Lunes, 21 de Enero de 2019

            

El programa andaluz de cría del quebrantahuesos registra ya la puesta de seis huevos

El Centro de Cría del Quebrantahuesos de Cazorla cuenta con seis parejas reproductoras

Cría de Quebrantahuesos
E.P.


image_print

El Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos que desarrolla la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía ha registrado ya en esta temporada de cría un total de seis huevos después de que los ejemplares ‘Keno’ y ‘Nava’ (en dos ocasiones cada una), así como ‘Salvia’ y ‘Viola’, hayan procedido a la puesta.

Según los datos del programa recabados por Europa Press, a primera hora de la mañana del pasado domingo se puso el último huevo hasta ahora por parte de ‘Salvia’, mientras que en la madrugada del 29 de diciembre ‘Nava’ y ‘Viola’ pusieron el cuarto y el quinto.

El pasado 20 de diciembre se puso el tercer huevo por parte de la pareja ‘Lázaro’ y ‘Nava’. Previamente, en la madrugada del 14 de diciembre, ‘Keno’ y ‘Joseph’ pusieron su segundo huevo, mientras que el primero fue puesto una semana antes.

El Centro de Cría del Quebrantahuesos de Cazorla, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y gestionado por la Fundación Gypaetus, cuenta con seis parejas reproductoras: ‘Elías’ y ‘Viola’, ‘Lázaro’ y ‘Nava’, ‘Joseph’ y ‘Keno’, ‘Andalucía’ y ‘Salvia’, ‘Borosa’ y ‘Toba’ y ‘Tranco’ y ‘Sabina’. Una séptima, compuesta por ‘Cabús’ y ‘Corba’, ha quedado truncada tras la muerte de ésta última, una histórica del programa que contaba con unos 45 años de vida.

Junto a éstas, hay otra integrada por ejemplares jóvenes que aún no se ha consolidado como pareja reproductora, pero que durante la temporada pasada ya mostró algún síntoma de emparejamiento.

Sesde que comenzaron las cópulas el pasado mes de septiembre, los trabajos del personal dentro del recinto de jaulas se reducen al mínimo, intensificándose además el aporte de material de construcción para los nidos y la observación de las parejas. El pasado año nacieron en estas instalaciones de Cazorla nueve pollos, de los que sobrevivieron ocho, de un total de 14 huevos puestos.

La iniciativa pretende conseguir una población autónoma y estable de la especie en la región mediante la liberación de jóvenes ejemplares por el sistema de la cría campestre o ‘hacking’.Con el empleo de esta técnica, originalmente utilizada en cetrería, se persigue lograr que el ejemplar asimile el área de la suelta como su lugar de nacimiento y, por tanto, regrese a ella para asentarse y reproducirse.

En el marco de este programa, la Consejería inauguró en 1996 el Centro de Cría del Quebrantahuesos de Cazorla, gestionado por la Fundación Gypaetus, con el fin de establecer una población viable y autónoma a largo plazo de la especie. Desde su puesta en marcha han nacido en estas instalaciones un total de 86 pollos, de los cuales 76 sobrevivieron.

Además, su privilegiada ubicación en el paraje conocido como Nava de San Pedro, en pleno corazón del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas a casi 1.300 metros de altitud, le confiere importantes ventajas sanitarias para asegurar la conservación de las líneas genéticas en cautividad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.