Miércoles, 13 Diciembre, 2017

            

El PP culpa a la Junta de Andalucía de las “carencias” que sufre el Conservatorio Superior de Música de Granada

El concejal Rafael Caracuel exige al gobierno autonómico “que se implique con hechos y no con palabras en defensa de la cultura, invirtiendo en mejoras para el Victoria Eugenia”

Patio interior del Conservatorio Superior de Música de Granada
Gabinete


image_print

El concejal del PP en el ayuntamiento de Granada Rafael Caracuel, y la parlamentaria popular Marifrán Carazo, han recriminado a la Junta de Andalucía su “inacción respecto a las problemáticas infraestructurales y presupuestarias que afectan al Conservatorio Superior de Música de Granada, Victoria Eugenia, y que dificultan la prestación de los servicios”, declaró Marifrán Carazo.

Tal y como apuntaron ambos cargos públicos los problemas infraestructurales del inmueble “se deben, según la información que barajamos, a que la Consejería de Educación lleva años sin consignar partidas presupuestarias para el mantenimiento, rehabilitación o puesta en valor de los edificios, catalogados en este caso como históricos, por lo que en algunos casos las instalaciones están en condiciones lamentables”, declaró Marifrán Carazo.

Por ello, apuntó la parlamentaria, desde el Partido Popular “hemos presentando una enmienda en los presupuestos de la Junta para 2017 que recoge una partida para la inversión en estas enseñanzas y que solicita presupuesto para la mejora del conservatorio”. En relación con este aspecto, declaró también Carazo, “la ausencia de presupuesto específico para mantenimiento y restauración provoca que parte del presupuesto del Centro tenga que destinarse a ello”, pero “el Conservatorio no tiene capacidad para asumir la reforma o remodelación que necesitan estos espacios”.

Otro de los problemas, que relató el concejal Rafael Caracuel, es que “una de las máquinas de climatización de una parte del edificio ha dado problemas vinculados a la salud, salmonelosis y legionela, por lo que su puesta en funcionamiento podría suponer un peligro, tanto para la comunidad educativa como para los vecinos de inmuebles colindantes”. Además, continuó “una de las máquinas de refrigeración tendrá que paralizarse el 1 de enero de 2017, al no ajustarse a la normativa vigente”. Según la información de la que disponen los populares “estos problemas han sido trasladados a la Consejería, la cual tan sólo ha respondido que toman nota de ello y se procederá a reparar toda la climatización y calefacción cuando tengan presupuesto o reciban financiación europea”.

Pero el relato de espacios del Conservatorio en estado lamentable no remata ahí. Tal y como indicó Caracuel “los aseos están en un estado deplorable, algunos incluso clausurados” y además calificó como “nefasto” el hecho de que “cualquier persona en silla de ruedas no pueda desarrollar su actividad académica en el centro debido a las barreras arquitectónicas existentes”. En este sentido apuntó “se inició la elaboración de un proyecto destinado a convertir el Centro en un lugar accesible, pero se encuentra paralizado por falta de financiación, al igual que tampoco está ejecutado, ni con vistas de ello, el proyecto de cerramiento del patio interior para el ahorro energético”.

La enumeración de inconvenientes relatados por el concejal se completaría, “y tan sólo enumeramos unos cuantos” con los problemas administrativos derivados de la incapacidad de la Administración para solucionar los fallos de la aplicación Séneca, la prohibición por parte de la Consejería para firmar convenios con entidades o administraciones por parte del Conservatorio, o los problemas para adquirir material inventariable (atriles, instrumentos, partituras).
En cuanto a la aplicación Séneca, el problema “es que la Consejería no ha regularizado estas enseñanzas en el programa por lo que éste sigue sin reconocer matrículas, calificaciones o asignaturas”. Por ello, los alumnos “tienen que desplazarse en ocasiones continuamente el centro para solucionar la denegación de becas por no constar correctamente en las matrículas, asignaturas aprobadas que no aparecen, adelantó Caracuel. Por otra parte, el hecho de no poder firmar convenios “impide al alumnado desempeñar su labor formativa en otros lugares con mejores condiciones” y “la insuficiente dotación económica para asumir los gastos de funcionamiento, mantenimiento y la adquisición de material inventariable, provoca que el centro no pueda adquirir desde hace años partituras o métodos de estudio, por no mencionar los equipos informáticos inservibles o las banquetas de los pianos, cuyo mal estado perjudica la salud de profesores y alumnos”.

A juicio de los populares “esta es la importancia que le dan a la cultura musical los integrantes de la Junta, dejar que un centro de referencia como es el Victoria Eugenia, llegue a este estado”. Por ello le exigimos “que se implique con hechos y no con palabras en defensa de la cultura, invirtiendo en mejoras para el Victoria Eugenia”. Rafael Caracuel indicó además que el Conservatorio es una salida profesional y de ocio cultural para muchos jóvenes en Granada. “En una ciudad en la que el ayuntamiento ya no ofrece alternativas de ocio, la Junta, por encima, abandona las opciones culturales que dependen de su inversión”, apostilló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *