Jueves, 23 Marzo, 2017

El precio de la banda ancha en España supone un 5% del salario mínimo

Los objetivos fijados por la UE en su Agenda Digital Europea para 2020, sin embargo, quedan muy lejos para nuestro país.

Foto: E.P


image_print

El coste de Internet en España ha descendido de forma notable en los últimos diez años, a medida que ha ido aumentando, también, la velocidad. Aún así, contratar banda ancha en nuestro país supone un 5 por ciento del salario mínimo establecido por ley en 753 euros mensuales.

El precio que pagan los españoles para conectarse a Internet ha caído un 20 por ciento en la última década, según el informe de gasto en telecomunicaciones de la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC) publicado en junio de 2014, al tiempo que la velocidad del servicio se ha incrementado.

De esta forma, según un análisis de Kelisto.es, los españoles pagan de media 10,22 euros menos al mes (122,64 euros al año) en la actualidad que hace 10 años por tener conexión a la Red.

En 2004, el 13,8 por ciento de los hogares españoles contaba con conexión a Internet de banda ancha, mientras que en el tercer trimestre de 2014 la cifra de viviendas conectadas superaba el 73 por ciento. Durante este tiempo, también ha evolucionado la velocidad de conexión. En 2004 sólo el 0,5 por ciento de las conexiones superaba los 3 Mb de velocidad, mientras que en el primer trimestre de 2014 el 50,4 por ciento de las líneas ya superaba los 10 Mb de velocidad.
A las caídas en los precios de conexión a la Red se han sumado las ofertas combinadas de servicios de telecomunicaciones y ocio. Según el redactor jefe de Kelisto.es, Manuel Moreno, “escoger una oferta integrada que agrupe servicios de telefonía e Internet en la misma factura puede suponer a los consumidores un ahorro de hasta 327 euros (150 euros de media) frente a la contratación de los servicios por separado”.

El gasto medio por hogar en servicios de conexión a Internet de banda ancha y telefonía fija se situó en España durante el primer trimestre del año en 43,101 euros al mes. Sin embargo, la cantidad media que pagaban los españoles por Internet y teléfono fijo (en este caso, de manera obligatoria) en 2004, era de 53,32 euros mensuales. Es decir, el coste medio que implica conectarse a Internet ha disminuido 10,22 euros al mes, equivalentes al 20 por ciento, en la última década. Es decir, ahora los españoles pagan 122,64 euros menos al año por su conexión a Internet que hace 10 años.

Sin embargo, a pesar de que el gasto medio por conectarse a Internet ha disminuido un 20 por ciento en la última década, en España el coste medio por el servicio de Internet de banda ancha es de 43,10 euros mensuales, es decir, más de un 5 por ciento del salario mínimo establecido por ley en 753 euros mensuales. Es decir, alguien con este poder adquisitivo destina 5 céntimos de cada euro que gana a tener acceso a Internet.

¿ALCANZAREMOS LOS OBJETIVOS DE LA UE?

El número de líneas de banda ancha fija no ha dejado de crecer en España en la última década. Durante el pasado mes de agosto el número de conexiones aumentó un 4,2 por ciento con respecto al mismo mes de 2013 (según el dossier de indicadores destacados de la Sociedad de la Información en España, elaborado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones (ONTSI).

Con este aumento se superaron los 12,6 millones de líneas en el país, con lo que el 73 por ciento de los hogares ya están conectados. Diez años atrás, solo el 13,78 por ciento de las viviendas españolas disponían de conexión a Internet de banda ancha, según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), lo que supone un incremento de 59,22 puntos porcentuales en una década.

En 2004 el 99,5 por ciento de los hogares españoles tenía una conexión a Internet que no sobrepasaba los 3 Mb. Hasta 2008 la velocidad más contratada por los españoles no superó los 4 Mb. En la actualidad, según los últimos datos de la CNMC, la mitad de los hogares conectados ya supera los 10 Mb y un 17,2 por ciento ya posee una conexión que supera los 30 Mb. Hoy día ya se pueden contratar conexiones de hasta 200 Mb de velocidad, e incluso algunos operadores locales como Adamo, que presta servicio en ciertos lugares de Cataluña y Asturias, llegan a proporcionar hasta 1000 Mb de velocidad.

A pesar del descenso de precios y de que el número de accesos a Internet de banda ancha supera el 73 por ciento de los hogares, España aún tiene mucho trabajo por delante en este terreno. La Unión Europea ha solicitado a los estados miembros que para el año 2020 todos los ciudadanos tengan acceso a unas velocidades de conexión a Internet por encima de los 30 Mb, y que el 50 por ciento de los hogares posean conexiones por encima de los 100 Mb.

Los objetivos fijados por la UE en su Agenda Digital Europea para 2020, sin embargo, quedan muy lejos para nuestro país. Por ejemplo, en la actualidad el 44 por ciento de las conexiones en España oscilan entre los 4 Mb y los 10 Mb.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *