Domingo, 4 diciembre, 2016

El PP denuncia un nuevo caso de “urbanismo de vaivén” en Las Gabias

La licencia es del 19 de mayo de 2011, tres días antes de las municipales, cuando hasta octubre de 2012 no se permitió su construcción

María Merinda Sádaba


image_print

El Partido Popular ha denunciado un nuevo caso de “urbanismo de vaivén” en el municipio de Las Gabias, después de que esta semana pusieran en conocimiento de la fiscalía la posible prevaricación de la Junta de Gobierno en la ejecución de unas obras cuyos suministros no habían sido adjudicados y cuyo procedimiento se realizó con posterioridad.

El nuevo caso de “hechos urbanísticos consumados y en el que las irregularidades tratan de resolverse a poteriori” tiene como protagonistas a 10 áticos construidos por un promotor en la calle Álamos de la localidad entre julio de 2006 y abril de 2011, cuando la normativa urbanística no permitía su construcción, circunstancia que no impidió que el ayuntamiento concediera licencia de primera ocupación a los mismos.

El asunto fue objeto del último pleno municipal, cuando la portavoz del PP, María Merinda Sádaba reclamó a la alcaldesa el reconocimiento como “cierta” de dicha licencia o, en su defecto, que señalara si “era  un documento falso”; sin embargo la alcaldesa no dio explicación alguna.

“Desde nuestro punto de vista hay dos opciones, o la alcaldesa reconoce la licencia como  cierta, en cuyo caso se pudo cometer un delito de prevaricación al otorgarla contra la normativa, o la alcaldesa dice que es un documento falso por lo que tendrá que irse inmediatamente a la fiscalía por la posible comisión de un delito de falsedad documental”, ha dicho Sádaba.

En realidad, el proceso que dio lugar a la construcción de los citados áticos, en un edificio compuesto en su totalidad por 45 viviendas, estuvo cuajado según el PP de un cúmulo de “irregularidades, olvidos, negligencias o actuaciones presuntamente punibles”.

El proceso se inició en julio de 2006 cuando el ayuntamiento gabirro concedió la licencia de obras al promotor para la edificación de 35 pisos más 10 áticos, conforme a su proyecto constructivo, a pesar de que la normativa urbanística no permitía en ese momento la construcción de esos áticos. De hecho siete meses después, la propia junta de gobierno aprobó una rectificación de la licencia, eliminando los áticos de la misma. Sin embargo la obra seguiría adelante según el proyecto primigenio y conforme a la primera licencia -áticos incluidos- en relación a la que, además, el promotor pagó el impuesto de obras en diciembre de 2007. “Es decir, el ayuntamiento fue consciente del error pero sólo lo corrigió formalmente; en la práctica dejó que la obra continuara ejecutándose contra la normativa”, ha dicho Sádaba.

De hecho, las obras se finalizaron, con áticos, en abril de 2011, “sin que exista constancia de ningún informe de visita de obras por el técnico municipal donde se ponga de manifiesto que la obra no se adapta a la licencia rectificada, ni ninguna orden de paralización de las mismas por no adecuarse a la normativa”, según ha apuntado la portavoz popular.

El siguiente paso de “un procedimiento tan irregular” se produjo el 19 de mayo de 2011, tres días antes de las elecciones municipales de ese año, cuando el ayuntamiento concedió la licencia de primera ocupación para todo el edificio, áticos incluidos, “cuando era evidente que el proyecto construido no se correspondía con la licencia rectificada, ni, por supuesto, con la normativa”. Dicha licencia de primera ocupación permitió al promotor llevar a cabo la formalización de las escrituras de compra venta de las 45 viviendas, áticos incluidos, entre los años 2011 y 2012.

“Pero puesto que a pesar de la licencia de primera ocupación el edificio seguía sin corresponderse ni con licencia de obra ni con la normativa, lo que decidió el ayuntamiento fue cambiar la normativa”, ha recordado Sádaba.

En efecto, en marzo de 2012, el pleno del ayuntamiento aprueba inicialmente la innovación-modificación puntual nº2 de Las Gabias, cuya aprobación definitiva se produjo en octubre de 2012, y cuyo objetivo era, precisamente, autorizar la construcción de áticos.

Esa modificación es la que ha permitido finalmente al promotor iniciar la legalización de los áticos para lo que presentó un estudio de detalle y un proyecto de legalización, además de tener que hacer frente a un expediente sancionador.

“La alcaldesa ha tratado de utilizar este instrumento para arreglar tal cúmulo de chapuzas, pero cuando las cosas se hacen con alevosía y nocturnidad siempre acaban quedando cabos sueltos. ¿Por qué y cómo es posible que se concediera la licencia de primera ocupación?”, se ha preguntado la portavoz del PP.

En su opinión “tal cúmulo de anomalías” no parecen fruto de “una concatenación de errores en cadena” sino que “parecen obedecer a un objetivo final que es el que finalmente se logró: la construcción y venta de unos áticos dónde no se podían construir”.

Por eso el PP pidió esta semana a la alcaldesa que diera explicaciones sobre la licencia y por eso tiene la intención de “seguir pidiéndolas hasta que se nos aclare de manera convincente qué pasó con ella”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *