Domingo, 23 Julio, 2017

            

El PSOE eleva las responsabilidades del caso Serrallo a Torres Hurtado y Sebastián Pérez

El portavoz del Grupo Municipal socialista, Paco Cuenca, insiste en que “las consecuencias de la lesiva gestión urbanística que el PP ha perpetrado en esta ciudad no se soluciona con un cambio de cromos”

Centro Comercial Serrallo


image_print

El portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Granada, Paco Cuenca, ha señalado hoy al alcalde de Granada, José Torres Hurtado, y al presidente del PP, Sebastián Pérez, como máximos responsables de caos que hay en el área de Urbanismo, “con el Caso Serrallo como uno de los ejemplos más palpables de la gestión de un partido que sólo ha velado por el interés de unos pocos, contraviniendo los intereses de toda una ciudad”.

En este sentido, señaló a Ciudadanos “como responsable subsidiario por consentir que en este Ayuntamiento se sigan practicando las mismas políticas urbanísticas” y se mostró muy preocupado “por las consecuencias económicas que se derivaran de las malas decisiones que ha tomado el gobierno de Torres Hurtado y que ya nos están costando decenas de millones de euros en indemnizaciones”.

Para los socialistas, “el debate no se puede reducir a la dimisión o no de una concejala, porque estamos hablando de un hecho muy grave que se excede al cambio de cromos que reclama ahora Ciudadanos, un partido que con sus votos en contra ha tumbado la auditoria en materia de Urbanismo que solicitamos en pleno y que, a día de hoy, sigue siendo la única iniciativa en materia de limpieza y transparencia que se ha puesto sobre la mesa para abrir los cajones del área de Urbanismo”.

Cuenca reiteró que, “el urbanismo en esta ciudad huele muy mal desde hace mucho tiempo y la única forma de atajar este modus operandi es provocando que todo salga a la luz, eso solo se consigue con iniciativas al pleno que es el órgano que tiene la capacidad de girar la balanza hacia un lado u otro”.

Para el socialista “el Serrallo es solo la consecuencia de una gestión lesiva que nos ha traído otros casos como el del Pabellón Mulhacén, el Palacio de Hielo o la Azulejera, desarrollos urbanísticos que han quedado emponzoñados por un equipo de gobierno que ha creído que todo valía y que además los ciudadanos no se iban a enterar”.

Cuenca reconoció que no le sorprende “la situación en la que nos encontramos. El castillo de Naipes del PP se está desmoronado, ya ha ocurrido con el área de Economía y Personal y ahora se constata que el Urbanismo bajo sospecha”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *