Domingo, 26 Marzo, 2017

El PSOE reclama actividades disuasorias al botellón y trabajos comunitarios en vez de multas

La concejal del PSOE, Jemi Sánchez, critica que la única política del alcalde en materia de juventud y consumo de alcohol.

Gabinete


image_print

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Granada ha pedido al alcalde de Granada, José Torres Hurtado, que sustituya las multas derivadas de botellones ilegales y consumo de alcohol en menores por trabajos para la comunidad y actividades educativas. Para la concejala del PSOE, Jemi Sánchez, “la política del PP en esta materia se ha reducido a defender las bonanzas de un botellodromo que a nuestro entender es un gueto alcohólico donde están a la orden del día las intoxicaciones, las peleas y menores consumiendo exageradas cantidades de alcohol”.

Para la edil, “sólo por el hecho de tener al menos 2 comas etílicos al mes ya merece la pena pensarse qué estamos haciendo mal en este recinto”. A juicio de la socialista, se trata de un modelo de gestión que es perjudicial para Granada “porque es escandalosa la ausencia descarada de políticas de juventud, medidas educativas y programación cultural en un espacio en el que lo único que se planifique sea un dispositivo de seguridad”.

La concejala recordó que en el último año se ha puesto más de mil multas desde el Ayuntamiento  “y ni una alternativa al consumo de alcohol”. En este sentido, se preguntó “si no tienen nada que decir los concejales de Educación, Cultura o Juventud”, al tiempo que criticó que el botellódro “se gestione únicamente desde el Área de Seguridad Ciudadana, de ahí su fracaso”.

“No se tienen en cuenta medidas socioeducativas, ni de juventud, ni tampoco culturales. El PP se ciñe a un insuficiente dispositivo de seguridad para mantenerlos lejos del centro y de la vista de turistas y posibles votantes. Al PP le basta con cercar un redil donde controlar a los jóvenes, les priva de cualquier actividad que no sea consumir alcohol dentro de este espacio”, denunció Sánchez.

La edil del PSOE recordó que en muchos casos son los propios padres los que tienen que hacer frente a las multas de 300 euros que impone el Ayuntamiento, “por lo que la responsabilidad no recae en los menores”. Al respecto, pidió a Torres Hurtado que “recapacite y acepte sustituir estas sanciones económicas por trabajos a la comunidad que reviertan en un aprendizaje personal de los menores sobre lo que supone abusar del alcohol”.

Para concluir, Sánchez apuntó que este mes se celebra la fiesta de Halloween, “fecha en la que los jóvenes se reúnen masivamente en el botellódromo, por lo que habrá que establecer un dispositivo especial para evitar que se produzcan los altercados del año pasado”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *