Lunes, 20 Noviembre, 2017

            

El presidente de la Cámara de Comercio dimite por la “guerra de intereses” abierta en la institución

Federico Jiménez se marcha por la situación de bloqueo de la Cámara ante la "prevalencia de intereses personales" de algunos de sus integrantes.

Federico Jiménez durante su comparecencia esta mañana


image_print

La complicada situación que la Cámara de Comercio de Granada lleva viviendo desde hace algunas semanas ha desembocado en la dimisión de su presidente, Federico Jiménez. En una rueda de prensa convocada de urgencia esta mañana, el ya ex presidente ha anunciado su renuncia al cargo por la situación de “desgobierno y de descalificaciones personales” que el propio Jiménez ha vivido en los últimos días. “Hay unos lobby de poder que tienen interés en copar la Cámara. Aquí se están anteponiendo intereses personales a los de la institución”, ha resumido el empresario, que mantendrá su condición de vocal y seguirá de esta manera vinculado a la Cámara.

Si no puedes el vídeo pincha aquí.

DESCONTROL

Según Federico Jiménez, esta complicada situación que afronta una Cámara con 130 años de historia tiene su origen en los “grupos de persona que en este momento ven la Cámara como una institución dotada económicamente y con suficiente prestigio y proyecto de futuro como para posicionarse aquí”.

Sin mencionar a nombres propios, Federico Jiménez sí ha hecho referencia a esos lobby de poder que han degenerado en un “gallinero bastante revuelto” que ha dado al traste, según el ex presidente, con la independencia de la institución.

Así, la “guerra de intereses” que se ha venido librando desde hace unas semanas se habría recrudecido con la petición desde diversos sectores de la Cámara de la dimisión de su presidente, una petición que Federico Jiménez ha asegurado desconocer: “todo el mundo dice que tiene firmas, que me vaya, pero yo no he visto firmado ni un solo documento en el que se me pida que me vaya. Me voy porque creo que ha llegado mi momento y mi empresa y mi familia me necesitan”.

El ex presidente también ha querido hacer referencia a la polémica por el despido de varios trabajadores, una situación que Jiménez ha afirmado, no ha tenido un carácter personal; el ex presidente incluso ha detallado que pidió la elaboración de diferentes informes y estudios para conocer la viabilidad económica de la institución si no se llevaban a cabo esos despidos.

Jiménez también ha advertido del “doloroso” escenario que se abre ahora: “me preocupa mucho la imagen de la Cámara, por eso también tomo la decisión de irme, porque creo que la Cámara debe de estar por encima de cualquier persona”. De cualquier manera, el ex presidente ha asegurado que la institución económica seguirá funcionado pese a los avatares actuales: se mantendrán las subvenciones, se seguirá ayudando a internacionalizar a las empresas granadinas y se seguirán impartiendo los cursos y masters a los que la Cámara da cobijo.

EL PRESENTE QUE SE ABRE PARA LA CÁMARA

Inmediatamente tras la renuncia de Federico Jiménez, la presidencia de la Cámara recae sobre Gregorio García, el que hasta ahora ha sido vicepresidente. Se abre pues un plazo de 15 días en el que el presidente provisional deberá convocar unas elecciones que ayuden a cerrar este periodo de inestabilidad en la institución económica.

“La Cámara tendrá futuro si las personas que entran pierden esa inquietud personal. Esta institución debe seguir, tiene futuro. En todo el mundo una Cámara de Comercio es una de las instituciones económicas más importantes”, ha querido remachar Jiménez, que asegura que ser presidente de la Cámara “no es un lujo, es una responsabilidad muy grande”.

“TRABAJO BIEN HECHO”

Federico Jiménez se ha despedido esta mañana de la prensa resaltando el contraste entre la difícil situación económica en la que se encontró la Cámara de Comercio y la situación en la que la deja tras su marcha: “me encontré una Cámara noqueada por la ley de Zapatero y con un presidente de la institución que tuvo que dejar la Cámara con una situación muy parecida a la que hay hoy”. Así, tras alrededor de dos años al frente de la institución económica, Jimenez asevera que “la Cámara de Granada ha sido un modelo de referencia a nivel andaluz y español en nivel de gestión”.

Entrando en detalle, Jiménez ha vuelto a recordar las que fueron sus líneas estratégicas durante este periodo de tiempo: “estabilizar la economía agónica de esta institución y dar estabilidad presupuestaria”. Además, el ex presidente ha reseñado el papel jugado por su Cámara a la hora de vislumbrar una nueva ley de la Cámara “que ya está terminada a falta de su aprobación en estos últimos días de diciembre.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *