Viernes, 24 Marzo, 2017

El PSOE muestra su satisfacción por la apertura del nuevo tramo de la A-7 y urge a la agilización del resto de trayectos pendientes

Los socialistas esperan que el nuevo tramo no venga a desplazar los problemas de tráfico de Torrenueva a Carchuna y Calahonda

Gabinete


image_print

El grupo parlamentario socialista por Granada ha mostrado su satisfacción por la apertura de un nuevo tramo de la autovía A-7, si bien temen que el nuevo trayecto venga simplemente a desplazar los habituales problemas de tráfico que se viven en la travesía de Torrenueva hacia Calahonda y Carchuna.

Los socialistas valoran el avance en esta infraestructura, si bien advierten de que optar por el nuevo tramo de autovía supone duplicar la distancia que los vehículos se ven obligados a recorrer si utilizan la travesía de Torrenueva y la existencia de elevadas pendientes en el enlace con la antigua carretera nacional puede disuadir a los vehículos pesados de utilizar el tramo de autovía.

Por ello, desde el PSOE urgen a la agilización del resto de trayectos pendientes para la puesta en marcha inmediata de la autovía. La diputada socialista Elvira Ramón ha lamentado la extrema “ralentización” que sufren las obras desde que el PP llegó al Gobierno, ya que el ritmo de ejecución medio es de 3 kilómetros al año, algo que para el PSOE compromete la finalización de esta infraestructura en esta legislatura y el cumplimiento de los plazos en un punto tan retrasado como el de Carchuna-Castell.

La representante socialista ha hecho balance de la gestión del PSOE en la autovía y ha incidido que en 2004, cuando su formación accedió al Gobierno central, no había ni un solo kilómetro de autovía en obras. En los ocho años de Rodríguez Zapatero, se pusieron en servicio cinco tramos y se dejó otro prácticamente finalizado. Además, el Gorgoracha-Puntalón, ha apuntado, se dejó ejecutado en un 70 por ciento. A pesar de ello, el Gobierno ha demorado su apertura e incrementó el plazo de ejecución de 18 a 36 meses.

Ramón ha considerado además “incomprensible y una deslealtad con la provincia y la comarca” que los representantes del PP granadino en el Congreso y el Senado, encabezados por su propio presidente provincial, Sebastián Pérez, no apoyaran las enmiendas socialistas a los Presupuestos Generales para inyectar 128 millones de euros destinados a la finalización de la autovía.

Los socialistas urgen a que se abra lo más pronto posible el tramo Lobres-Taramay para acabar con los problemas de tráfico tan comunes en la salida de Almuñécar y han reclamado que se pongan los dispositivos necesarios en marcha para amortiguar los problemas de la gran afluencia tanto en este punto, como en el tramo de la A-44 afectado por las obras en el viaducto de Rules.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *