017

El Rayo Vallecano y el Valladolid aprietan la zona baja

Los sorprendentes triunfos de ambos equipos, unidos a la victoria del Betis, dejan la lucha por la salvación en un pañuelo

Manuel Herrera @manuelherrerapr


image_print

Muchos madridistas sonrieron al ver cómo el Valladolid derrotaba en Zorrilla al Barcelona, en la que supuso la gran sorpresa de la vigésimo séptima jornada. Sin embargo, puede que algunos de ellos lo hicieran a medias, al comprobar cómo el equipo de su ciudad se veía seriamente perjudicado por el triunfo pucelano. Los seguidores del Betis, del Rayo, del Almería, del Málaga, del Getafe, del Osasuna, del Elche, del Celta y del Granada maldijeron el momento de relajación culé y de inspiración blanquivioleta y contuvieron la respiración.

Muchos se consolaron al pensar que, al menos, el Rayo Vallecano tenía toda la pinta de ir a perder en su visita a Anoeta. Pero no fue una semana propicia para los amantes de las quinielas. Los muchachos de Paco Jémez asaltaron San Sebastián con sus armas de doble filo habituales y alcanzaron los 26 puntos, una cifra que comparten, precisamente, con el Valladolid, y también con el Almería, nuevo equipo de la zona de descenso.

El conjunto de Francisco no tuvo opciones de puntuar en un derbi andaluz que el Sevilla de Émery resolvió sin demasiados apuros. También fue una jornada pésima para el Getafe, que cayó ante el otro equipo sevillano, el Betis, que se queda a ocho puntos de la salvación justo antes de visitar a un Elche que perdió en Cornellá y que ya vuelve a verle las orejas al lobo.

Tampoco fue una semana especialmente buena para el Osasuna, que vuelve al estado de congoja tras perder en casa ante un rival directo como el Málaga, que iguala a los pamploneses con 29 puntos y que respira justo antes de recibir al líder de la Liga, el Real Madrid.

Por último, el Celta sufrió una lógica derrota en casa ante el Atlético de Madrid, mientras que, como ya conocen los seguidores nazaríes, el Granada dio un paso muy importante para escapar de una quema que ahora muchos ven de cerca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *