Jueves, 21 Septiembre, 2017

            

El PSOE acusa a Torres Hurtado de dejadez en la labor inspectora para la conservación del patrimonio

Los concejales del PSOE visitan el edificio del S. XVIII de la calle Puente Castañeda cuyas obras fueron paralizadas tras los graves destrozos provocados en este inmueble protegido con el máximo nivel de catalogación

Gabinete


image_print

Los concejales del Grupo Municipal Socialista han visitado el edificio de la calle Puente Castañeda cuyas obras de reforma tuvieron que se paralizadas el pasado verano dado que, los “trabajos habían acabado con parte del patrimonio histórico que atesoraba este inmueble del S.XVIII, que además contaba con la máxima catalogación”. El portavoz de los socialistas, Paco Cuenca, acusó al alcalde, José Torres Hurtado, “de dejadez de funciones en la labor inspectora de protección patrimonial” y destacó que “no sirve de nada actuar una vez el daño ya está hecho”.

En este sentido, el máximo responsable de los socialistas recalcó que, si bien el expediente sancionador se inició en su día, “todavía no se ha resulto aunque las obras se han retomado”, por lo que exigió “al equipo de gobierno celeridad en este sentido y, por supuesto que se repare todo lo que se tiene que reparar, que en el caso de este inmueble es mucho”.

Para Cuenca, “está claro que el Ayuntamiento actúa de una manera opaca, como lo hace en prácticamente toda su gestión política”. En cualquier caso, señaló, “lo que ha ocurrido con este edificio denota el descontrol en el que está sumida el área de Urbanismo de este Ayuntamiento”. El socialista incidió en que “es imprescindible que el Ayuntamiento de Granada restituya la legalidad en este edificio y que aclare de una vez por todas qué ha pasado aquí, quién tiene la culpa y cómo se debe reproducir la necesaria intervención de lo dañado, algo que, por otra parte debe hacer de la mano de la Junta de Andalucía, concretamente de la Delegación de Cultura, con la que debe consensuar la tarea de conservación”.

Para concluir, Cuenca detalló que los hechos se remontan al año 2007 cuando se solicita la licencia de obras de este edificio con una catalogación A1 -edificios de características singulares y elevado interés arquitectónico que conserva todos o parte importante de los elementos que lo cualifican-. En 2008, el Ayuntamiento solicita un informe histórico del edificio, pero no es hasta 2010, cuando los propios técnicos municipales advierten que el informe histórico se presenta sin fecha ni firma. “Las obras comienzan años más tarde y son los propios servicios de inspección del Ayuntamiento los que ordenan la suspensión parcial de las obras en verano de 2013 porque se ha procedido al derribo de buena parte de la estructura del edificio, algo que nunca debió suceder”, reiteró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *