Sábado, 21 enero, 2017

El Parque de las Ciencias amplía hasta 2016 su exposición sobre momias con nuevas piezas

Se trata concretamente de piezas singulares datadas en la época grecorromana de Egipto, como instrumental quirúrgico y médico utilizado en el proceso de embalsamamiento

'Momias Testigos del Pasado'


image_print

La exposición ‘Momias. Testigos del pasado’, que ha cosechado más de 400.000 visitas desde su inauguración, ampliará su presencia en el Parque de las Ciencias de Granada hasta el 10 de enero de 2016 e incorporará nuevas piezas de gran valor que permitirán conocer en mayor profundidad esta materia.

Se trata concretamente de piezas singulares datadas en la época grecorromana de Egipto, como instrumental quirúrgico y médico utilizado en el proceso de embalsamamiento.

Del mismo periodo es la momia de un niño egipcio que va acompañada de un estudio radiológico en el que se descubren algunas de las causas de su muerte, así como otra cabeza de momia que se unen a otras piezas de gran interés como la cabeza de un guepardo momificado de entre el 672 y el 332 a.C., también localizada en Egipto o un alabastrón del siglo VII a.C. hallado en la Necrópolis Púnica Laurita de Almuñécar (Granada).

Los comisarios de la exposición, el director del Laboratorio de Antropología Forense de la UGR, Miguel Botella; la profesora de la UGR, Inmaculada Alemán, y el director del Área de Ciencias y Educación del Parque de las Ciencias, Javier Medina, han explicado este jueves tanto las características y singularidades de las nuevas incorporaciones, como el proceso que hay detrás de las escenas que puede ver en directo el visitante. Y es que la exposición de objetos tan delicados conlleva un arduo proceso.

Instrumental para cortar, agujas para coser, pinzas para la extracción de órganos, espátulas, cucharas para realizar mezclas, pomadas, separadores, punzones, bisturís, estiletes, tubos de drenaje y sonda quirúrgica son los instrumentos que se muestran y que fueron utilizados para las prácticas médicas y funerarias.

Proceden del Museo Bíblico y Oriental de León, al igual que la cabeza de guepardo momificado. Este animal era muy apreciado entre la familia real y altos funcionarios egipcios. Internamente se ha conservado parte de su masa ósea y el vendaje exterior posee restos de cartonaje. La cabeza del felino ha sido reconstruida modelando el hocico, pintando los ojos y reconstruyendo las orejas con lino.

Del Roemer und Pelizaeus Museum Hildesheim de Alemania proceden la momia del niño y la cabeza de momia. De la primera se presenta información científica de interés hallada tras la realización de una tomografía. Con esta técnica se han descubierto muchos aspectos, como que el cerebro fue extraído a través de la nariz.

Por su parte, el alabastrón forma parte de la colección del Museo Arqueológico y Etnológico de Granada. Datado en el siglo VII a. C., fue hallado en la tumba 20 de la Necrópolis de Laurita (Almuñécar). Se trata de un conjunto de enterramientos pertenecientes a la élite de los primeros colonos de Sexi. El alabastrón contenía en su interior, entre los restos incinerados, un anillo de bronce y un escarabeo de pasta vítrea verde, perforado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *