Martes, 23 Mayo, 2017

Publicidad

El PP alerta de que la Junta pone en riesgo la supervivencia de los grupos de desarrollo rural

Exige a la Junta que restablezca su actividad y asuma sus errores de interpretación sobre los gastos de funcionamiento internos

Gabinete


image_print

El Partido Popular de Granada ha denunciado hoy que la Junta de Andalucía tiene bloqueado el funcionamiento de los ocho Grupos de Desarrollo Rural de Granada (GDR) y ha advertido del riesgo inminente de “desaparición de los mismos” como consecuencia de las decisiones adoptadas por el gobierno autonómico en relación con estos organismos.

Los GDR son organizaciones público-privadas a través de los que se gestionan desde hace dos décadas fondos europeos mediante los que se han subvencionado iniciativas empresariales en ámbitos como el turismo, la agricultura o la ganadería.

El alcalde de La Puebla de Don Fadrique y presidente de uno de estos GDR –el del Altiplano-, Mariano García, y la vicesecretaria general del PP y parlamentaria andaluza, Ana Vanessa García, han exigido hoy a la Junta que levante las medidas cautelares de funcionamiento y que deje de exigir la devolución de cantidades que la propia Junta consideró subvencionables en 2009 y sobre las que ahora ha cambiado de criterio.

Según el PP, desde hace más de medio año la Junta tiene sometidos a los GDR a un proceso de “intervención”, a través de un Plan de Contingencia derivado de un proceso de auditoría de oficio que el bipartito puso en marcha y que, “a pesar de que todos los GDR mandamos los seis expedientes que nos pidieron, aún no han resuelto”.

La consecuencia de ese proceso es “que nos impiden el pago de los proyectos empresariales que ya están aprobados, con el consiguiente perjuicio para decenas de empresarios, y que también nos están impidiendo aprobar nuevos proyectos, que podrían generar puestos de trabajo, a pesar de contar con el dinero para ponerlos en marcha”, según ha subrayado Mariano García quien ha señalado que la gestión de los fondos ha sido modélica en la mayoría de los casos.

Además, a la paralización por parte de la Junta del funcionamiento de los GDR “que perjudica a territorios en los que que se han generado proyectos empresariales y empleo estable a través de los Grupos”, se suma la reclamación de cantidades económicas “que van a suponer sin duda el cierre de algunos de estos GDR”, según ha alertado el alcalde.

Y es que en 2009, en un manual de funcionamiento, la Junta de Andalucía consideró que los gastos de funcionamiento de los GDR podían alcanzar el 20% de las cantidades totales gestionadas y que dentro de dichos gastos de funcionamiento podían subvencionarse cuestiones como las dietas de desplazamiento de los técnicos, la limpieza de las sedes o la asesoría jurídica. Sin embargo, en 2012, los criterios de la administración andaluza cambiaron “al parecer por un informe de intervención”, por lo que ahora la Junta exige a los GDR granadinos la devolución de subvenciones relativas a sus gastos de funcionamiento: en total una media de 250.000 euros por el primer concepto y de alrededor de 80.000 euros por el segundo, para un global de más de 2,6 millones de euros.

“Sencillamente eso va a ser imposible para muchos GDR que no van a tener otra opción que cerrar sus puertas”, ha asegurado Mariano García quien ha lamentado que eso vaya a dejar en el aire “proyectos empresariales muy interesantes para nuestro territorio que lo único que hacen es crear riqueza y empleo”.

En todo caso, el Partido Popular está dispuesto a dar la batalla para que esto no ocurra. Por un lado en seno de los propios Grupos de Desarrollo Rural; Mariano García ha señalado que, por lo que al del Altiplano respecta, “llegaremos hasta donde haga falta, incluido el contencioso, para que nadie nos obligue a devolver cantidades que cuando se puso en marcha el marco de financiación 2007-2013 estaban absolutamente recogidos en las instrucciones de la Junta”.

Por otro, a través del Parlamento de Andalucía, el PP quiere obligar a la Junta a que asuma con sus fondos sus propios errores de interpretación. “Si la Junta se equivocó a la hora de considerar qué cuantía y que gastos de funcionamiento podían ser subvencionables, ese error no puede caer sobre los hombros de quien hizo las cosas según las instrucciones que se dictaron. La obligación de la Junta es asumir esos fondos para garantizar que los GDR siguen trabajando”, ha señalado Ana Vanessa García.

En todo caso, lo que se preguntan desde el Partido Popular es qué ha llevado a la Junta a bloquear un modelo que ha venido funcionando bien durante dos décadas. Y lo que el Partido Popular teme es que la Junta “quiera ahorrarse el 20% de los presupuestos de los GDR que deben salir de las arcas autonómicas, ya que el 80% procede de fondos europeos”, además de que el bipartito “quiera retomar el control de estos fondos, una vez que buena parte de los GDR están ahora presididos por el Partido Popular”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *